Selecciona Edición
Iniciar sesión

¿Cuándo se puede decir que un contagiado de ébola está curado?

Preguntas y respuestas sobre el virus tras el caso de la auxiliar contagiada en Madrid

Ampliar foto
El virus del Ébola.

¿Cuándo se puede decir que un contagiado está curado?

El virus del ébola se descubrió en 1976, pero se sabe tan poco de él que es imposible predecir cuándo un contagiado está fuera de peligro. Los CDC (Centro de Control de Enfermedades) de EEUU señalan que, entre 7 y 10 días después de la infección, es cuando la enfermedad muestra sus efectos con mayor virulencia, y el paciente tiene más probabilidades de morir. En esos días, es fundamental una buena atención médica, además del uso de los tratamientos experimentales (Teresa Romero ha recibido tres en cinco días), inyección de líquidos, uso de antibióticos y una nutrición cuidada. Tras ese periodo, si el sistema inmune es capaz de responder al ataque del virus, el paciente sobrevive. Después, hay que confirmar con varios análisis (PCR) que el virus no está en la sangre. Teresa Romero se contagió el 25 de septiembre, se le han realizado cuatro análisis y se ha curado el 21 de octubre.

¿Cuándo se acaba la alerta en un país con ébola?

La alerta termina a los 42 días del último caso confirmado, es decir, tras dos ciclos de contagio (21 días). Si no hay más infectados, España estará libre de ébola el 2 de diciembre.

¿Deben seguir algún tratamiento los enfermos que se han curado?

Una vez que se han curado, los enfermos pueden tener inmunidad durante hasta 11 años. En ocasiones, se aprovecha a estas personas con inmunidad para ayudar a tratar a otros enfermos con menores riesgos, gracias a los anticuerpos que desarrollan. Una vez superada la enfermedad, es necesario tener cuidado con determinados fluidos en los que pueden permanecer restos del virus. En el semen, por ejemplo, pueden aparecer hasta 90 días después del fin de la enfermedad.

¿Por qué es difícil buscar un tratamiento?

La dificultad para encontrar tratamientos y vacunas contra el ébola tiene dos causas. Por un lado, hasta el brote de este año, desde su descubrimiento en 1976, había provocado poco más de 2.000 muertos, principalmente en zonas rurales y pobres de África. “Si se compara con otras enfermedades como el chagas o incluso la tuberculosis [que mata a más de un millón de personas al año, principalmente en países pobres], se le había dedicado más esfuerzo en investigación, en parte porque se había planteado su uso como arma biológica, pero aún así no había recibido muchos recursos”, explica Olimpia de la Rosa, coordinadora de emergencias de Médicos sin Fronteras. Con este brote, De la Rosa comenta que hicieron un recuento de todos los productos disponibles para combatir la enfermedad y “la mayoría tenían la investigación paralizada o muy ralentizada”. “No es fácil elaborar vacunas y tratamientos, pero esto podría haber ido más rápido si hubiese habido un mercado más interesante”, concluye De la Rosa.

¿Por qué hay tantas dificultades para investigarlo?

Las dificultades para estudiar el virus vienen, en primer lugar, porque es un virus. Frente a las infecciones causadas por bacterias, que se tratan con bastante eficacia con antibióticos, los virus se han mostrado más escurridizos. Su propia simplicidad (el ébola sólo tiene siete genes) hace que también cuenten con menos puntos de ataque. Otro obstáculo es su peligrosidad. Para investigar con él son necesarios laboratorios con un nivel de bioseguridad 4, el máximo que existe. Este tipo de laboratorios son escasos en el mundo y en España ni siquiera se cuenta con uno. Además, el hecho de que hasta ahora solo unos cientos de personas hayan sufrido la enfermedad hace que no se haya podido acumular tanto conocimiento.

¿Por qué es el ébola tan mortífero?

Una de las principales habilidades del virus del ébola es engañar al sistema inmune para que no lo detecte. Normalmente, cuando un virus infecta el organismo se produce una señal de alarma ante la invasión, a través de unas proteínas llamadas interferones, que provoca la reacción de las defensas. Muchos virus han desarrollado sistemas para evitar que esos centinelas les delaten, pero parece que el ébola tiene una técnica especialmente eficaz. Recientemente, un estudio mostró que este virus produce una proteína que detiene la señal de los interferones y con él la respuesta inmune. Con las defensas del cuerpo bloqueadas, el ébola se comienza a reproducir a gran velocidad. Cuando el sistema inmune responde finalmente, ya es demasiado tarde, y es su propia respuesta excesiva lo que daña los vasos sanguíneos que comienzan a tener fugas. Esto hace que baje la presión sanguínea hasta que el corazón, los riñones y otros órganos empiezan a fallar causando la muerte.

 ¿Hay factores biológicos de riesgo o de protección conocidos?

Los factores de riesgo para contraer el virus que se conocen bien son sociales. Personas en contacto con los pacientes, como los médicos, se infectan con mayor frecuencia, y lo mismo sucede con las mujeres, que suelen encargarse de las labores de cuidado de los enfermos. Algunos análisis han mostrado que un elevado porcentaje de habitantes de poblaciones rurales de Gabón podrían tener inmunidad contra el ébola. Allí se encontró que en determinadas comunidades alrededor del 15% de la población tenía anticuerpos del virus sin presentar síntomas de la enfermedad. Los científicos consideran que estas personas han podido entrar en contacto con el virus a través de murciélagos portadores. El análisis de estas personas podría ayudar a comprender qué mecanismos biológicos hacen más propenso a la enfermedad.

¿Puedo contraer el ébola en el autobús?

El virus del ébola no se contagia por el aire, ni por el agua, ni habitualmente por los alimentos. El director general de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid, Antonio Alemany, recalcó el lunes por la tarde que para ser infectado por el virus del ébola se “necesita un contacto directo con las secreciones de un paciente sintomático”, ya sea su sangre, orina, saliva, semen o heces. La auxiliar de enfermería infectada en Madrid ha estado de vacaciones desde el 27 de septiembre —un día después del fallecimiento del misionero contagiado en Sierra Leona al que atendió— hasta su ingreso el lunes por la mañana en el Hospital de Alcorcón, estando en contacto estrecho con su marido. Sin embargo, en este periodo no ha presentado fiebre alta, más de 38,6 grados, un síntoma considerado necesario para el contagio. “Hasta que no hay sintomatología hay que recordar que esta enfermedad no se transmite”, subrayó Alemany. La ministra de Sanidad, Ana Mato, lanzó el lunes “un mensaje de tranquilidad a todos los ciudadanos”. La Organización Mundial de la Salud (OMS) remarca que, en el caso de personas que viajan en avión con enfermos de ébola, "aunque los viajeros deberían vigilar su salud y la de las personas que los rodean, el riesgo de infección para ellos es muy bajo".

¿Y si me estornudan en la cara?

Las autoridades sanitarias internacionales insisten en evitar alarmas injustificadas. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU detallan la improbable cadena de casualidades que debe darse para que una persona se infecte por ébola sin tener contacto estrecho con el enfermo: "Aunque la tos y los estornudos no son síntomas comunes del ébola, si un paciente sintomático con ébola [con fiebre de más de 38,6 grados] tose o estornuda sobre alguien, y su saliva o sus mocos entran en contacto con los ojos, la nariz o la boca de esa persona, estos fluidos pueden transmitir la enfermedad".

¿Por qué se sacrificó al perro de la enferma?

Las autoridades sanitarias de la Comunidad de Madrid quieren sacrificar al perro de la auxiliar de enfermería infectada por ébola, según su marido. El posible papel de los perros en la diseminación del virus en otras ocasiones está poco estudiado, pero un trabajo sobre un brote en Gabón entre 2001 y 2002 "sugiere que los perros pueden ser infectados por el virus del ébola y que su presunta infección es asintomática", según sus conclusiones, publicadas en una revista científica de los CDC. La diferencia es que aquellos perros, asilvestrados en un área epidémica, llegaron a comer animales salvajes con alto riesgo de estar infectados, como simios y murciélagos de la fruta. En pueblos de Gabón en los que se habían registrado casos humanos de ébola por contacto con animales salvajes, el 32% de los perros presentaba anticuerpos específicos contra el virus. "Estos animales domésticos pueden por lo tanto infectarse y excretar el virus durante un periodo determinado, convirtiéndose así en una fuente potencial de infección para el ser humano", explicaba en un comunicado de 2005 el Instituto de Investigación para el Desarrollo de París. "Ahora parece necesario evaluar el papel de los perros en los brotes de ébola y tomar en cuenta este riesgo en las medidas de control de la epidemia", sentenciaba.

¿Habrá más casos en España?

Alemany ha anunciado que equipos de epidemiólogos estudian “cualquier contacto que pueda ser susceptible de haber sido contacto estrecho” con la auxiliar de enfermería y su marido. Las autoridades ya han contactado con los profesionales médicos que le atendieron en el Hospital de Alcorcón. El protocolo habitual es encontrar a los posibles casos y aislarlos. “No tenemos noticia de ningún otro caso”, declaró el lunes por la tarde Alemany.

¿Por qué en África hay un brote y aquí no?

Las autoridades sanitarias consideran muy improbable un brote de ébola en un país con una buena infraestructura hospitalaria. En África, el problema a menudo es la pobreza y la falta de médicos y material. En Liberia hay 1 médico por cada 100.000 personas, frente a los 370 que existen en España. En algunas zonas de África occidental, el personal sanitario atiende a enfermos de ébola incluso sin agua corriente. En Guinea, origen del actual brote, la mayor parte de las infecciones está relacionada con los enterramientos tradicionales, en los que los familiares mantienen un contacto estrecho con los cadáveres.

¿Cuántas personas hay en riesgo de contagio en África?

Expertos de Oxford calculan que hay más de 30.000 personas en riesgo de ser infectadas durante el actual brote. En Liberia hay un médico por cada 100.000 personas, frente a los 370 que existen en España. Y, según las estimaciones de la OMS, se necesitan unos 250 trabajadores sanitarios para manejar una sola instalación médica con 70 enfermos de ébola.

¿Fue un error repatriar a los dos religiosos españoles infectados?

En una declaración publicada el 8 de agosto, la OMS afirmó: "Los estados deben estar preparados para facilitar la evacuación y repatriación de sus ciudadanos (por ejemplo los trabajadores sanitarios) que han sido expuestos al ébola". Tanto Manuel García Viejo, el religioso de 69 años infectado en Sierra Leona, como Miguel Pajares, otro misionero que se contagió en Liberia, fueron trasladados e ingresados en el hospital madrileño Carlos III, teóricamente preparado para recibir a este tipo de pacientes. Sin embargo, personal del centro ha denunciado que los trajes de protección de los trabajadores sanitarios no cumplían la normativa, un hecho negado por la dirección del hospital.

¿Qué es, entonces, lo que ha fallado?

Las autoridades españolas están revisando los protocolos de seguridad, y analizando qué falló en este caso. Pero lo que los expertos empiezan a denunciar es que ha habido una cadena de errores: desde la falta de planificación de la repatriación de los infectados, hasta la escasa formación del personal sanitario, pasando por errores en los centros sanitarios que trataron a la enferma en sus primeros síntomas.

¿Cuánto dura el virus del ébola en un lugar cerrado?

Los CDC de EEUU explican que sólo se ha realizado un estudio de laboratorio para comprobar cuánto tiempo se mantiene el ébola en una habitación, pero se llevó a cabo en condiciones que favorecían la persistencia del virus. En esas circunstancias ideales, el ébola puede mantenerse activo durante seis días. Sin embargo, un estudio en condiciones reales, realizado en un hospital africano, no detectó virus activos en ninguna de las 33 muestras recogidas en lugares que no estuvieran visiblemente manchados por sangre de pacientes. Los CDC establecen un periodo de 24 horas como "máximo conservador" de tiempo de persistencia del virus en un entorno hospitalario con buenas prácticas de limpieza y desinfección. El virus se elimina incluso con desinfectantes como la lejía de uso doméstico.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad?

Los indicios suelen llegar a los 8-10 días de haber estado en contacto con el virus, aunque pueden aparecer entre 2 y 21 días después. Los síntomas más frecuentes son fiebre de más de 38,6 grados, fuerte dolor de cabeza, dolores musculares, diarrea, vómitos, dolor de estómago y hemorragias sin causa aparente.

¿Y si me pica un mosquito?

No existe ninguna evidencia científica de que los mosquitos puedan transmitir el ébola. Por el momento, sólo algunos animales salvajes, como monos, simios y murciélagos, han sido observados propagando el virus.

¿Ya hay tratamiento contra el ébola?

No, la histórica falta de financiación ha retrasado el desarrollo de un tratamiento eficaz contra el ébola. Hay varias vacunas y tratamientos experimentales que son prometedores, como el ZMapp, producido por la empresa estadounidense Mapp Biopharmaceutical. Sin embargo, la propia compañía admite que ha agotado las existencias de su fármaco, un cóctel de proteínas producidas en plantas de tabaco transgénicas y que se unen al virus de tal modo que las defensas del organismo de los monos son capaces de identificarlo y eliminarlo. También se duda de su eficacia. “¿Funciona el ZMapp? No lo sabemos”, subraya la empresa en su página web. “Se necesitan más ensayos clínicos y más amplios para determinar si ZMapp es seguro y efectivo”, añaden. Ahora mismo, además, hay escasez de fármacos experimentales.

¿Qué hacen entonces los médicos con los enfermos?

Como explica la OMS, los pacientes de ébola en estado grave suelen deshidratarse y requieren sueros intravenosos o rehidratación por vía oral. No se trata de atacar la raíz de la enfermedad, sino de suavizar sus síntomas. “Algunos pacientes se recuperarán con la atención médica adecuada”, expone la OMS. En el caso de la auxiliar de enfermería infectada en Madrid, la dirección del hospital Carlos III ha explicado la mañana del martes a la junta de personal que la paciente está siendo tratada con “suero de religiosas supervivientes a la enfermedad”, según informan fuentes sindicales. Este tratamiento experimental consiste en aprovechar las defensas generadas en la sangre de los pacientes curados para reforzar el sistema inmune de los enfermos. La auxiliar también recibirá favipiravir, un fármaco experimental antiviral sin eficacia demostrada en pacientes de ébola.

Más información