Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos heridos en un choque entre Greenpeace y la Armada en Canarias

Defensa afirma que los ecologistas intentaban abordar el barco de las prospecciones

La organización ecologista dice que sus zódiac han sido embestidas

Una activista de Greenpeace sufre heridas en una protesta en Canarias.

El intento de la Armada de frenar una protesta de Greenpeace contra las prospecciones petrolíferas en aguas canarias ha acabado con dos activistas heridos, una de ellos con una fractura de tibia, y una polémica abierta sobre esta actuación militar. Los ecologistas critican la violencia con la que embarcaciones militares les han abordado. El PSOE ha anunciado que pedirá la comparecencia urgente del ministro Pedro Morenés en el Congreso para que explique el incidente. El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha deseado que la activista se recupere pronto.

“Ha sido desmedido”, ha dicho esta tarde Matilda B., la activista herida. La joven ha ingresado en el hospital Doctor Negrín de Las Palmas con una fractura en la tibia y varios cortes. Está previsto que durante la tarde se someta a una intervención quirúrgica. Otro de los ecologistas tenía un golpe en las costillas.

“La defensa de los intereses vitales y estratégicos de España es un objetivo primordial de la Seguridad Nacional, y la libertad de explotación de los recursos energéticos disponibles debe considerarse en ese ámbito”, ha justificado Defensa.

El buque Artic Sunrise, de Greenpeace, llevaba desde el martes en la zona Sandía en la que Repsol tiene permiso para iniciar los sondeos en busca de hidrocarburos, en aguas de Fuerteventura y Lanzarote. Según Defensa, la embarcación ecologista ha obstaculizado el posicionamiento del buque Rowan Renaissance y sus activistas intentaron abordarlo.

El incidente ha ocurrido poco antes de las 7.00, cuando los ecologistas se han acercado en varias lanchas al buque de Repsol. “Se les avisó por radio reiteradas veces de que estaban invadiendo la zona de exclusión de navegación y se les pidió que se alejaran”, indican fuentes militares. Joel Stewart, capitán del barco de Greenpeace, contestó: “Hemos recibido y comprendido su mensaje. Vamos a permanecer en posición. Estamos obligados, nuestro deber es proteger el medioambiente”.

El Buque de Acción Marítima (BAM) de la Armada Relámpago estaba en el área de las prospecciones garantizando que no se vulneraba la zona de exclusión de navegación fijada para que Repsol iniciara sus trabajos. “Cuando se advirtió de que iban a asaltarlo, porque llevaban instrumental como cuerdas, se actuó”, relatan fuentes militares que ven “proporcionada” la actuación.

Al menos dos embarcaciones de la Armada española embistieron a las lanchas de los ecologistas, según se aprecia en un vídeo grabado por Greenpeace. Cayó al agua Matilda B., activista italiana de 23 años, que después fue rescatada por los militares y trasladada al hospital en un helicóptero del Ejército del Aire.

El PSOE pide que Morenés explique la actuación del Ejército en el Congreso

Los ecologistas niegan que, como mantiene Defensa, su compañera se hiriera con las hélices de sus lanchas, porque, según dicen, tienen motores intraborda. Fuentes militares dicen que sus hélices también están protegidas.

Tras evaluar daños, Greenpeace decidió retirar el buque de la zona y regresar al puerto de Arrecife. Desde la organización cuestionan la legalidad de lo ocurrido y el "nivel de violencia" utilizado por la Armada y aseguran que "probablemente" serán los tribunales los que tengan la última palabra.