Horrach anuncia una querella por el ‘caso Son Espases’ tras interrogar a Matas

El expresidente balear no da ningún paso para confesar y pactar desde la cárcel

El exministro y expresidente de Baleares por el PP, Jaume Matas, preso en la cárcel de Segovia desde finales de julio para cumplir una condena de nueve meses por corrupción, ha sido interrogado hoy en el mismo centro penitenciario por el fiscal Pedro Horrach sobre un posible nuevo caso: la manipulación de una concesión de un hospital por 635 millones. Matas, en sus circunstancias, no ha dado ningún paso para una posible confesión de hechos delictivos en aras de un pacto de conformidad -un acuerdo global- sobre las muchas causas que tiene pendiente de juzgar.

Horrach ha abierto un periodo de reflexión tras interrogar a Matas, pero "muy posiblemente" presentará ante el juzgado una querella por el caso de presunto amaño, sobrecoste e irregularidades en la adjudicación del hospital de Son Espases, en Palma, a un grupo de empresas liderado por OHL, donde el que fuera también exministro de Medio Ambiente pudo favorecer la concesión.

Más información
Matas negocia desde la cárcel una confesión por el ‘caso Urdangarin’
El fiscal investiga un amaño en las obras del hospital de Son Espases
Una exconsejera acusa a Matas de amaño en una gran obra pública

Matas quiere minimizar el grueso de las acusaciones y posibles penas. Los abogados de Matas, encabezados desde Palma por el exfiscal José Zaforteza y el exjuez Miguel Arbona, han trabajado semanas atrás con el fiscal Horrach para enmarcar las condiciones de un posible pacto de colaboración con la Justicia. El expolítico se puede enfrentar, solo en el caso Urdangarin, a una petición de cinco años de cárcel por parte de la Fiscalía. Matas no quiere asumir episodios delictivos y menos confesar que percibió comisiones ilegales, sobornos. La vía de posible colaboración no está cerrada, según distintas fuentes.

La visita de Horrach a Matas en la cárcel fue para obtener su declaración como imputado en el caso son Espases acerca de la supuesta manipulación y fraude de la adjudicación, en 2006, de un negocio hospitalario en Palma, de 635 millones de euros, que otorgó el Gobierno balear.

Horrach el lunes interrogó sobre este asunto a Juan Miguel Villar Mir, como imputado, en su condición de presidente de la constructora multinacional OHL, supuesta beneficiaria de favores de Matas, según la confesión de la exconsejera de Sanidad, Aina Castillo. También declaró como testigo el ganador del concurso, Florentino Pérez, presidente de ACS. Ambos grandes constructores rechazaron cualquier ilegalidad, trato de favor o pagos de sobornos a Matas y al PP.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre este caso, en diligencias previas, Jaume Matas, con dificultades de oído (está alojado en el módulo de enfermería), evitó contestar determinadas cuestiones que le planteó el fiscal Horrach, según distintas fuentes y su abogada Pilar Gómez Pavón. Con Horrach estuvieron el jefe de la Brigada de Policía Judicial y la jefa del Grupo de Delincuencia Económica, que rastrean con el fiscal posibles indicios que se han de concretar en una querella. El expresidente Matas afirmó que su gestión fue pulcra. Negó, por ello, haber dado instrucciones a la exconsejera Castillo para manipular las valoraciones de la mesa de contratación. Pero respondió a según que preguntas, observó el fiscal Horrach.

La abogada de Matas ha asegurado que Matas no ha hecho referencia, en ningún momento, a un posible pacto con el fiscal después de que la exconsejera balear de Sanidad, Aina Castillo, haya declarado que el entonces presidente le ordenó cambiar las puntuaciones de los candidatos a realizar las obras y explotar los servicios del hospital. Tras insistir en que su cliente no está bien de salud, porque sigue con sus problemas de audición y de oído, Gómez Pavón se ha limitado a señalar que Matas "ha contestado lo pertinente del hospital de Son Espases".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS