Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paralizada la construcción de nuevos hoteles en Canarias

El Constitucional admite el recurso de inconstitucionalidad que presentó el Consejo de Ministros

La ley turística canaria, solo permitía la construcción de hoteles de cinco estrellas.

Las Palmas de Gran Canaria
Fotografía facilitada por el hotel Continental, en el sur de Gran Canaria, en la que se aprecian varios hoteles en la costa. Ampliar foto
Fotografía facilitada por el hotel Continental, en el sur de Gran Canaria, en la que se aprecian varios hoteles en la costa. EFE

La construcción de nuevos hoteles en Canarias en suelo nuevo clasificado como turístico ha quedado paralizada. El Tribunal Constitucional ha admitido a trámite el recurso de inconstitucionalidad que presentó el Consejo de Ministros contra la ley turística canaria, que solo permitía la construcción de nuevos hoteles de cinco estrellas.

El Gobierno de España considera que “es un cierre del mercado” y que “limita la libertad de empresa”. Y recurrió amparándose en el artículo 161.2 de la Constitución que faculta al Gobierno de España para “impugnar la disposiciones o resoluciones adoptadas por los órganos de las Comunidades Autónomas”. Desde este momento, en base a la legislación, “se produce la suspensión de la legislación vigente”, abriendo un plazo de cinco meses en el que deberá resolver sobre el fondo de la cuestión. El Gobierno de Canarias considera que se ha “abusado” del articulado constitucional y que el uso de este artículo debería ser “proporcional”.

Según había indicado hace unas semanas el subsecretario de Estado de Industria, Enrique Hernández Bento, el Gobierno de España buscaba “liberalizar” la construcción de hoteles de “una a cinco estrellas” mientras el Constitucional decidía sobre la legalidad de limitar a hoteles de cinco estrellas las nuevas construcciones turísticas. Sin embargo, la suspensión de los artículos recurridos lo que ha conseguido es “frenar todas las construcciones nuevas, a partir de ahora solo se podrá renovar”, según indica Domingo Berriel, consejero de Ordenación Territorial del Gobierno de Canarias. Renovar la planta alojativa, precisamente, es la prioridad del Gobierno de Canarias ante construir nuevos hoteles que no sean de cinco estrellas, porque, según los cálculos del ejecutivo, hay “más de 200.000 camas que se pueden renovar y mejorar en Canarias”.

La disputa Canarias-Estado lleva más de un año sobre la mesa. Ha habido una mesa bilateral de negociación antes de la interposición del recurso, en la que, según fuentes de la misma, el Gobierno canario cedió para hablar de calidad y no de estrellas, pero el Gobierno de España, según el ejecutivo central, solo puso sobre la mesa hablar de rebajar de cinco estrellas e incluir también la construcción de nuevos hoteles de cuatro estrellas. Esta consideración de calidad, que puede parecer baladí, es clave en el sector turístico canario, una industria que lleva batiendo récords de llegada de turistas dos años consecutivos y con excelentes previsiones para 2014, aupado, eso sí, por las crisis en el norte de África y la agujero económico de Grecia, en la que competidores directos de Canarias se han visto afectados.

La demanda de hoteles de cuatro estrellas es alta y, en su mayoría, la copa la isla de Tenerife. La prohibición de construir nuevos hoteles de cuatro estrellas impide, según el Cabildo de Gran Canaria, gobernado por el Partido Popular y dos tránfugas, que esta última pueda “competir en igualdad de condiciones”. El ministro de turismo, ex presidente del cabildo de Gran Canaria, ha abrazado esta idea desde el principio. Y ya hace unos meses aseguraba que si la negociación bilateral no prosperaba el Gobierno de España no podía admitir esa limitación a cinco estrellas en las nuevas construcciones. En la legislación turística canaria sí se indica que la renovación está permitida, así como derribar o convertir hoteles de menor categoría a mayor y viceversa.

El próximo miércoles se llevará al Parlamento de Canarias una iniciativa del Cabildo de Gran Canaria que pide que cada isla pueda ordenar su territorio y su “producto turístico” y modificar así la ley turística canaria al margen de la Justicia. En el Gobierno de Canarias, según se ha podido saber, ya trabajan en la idea de que si el Constitucional ha expulsado momentáneamente, con la admisión del recurso, estos dos artículos de la legislación, el debate es estéril.

El año pasado llegaron a Canarias 10,6 millones de turistas a la Comunidad Autónoma de Canarias. En cifras de 2012, el turismo supuso el 29,6% del PIB de Canarias y generó más del 34% de los empleos, además de suponer casi el 30% de la recaudación de impuestos públicos en las Islas.