Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia del español desaparecido en Colombia: “No es un ningún novato”

La policía rastrea la región de La Guajira en busca de un fotoperiodista vasco de 34 años

Las fuerzas de seguridad barajan, como principales hipótesis, el secuestro y el ahogamiento

El desaparecido Borja Lázaro, en unos de sus viajes. Ampliar foto
El desaparecido Borja Lázaro, en unos de sus viajes.

Solo falta su teléfono móvil. La policía ha encontrado el pasaporte, dinero, ropa y material fotográfico de Borja Lázaro Herrero, un español de 34 años desaparecido en la madrugada del 8 de enero en el pueblo costero de Cabo de Vela (La Guajira, Colombia), frente al mar Caribe. Todas sus pertenencias se hallaban en el hostal donde dormía. "Barajamos dos hipótesis principales. La primera, que se haya metido en el mar y se haya ahogado. Y la segunda, que lo haya raptado un grupo que opere al margen de la ley", ha explicado el investigador responsable del caso, Alejandro Calderón, comandante de la policía en este departamento del norte del país. Una región en la que una pareja española ya sufrió un secuestro el pasado año.

Aunque, por ahora, la familia y las autoridades no han recibido ninguna petición de rescate, según resaltan las fuerzas de seguridad colombianas. De hecho, la policía también contempla la posibilidad de que el español saliera del albergue por la noche "desorientado por el licor" y se perdiera por los alrededores. "Pero pensamos que, de ser así, ya lo habríamos localizado", ha comentado Calderón, que ha insistido en que las corrientes del Caribe son muy fuertes en la zona y "podrían haber arrastrado el cuerpo mar adentro".

La pista de Lázaro, natural de Vitoria, se pierde entre la una y las cinco de la madrugada. Horas antes había tomado unas copas con unos amigos chilenos, colombianos y alemanes. Roberto, su primo y portavoz de la familia, cuenta que uno de los ciudadanos germanos fue el último en verle: "Nos ha dicho que cenaron juntos y se marcharon a dormir a la vez a una habitación de 12 hamacas. Cuando se levantó, Borja ya no estaba".

Los agentes colombianos rastrean la región desde el 23 de enero, cuando la familia interpuso una denuncia en una comisaría de la Ertzaintza en Vitoria. Y se mantiene un dispositivo especial de búsqueda por mar y tierra. A estas labores de rescate también se ha sumado un helicóptero. A su vez, ha añadido el investigador, se han repartido folletos con la fotografía de Lázaro por la región, a la Guardia Nacional e incluso en Maracaibo (Venezuela), ciudad muy próxima a Cabo de Vela.

El folleto difundido con la fotografía del español desaparecido.
El folleto difundido con la fotografía del español desaparecido.

En un primer momento, se barajó la hipótesis de que el desaparecido se hubiese marchado del lugar de forma voluntaria. "Pero hasta las sandalias las encontraron al pie de su cama", subraya su primo. La novia de Lázaro, de nacionalidad mexicana, ha llegado este lunes a la zona para visitar el hostal donde se alojaba y reunirse con la policía.

El desaparecido trabajaba como ingeniero informático en Luxemburgo. "También era fotoperiodista y había comenzado un viaje de ocho meses por Latinoamérica para elaborar varios reportajes", ha indicado el portavoz, que ha hecho especial hincapié en que su primo ya había viajado con anterioridad a Sudamérica y a la región. "No es ningún novato. Tenía contactos. Conocía a gente. Y sabía lo que hacia".

El último mensaje de Borja Lázaro en Twitter se remonta al 5 de enero, cuando subió a su cuenta personal fotografías de Cabo de Vela. La familia ha abierto una página web donde solicita la colaboración ciudadana y toda la información que pueda servir para localizarle.