Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de bidones radiactivos sin control

En la Fosa Atlántica siguen sumergidos desde 1949 hasta 140.000 toneladas de residuos tóxicos

En una amplia zona de la denominada Fosa Atlántica, ocho países (Gran Bretaña, Bélgica, Holanda, Francia y, en menor medida, Suiza, Suecia, Alemania e Italia) sumergieron entre 1949 y 1982 cerca de 140.000 toneladas de residuos nucleares, según datos del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA). Se lanzaron de forma dispersa en una treintena de ubicaciones en miles de bidonesde acero y hormigón de cuyo estado de conservación nada se sabe. Los últimos, de Holanda en 1982, están a 650 kilómetros de Galicia, donde entonces generaron una importante contestación social. Pero los hay anteriores y más cercanos, como los británicos de 1964 a 200 kilómetros de Asturias.  

No los controla el Consejo de Seguridad Nuclear, que solo vigila las instalaciones radiactivas en funcionamiento, ni la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa), que se creó más tarde y solo se fija en los residuos generados por España.

Además de esa argumentación, ambas entidades explican que los residuos están fuera de aguas españolas, por lo que serían competencia de la Organización Marítima Internacional. El secretario de esa entidad admitía hace unos años en Santiago que la vigilancia de esos bidones no era “una línea prioritaria” para ellos porque no reciben “datos preocupantes” del OIEA, que los considera residuos de baja actividad. Otras muchas instituciones nacionales o internacionales, gubernamentales o científicas, podrían haber inspeccionado los vertidos. Pero ninguno de la decena de organismos o científicos consultados tiene constancia de que nadie lo haya hecho al menos en la última década.

La responsable de la campaña de Energía de Greenpeace, Raquel Montón, tampoco sabe de nadie que haya vigilado esos bidones desde hace años y considera “evidente que no van a desaparecer porque no se mire para ellos”.

Por eso el BNG pidió en el Congreso en marzo del año pasado que el Gobierno encargase una inspección, pero el PP la rechazó argumentando que “no hay ni un solo elemento que nos lleve a desconfiar de la seguridad de los residuos radiactivos en la Fosa Atlántica”. Al igual que con el Prestige, como nadie investiga, no hay datos alarmantes que obliguen a investigar.

Más información