Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy quiere ver una salida del túnel de la crisis: “Lo peor ya ha pasado”

El presidente avanza "cifras claramente esperanzadoras" sobre el desempleo de mayo

"La Unión Europea no pide subir el IVA, y no vamos a subirlo”

Desde el brutal golpe de imagen y moral que supuso el día 26 de abril la presentación de los negros augurios económicos del Gobierno, Mariano Rajoy se ha empeñado en darle la vuelta a ese pesimismo sobre todo para calmar a su electorado, cada vez más inquieto según prueban las encuestas. Y ayer en Sitges, invitado por el Círculo de Economía, Rajoy trató de convencer de que las cosas están cambiando a un auditorio de empresarios escépticos y preocupados —“usted parece un hombre honesto de ideas simples pero claras, ¿no se da cuenta de que nuestro tejido empresarial se muere?”, le preguntó uno— .

El presidente reivindicó su gran logro: evitar el rescate en 2012. Y recordó que hace un año, cuando acudió a estas mismas jornadas en Sitges (Barcelona), pidió a todos que confiaran en que no habría rescate y no le creyeron. “No estamos al borde del abismo”, fue su eslogan hace un año. “Hemos tomado decisiones dolorosas pero inevitables, los esfuerzos dan resultados, lo peor ha pasado”, el de ayer.

El presidente se explica con Piqué

  • Rajoy cree que ganará las próximas elecciones. ¿Le pasará como a Bush padre, que dijo que no subiría impuestos, —“read mi lips, no more taxes”—  los subió y perdió las elecciones?, le preguntaron. “A mí no me va a pasar como a Bush padre”.
  •  El presidente reivindica que evitó el rescate. “Portugal tiene el IVA de restaurantes y hoteles en el 23%. Nosotros, 10%. Nuestra prioridad era evitar el rescate. Si no,  estaríamos como Portugal y esta conferencia no la daría yo sino  
  • Créditos para teles de plasma. “España vivió <NO1>unos años<NO>por encima de sus posibilidades. Se pedía crédito pero no para inversión sino para comprar casas, televisiones de plasma, viajes al Caribe...”.  
  •  Comportamientos reprochables. “Llevamos cinco años de crisis, esto no crea buen ambiente. La gente está preocupada. Hay temas de corrupción, hemos hecho leyes, hay que hacer un esfuerzo pero es injusto generalizar. Ha habido comportamientos reprochables pero hay que ser ponderados a la hora de hacer juicios de valor”.
  • ¿Independentismo? En Europa se necesita ser grande. “La Constitución se puede reformar pero debe haber consenso.y hay que elegir el momento. El debate en Europa es mayor unidad. Hoy para estar en Europa con fuerza se necesita ser grande. Los pequeños no cuentan, no cuentan nada”.
  •  La bajada de impuestos, para las elecciones de 2015. “La Comisión no pide a España que suba el IVA y no vamos a subir el IVA. El objetivo es bajar el IRPF lo más tardar en 2015”. Lo bajaremos en cuanto podamos”. En cuanto tengamos la más mínima posibilidad bajaremos los impuestos.
  • 375.000 empleos públicos destruidos. “Dicen que no se ha hecho nada en la Administración: se ha reducido el número de empleados públicos en 375.000 personas”.

El presidente está empeñado en buscar datos positivos como sea. Tanto, que incluso hizo algo muy poco usual: avanzó que los datos de paro registrado y cotizantes a la seguridad social en mayo, que no se presentarán hasta el martes, serán “muy esperanzadores”. Él los conoce ya, aunque no los detalló. Fuentes del Gobierno llevan un par de semanas contando en privado que mayo ha sido un buen mes, algo por otra parte habitual cuando se acerca la temporada turística. El interés político de estos datos es enorme, porque el Gobierno los utilizará para contrarrestar el efecto devastador de la última Encuesta de Población Activa que el pasado 25 de abril marcó por primera vez la cifra de 6,2 millones de parados.

Empeñado en dar noticias positivas, Rajoy también aseguró tajante que no va a subir el IVA y afirmó que Bruselas no se lo pide. En realidad, la Comisión aconseja sacar del tipo reducido más productos pero La Moncloa se niega porque, dice, afectaría al turismo al tocar restaurantes y hoteles.

Claro que el año pasado, en Sitges, Rajoy dijo que no tenía intenciones de subir el IVA y lo hizo solo un mes después. Ahora asegura que entonces lo subió para evitar el rescate que realmente estuvo cerca en ese mes de julio de 2012, con la prima de riesgo rozando los 700 puntos. Rajoy ahora no solo descarta subir el IVA —los suyos dicen que esta vez va en serio— sino que promete bajar el IRPF en 2015, año electoral.

Relajado en la tribuna del Círculo con su amigo el exministro Josep Piqué, presidente de esta institución, que le planteaba las preguntas de los empresarios, Rajoy estuvo casi dos horas hablando de todo. Hasta ironizó con el rescate: “Si no lo hubiéramos evitado, esta conferencia no la daría yo sino otros tres conjuntamente”. Tan confiado se le vio que incluso se mostró convencido de que ganará las próximas elecciones. “¿Le pasará como a Bush padre, que prometió bajar impuestos, los subió y perdió las elecciones?” le preguntó uno. “A mí no me pasará como a Bush padre”, sentenció. Rajoy parece tener ya la cabeza en la salida del túnel, aunque los datos sigan hablando de lo contrario.

“¿Corrupción? Es injusto generalizar”

Josep Piqué y las preguntas de los empresarios lograron algo que la prensa no suele conseguir: que Rajoy hablara de corrupción. Le preguntaron por la “desmoralización de la sociedad por los constantes escándalos de corrupción política”. Rajoy no habló de Gürtel, del PP o de Luis Bárcenas, un nombre que lleva meses evitando. Pero sí hizo una reflexión general sobre la corrupción, la crisis y el papel de la prensa y los opinadores en la visión de los ciudadanos sobre los políticos: “Llevamos cinco años de crisis. La gente está preocupada por sus hijos, por su empresa, por el futuro. Normal. Y eso no crea buen ambiente”, arrancó.

“Es verdad que hay temas de corrupción, aparecen en los periódicos. Hay que hacer un esfuerzo y el Gobierno está promoviendo leyes de gran calado como la de transparencia. Vamos a hacer cuanto esté en nuestras manos. Pero es profundamente injusto generalizar y ver a los políticos como alguien sospechoso. Hay miles de concejales que no cobran, es ridículo decir que hay 500.000 políticos en España como he leído. Esto de la desafección corresponde a los políticos pero también a los que escriben y opinan. En España los jueces y fiscales funcionan. Ha habido comportamientos reprochables pero hay que ser ponderados a la hora de hacer juicios de valor”.

Rajoy aprovechó que estaba en Cataluña para lanzar un mensaje sobre el debate soberanista: “Muchas cosas nos unen, la historia, las relaciones personales. Para estar en Europa con fuerza se necesita ser grandes. Los pequeños no cuentan nada”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información