Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro presidentes del PP se rebelan contra los planes de Rajoy con Mas

El presidente madrileño cree que Cataluña trata de cambiar "dinero por independencia"

El líder popular extremeño cree que se perjudica a las comunidades "cumplidoras"

Feijóo pide “discriminación positiva” para las autonomías que cumplen déficit

Mariano Rajoy y José Antonio Monago en abril de 2011.

Aragón, Madrid, La Rioja, Extremadura... y en menor medida, Galicia. La rebelión contra los planes de Mariano Rajoy para un reparto de los objetivos de déficit, como le viene reclamando insistentemente Artur Mas, ha prendido en sus propias filas. Los presidentes extremeño, madrileño, riojano y aragonés han criticado el reparto asimétrico del déficit justo al día siguiente de que Mariano Rajoy les pidiera "generosidad y grandeza" y les lanzara la advertencia de que o eran capaces de ponerse de acuerdo en el Consejo de Política Fiscal y Financiera sobre un reparto asimétrico o se lo impondría él. El acuerdo se atisba, cuando menos, complicado. Y eso que Bruselas todavía no ha puesto el último punto sobre las íes sobre si el objetivo final para España será del 6.3% del PIB.

El nuevo objetivo de déficit próximo al 2% que el Gobierno de Mariano Rajoy (PP) prevé dar a Cataluña (CiU) ha provocado las críticas en algunos barones populares que se oponen a un reparto asimétrico de déficit. Hacienda ha establecido un objetivo del 1,2% del PIB para todas las comunidades, pero el sábado el ministro Cristóbal Montoro aseguró que "no es negociable un déficit superior al 2% para el Gobierno nacionalista de Artur Mas. El presidente extremeño, José Antonio Monago (PP), ha advertido al Ejecutivo de que no permitirá que se beneficie a Cataluña a costa de las comunidades autónomas "cumplidoras". Y el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González (PP), ha acusado a Mas de tratar de "cambiar dinero por independencia". Aragón se ha sumado al frente. "El déficit debe ser igual para todos; esa es la línea roja", ha subrayado el consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, Roberto Bermúdez de Castro. Las voces contestatarias desde Madrid, Aragón y Extremadura llegan el día después de que el presidente del Gobierno pidiera “generosidad” a sus barones para lograr un acuerdo. Si este no se producía, recordó Rajoy, el Gobierno tendrá la última palabra.

ampliar foto
Rajoy recibe a Ignacio González en La Moncloa el octubre pasado.

Hacienda considera que si se dejara a Cataluña alcanzar un déficit del 1,8% "sería difícil" lograr el objetivo global para todas las comunidades, en el 1,2%. El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, precisa que todas las comunidades tendrán que reducir el déficit que registraron el año pasado. El responsable de fijar los criterios económicos para las comunidades ha asegurado que "todas las comunidades autónomas tienen que reducir su déficit primario en relación con el año pasado, todas y cada una, las que tuvieron más y las que tuvieron menos". Beteta ha añadido que, ante los "razonables" datos registrados hasta febrero, "el conjunto de las comunidades autónomas sí merecen que se tenga en cuenta esta situación que puede ayudar a garantizar el cumplimiento desde una óptica realista, y una óptica realista es tener en cuenta las diferencias de quien es diferente".

"Creo que cambiar dinero por independencia es inadmisible. Aunque no hubiera crisis, este planteamiento no se puede admitir", ha señalado González en una entrevista en Radio Nacional. El presidente madrileño cree que Mas "tiene un problema evidente desde el punto de vista interno" como consecuencia de "una deriva nacionalista" que le ha introducido en un "callejón difícil".

El extremeño Monago ha acusado a Hacienda de querer flexibilizar "a quien dice no a la Constitución y también a Hacienda". Monago ha recordado además que la aprobación de los objetivos de déficit para el periodo 2012-2014 contó con el consenso y el compromiso de las comunidades. El Gobierno de Extremadura considera que cualquier región que quiera excederse del 1,2% del déficit debería "pedir el voto de las demás regiones" en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera, el órgano competente en la fijación del déficit.

También el presidente González ha abogado por un "déficit común" para todas las regiones españoles, aunque ha señalado que "con carácter excepcional, con necesidades económicas singulares y con unos compromisos ciertos de llegar a un compromiso común en algún caso podría hacerse algún tipo de ajuste especial, pero no a costa del objetivo común de las comunidades autónomas". No obstante, González ha insistido en que rebajar el déficit hasta el 1,2% es un objetivo estatal en el que "no se pueden hacer diferenciaciones". No obstante, González ha precisado que en lo "estrictamente económico", si se deja tras el "el planteamiento independentista", en Cataluña se dan "circunstancias" que podrían llevar a "planteamientos comunes" con otras Comunidades Autónomas, como Madrid.

El Gobierno extremeño, quien ha manifestado que actuará con "generosidad, sensatez, sentido común y altura de miras" —las mimas palabras que empleó ayer el presidente del Gobierno—, ha aconsejado al Gobierno de España que por encima de la flexibilización del déficit "priorice las políticas de crecimiento", ya que, a su juicio, esta es la condición que permite a las regiones lograr la estabilidad y cumplir los compromisos futuros sin incurrir en el crecimiento "desmedido" de la deuda.

Por otra parte, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha valorado que el Estado tenga un trato de "generosidad" con las autonomías que no cumplen el déficit público, pero al mismo tiempo ha demandado "discriminación positiva" para aquellas que sí lo hacen. "Generosidad para las comunidades autónomas que no cumplen, sí, pero lógicamente también discriminación positiva para aquellas que estamos cumpliendo y que seguimos cumpliendo, y Galicia ha cumplido, está cumpliendo y seguirá cumpliendo", dijo Feijóo al finalizar una visita a la nueva sala de pacientes críticos del Hospital Clínico de Santiago.

Más información