“Es el momento de dejar de pedir y empezar a hacer”

Unos 150 indignados debaten en la Puerta del Sol propuestas para refundar el sistema Quieren acabar con la “corrupción sistémica" de la democracia

El 'debate sobre el estado de la corrupción", esta tarde en Madrid.
El 'debate sobre el estado de la corrupción", esta tarde en Madrid. K. R. (EFE)

La pompa y solemnidad que impregnó el Congreso durante el debate del estado de la nación ha sido sustituido este jueves en Madrid por propuestas ciudadanas, cartones para sentarse en el suelo sin mojarse y un pequeño equipo de audio para que toda la plaza pudiera escuchar.

Unos 150 ciudadanos han desafiado al frío y acudido al “debate sobre el estado de la corrupción”, convocado por la Coordinadora 25-S, el colectivo que organizó la manifestación ‘Rodea el Congreso’ que acabó el pasado 25 de septiembre con duras cargas policiales en la plaza de Neptuno y en la estación de Atocha.

El evento constaba de una parte en la que diversos colectivos exponían sus propuestas y otra en la que cualquier persona podía pedir turno de palabra y decir la suya. Salvo alguna excepción, ha habido una gran diferencia entre las intervenciones de unos y otros. “Mucha queja y poca propuesta”, así resumía una señora mayor las intervenciones espontáneas, que en la mayoría de casos eran reiterativas y no aportaban soluciones a los problemas planteados.

En cuanto a las propuestas realizadas, casi todas pasan por un nuevo “proceso constituyente” en el que no participen “las eminencias”, sino “el pueblo”. Un gran número de las proposiciones ha defendido la creación de un distrito electoral único y el establecimiento de procesos democráticos “directos” en los que no existan “salvadores, líderes ni caudillos que nos iluminen”. Algunas intervenciones de militantes de base socialistas también han demandado más democracia interna dentro de los partidos para que las bases puedan “fiscalizar y controlar” las decisiones de sus dirigentes.

Si en algo han coincidido todos los que han hablado es en la necesidad de unificar todas las luchas y mejorar la estrategia de protesta. De hecho, mientras duraba el debate se podía oír a varios afectados por las preferentes que protestaban ante una oficina de Bankia y a una pequeña manifestación en defensa de la memoria histórica. Todos los presentes han hecho un llamamiento a la manifestación de este sábado en Madrid y a “dejar de pedir cosas y empezar a hacerlas”.

Otros han defendido la creación de mecanismos de poder popular para permitir el acceso a derechos fundamentales que se le niegan al ciudadano. Como ejemplos se han mencionado las cooperativas de alimentos, la asistencia jurídica prestada por el 15-M o las acciones que ha llevado a cabo la Plataforma de Afectados por la Hipoteca.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Vigilados en todo momento por seis agentes de policía nacional, se ha puesto de manifiesto la imposibilidad de reformar la Constitución sin pasar por los actuales estamentos de poder. “Todo lo que podamos conseguir será fuera del cauce constitucional”, decía una chica llamada Fernanda, “nuestras demandas ya están hechas, falta convertirlas en algo”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS