Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Estado estudia perseguir a la ausente armadora del ‘Prestige’

Es una incógnita quién pagará los 4.442 millones de euros reclamados por la fiscalía

Vista general de la segunda jornada del juicio celebrada este miércoles.
Vista general de la segunda jornada del juicio celebrada este miércoles. EFE

Quién acabará pagando la elevadísima factura del desastre del Prestige, 4.442 millones de euros reclamados por la fiscalía por los daños de la catástrofe, es la gran incógnita del macrojuicio que ayer, tras dos primeras sesiones de preliminares, quedó suspendido hasta el 13 de noviembre. Entre los responsables civiles subsidarios están el Estado español y el propietario liberiano del petrolero, Mare Shipping, ambos representados en la vista oral que se celebra en A Coruña. Pero el gran ausente es la sociedad también de Liberia, Universe Maritime, que se encargaba de la gestión técnica y comercial del viejo petrolero accidentado frente a Galicia, hace una década, con 77.000 toneladas de fuel a bordo, gran parte de los cuales acabaron rociando de chapapote las costas españolas, francesas y portuguesas.

Son varias las acusaciones en esta vista oral que han pedido la suspensión del juicio que se está celebrando en A Coruña por la ausencia de esa empresa. No fue localizada durante los nueve años que duró la instrucción del abultado sumario, y fue luego imposible notificarle la apertura de la vista oral para que compareciese.

Fiscalía, Abogacía del Estado y el representante legal de la Xunta anunciaron ayer la posibilidad de emprender acciones civiles por la incomparecencia de Universe Maritime. Al parecer, según el letrado del Gobierno gallego, está probado que no se le notificó nada durante la larga instrucción de esta causa.

Mientras se desarrollaba la larga instrucción, la empresa armadora del Prestige se deshizo de todos los buques que tenía y “se mudó a un domicilio desconocido”. Infructuosas fueron las dos comisiones rogatorias internacionales que se lanzaron para intentar notificarle el año pasado que iba a empezar un juicio en el que se la considera una de las responsables de pagar las multimillonarias indemnizaciones reclamadas para resarcir los daños provocados por la catástrofe de 2002.

La fiscalía fue tajante al rechazar que la ausencia de la armadora pueda retrasar aún más un macrojuicio que tardó una década en celebrarse. Universe Maritime, acusó el fiscal, “solo pretende evitar ser enjuiciada por los tribunales españoles”.

La sala de la Audiencia provincial de A Coruña deberá ahora determinar si acepta o no nuevas pruebas y múltiples peticiones de suspensión o nulidad del proceso. El 13 de noviembre, cuando se cumplan diez años de la rotura de un tanque del Prestige frente a Galicia, se reanudará el juicio con el interrogatorio del acusado, el capitán Apostolos Mangouras.

Más información