Feijóo: “No soy partidario de disminuir la asistencia sanitaria a los ‘sin papeles”

El presidente gallego buscará un resquicio legal para mantener el servicio Otro Gobierno del PP, el de Murcia, pidió que se siga tratando a crónicos

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.EFE

Las dudas sobre cómo se va a atender a los inmigrantes en situación irregular a partir de septiembre alcanzan también al PP. Frente al discurso monolítico del Ministerio de Sanidad, que insiste en que la asistencia sanitaria a los sin papeles está garantizada aunque vaya a quitarles la tarjeta sanitaria, empiezan a surgir voces que se plantean cómo abordar el problema de restringir el uso de la sanidad pública a más de 150.000 personas. Desde el 1 de septiembre, estos inmigrantes irregulares que viven en España y que, a partir del 1 de septiembre, solo podrán ir a urgencias o, según un plan que estudia el ministerio, acceder a los servicios sanitarios ordinarios pagando una cuota anual (salvo los menores o embarazadas, que sí tendrán atención completa gratis). El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo (PP), se declaró “no partidario de disminuir la asistencia sanitaria” a los inmigrantes sin permiso de residencia, aunque señaló que esperará a “ver bien” el texto definitivo de la orden de Sanidad sobre el cobro a los sin papeles para analizar con “qué resquicio legal” cuenta su comunidad.

“Antes de tomar una decisión, primero voy a ver qué resquicio legal tenemos, y en base a eso, actuaremos”, afirmó Feijóo en una entrevista concedida a Europa Press el sábado. El presidente gallego dijo que esperará a “ver bien el impacto” que la nueva normativa tiene en su autonomía, dado el “escaso número de inmigrantes” con que cuenta Galicia (en torno al 3% de la población), pero añadió: “Yo, de entrada, desde luego, no soy partidario de disminuir la asistencia sanitaria”. Feijóo fue presidente del Instituto Nacional de Salud (Insalud) entre 1996 y 2000; su exconsejera de Sanidad y actual secretaria de Estado, Pilar Farjas, es impulsora de la medida. Al presidente gallego sí le parece “correcto”, en cambio, “establecer algunas cautelas o algunas necesidades en materia de fármacos o en otras”.

En cualquier caso, Feijóo tachó de “fariseísmo” el “hablar primero de inmigrante ilegal” y después sostener “que lo ilegal tiene que ser igual a lo legal”. Y agregó que hay algo que no se puede olvidar: “Esto es la Unión Europea y hay unas reglas, de la misma forma que hay países como Alemania o Austria donde esto ni se plantea. Si no llevas la tarjeta de la UE tienes que pagar, y no somos ilegales, simplemente somos turistas”.

La consejera de Sanidad de Murcia (PP), María Ángeles Palacios, también dijo la semana pasada que había que buscar un método para seguir atendiendo casos de VIH, diálisis o cáncer.

La contrapartida es el continuo llamamiento de que los sin papeles lo que tienen que hacer es regularizar su situación o irse. Lo ha dicho Sanidad, lo repitió Feijóo, lo ha dicho el portavoz parlamentario Alfonso Alonso y ayer, otra vez, el portavoz adjunto del PP en el Congreso y diputado por Almería, Rafael Hernando. Este consideró un “sarcasmo” pedir un servicio de salud “gratis” para ciudadanos extranjeros en situación irregular y reiteró que los “inmigrantes ilegales deben volver a sus países de origen”. “El servicio de salud universal no está para todo el universo, y el gratis total no existe”, apuntilló.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS