Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SIETE MESES DE GOBIERNO

“No prometí milagros, yo tengo un mandato claro para cuatro años”

Rajoy, “muy contento y orgulloso” de su Gobierno, no prevé cambios

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, con vestido azul, tras el Consejo de Ministros de ayer. Ampliar foto
La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, con vestido azul, tras el Consejo de Ministros de ayer.

Parece bastante evidente que el presidente es consciente del enorme desgaste que está sufriendo su imagen. Mariano Rajoy se esforzó en lanzar un mensaje repetido: no le gusta lo que está haciendo, y sobre todo sabe que no está dando resultados y los ciudadanos están frustrados. Tal vez por eso ayer trató de rebajar las expectativas sobre su gestión. “Recibimos un mandato, que es arreglar los problemas. No prometimos milagros, pero cuando se hacen bien las cosas, se actúa con serenidad y perseverancia, los resultados vienen, y yo estoy seguro de que más pronto que tarde veremos cómo llegan esos resultados”. “Hemos tomado decisiones difíciles, discutibles, pero nadie puede decir que el Gobierno no ha gobernado. Sé que muchas familias y muchas empresas tienen muchísimas dificultades, pero quiero decirles que el Gobierno sabe perfectamente adónde va, vamos a superar la situación”, remató.

Los mensajes de Rajoy

Sobre el rescate: “No tengo tomada ninguna decisión y haré lo que convenga al interés general de España, pero todavía no conocemos exactamente lo que se está planteando [desde el BCE]”.

Sobre el incumplimiento de su programa. y la solicitud de un referéndum: “Yo ya dije que había que reducir el déficit. Que había que hacer reformas, y cité la laboral y reestructurar el sistema financiero. Esto del referéndum nadie se lo ha planteado. El Gobierno fue elegido para un periodo de cuatro años”.

Sobre pensiones. “No tengo intención de bajar las pensiones. Sería la última partida presupuestaria que tocaría”.

Sobre la ayuda de 400 euros a los parados. “No hemos tomado ninguna decisión sobre ese asunto”.

Sobre los recortes. “Es muy incómodo. Es muy desagradable. Y no es lo que nos gusta, pero esto es lo que hay que hacer. No es una opción. No se puede hacer otra cosa”.

Rajoy prometió que su Gobierno traería confianza. Y la prima de riesgo ha superado todos los récords. “Me pregunta por la confianza en mi Gobierno. Yo puedo decir que en estas últimas 48 horas el FMI, que no es cualquier cosa, dice que España está haciendo bien las cosas. En la misma línea hemos oído al ministro de Finlandia o al de Italia. Se valoran nuestras reformas”, contestó.

Al presidente no parece preocuparle especialmente la idea de estar haciendo exactamente lo contrario de lo que prometió. Es más, dijo que él ya había anunciado en campaña que iba a reducir el déficit y hacer una reforma laboral. Se le preguntó si piensa, como le piden en las manifestaciones, convocar un referéndum para refrendar ese giro o una moción de confianza, lo mismo que él le pedía a Zapatero en 2011. “Ningún grupo me ha pedido el referéndum”, señaló [en realidad IU sí lo ha hecho]. “El Gobierno de España tiene un mandato claro, fue elegido para un periodo de cuatro años, y los balances se hacen en su momento”. Esto es, el presidente siente que tiene carta blanca para esos cuatro años.

Rajoy tampoco tiene intenciones de cambios en su Ejecutivo pese al evidente desgaste. “No pienso en ninguna remodelación a corto plazo. Llevo 31 años en política y no hay verano en que no se plantee esto. Estoy muy contento con mi Gobierno, muy orgulloso de cómo se ha comportado con decisiones difíciles”, remató.

El presidente también contestó al desafío del pacto fiscal de Artur Mas. Dijo que no tiene sentido en este momento, que la prioridad es reducir el déficit. Y aseguró, como respuesta a Mas, que el problema de la Generalitat “no es el sistema de financiación que CiU votó y apoyó sino la caída de ingresos”. El presidente ofreció un dato demoledor. En dos años, la recaudación ha caído en España en 70.000 millones de euros.