Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero renuncia a la indemnización por cesantía

Hacienda hará hoy un balance de los altos cargos que renuncian a la compensación

Zapatero conversa con el presidente del Congreso, Jesús Posada, a su llegada, el pasado 4 de julio, a su llegada a la Cámara baja para participar en un almuerzo. Ampliar foto
Zapatero conversa con el presidente del Congreso, Jesús Posada, a su llegada, el pasado 4 de julio, a su llegada a la Cámara baja para participar en un almuerzo.

El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas hará un balance, en las próximas horas, de cuántos exministros y ex altos cargos mantienen la indemnización prevista al cesar en sus puestos. Todos los exministros y ex altos cargos socialistas han cumplido con la exigencia del decreto ley que les obliga a optar entre su indemnización de 24 meses o la remuneración que reciban por trabajos públicos o privados. Hoy termina el plazo y todos han renunciado a la indemnización, salvo los que han optado por percibirla al no tener aún otra actividad remunerada. Quienes están en este caso, como es la exministra de Cultura Ángeles González-Sinde, lo están, generalmente, porque la actividad profesional a la que podrían dedicarse entra en incompatibilidad con la materia de la que se ocuparon como ministros o altos cargos. Al no tener otros ingresos, mantienen la indemnización.

Sí tiene retribuciones el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y por eso ha renunciado a la indemnización —72.000 euros— que también le correspondía hasta antes del decreto ley. Zapatero ha optado por mantener su sueldo como miembro del Consejo de Estado, además de contar con la asignación que tienen todos los expresidentes de forma vitalicia. Esta última ha tenido una merma, por los recortes, del 5,6% y ha pasado de 79.000 euros brutos a 74.580 euros.

Otras asignaciones

Esta cantidad la perciben los expresidentes Adolfo Suárez, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero. Este último es el único de los expresidentes que trabaja en el Consejo de Estado, ya que Aznar dejó su puesto en este órgano consultivo al dedicarse plenamente a actividades profesionales privadas. No es el caso de Felipe González, que nunca optó por ser consejero.

Lo nuevo se ha producido con este decreto, ya que por primera vez los miembros salientes de un Gobierno no cobrarán la indemnización que sí percibieron los de Ejecutivos anteriores. Antes del decreto ley, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, renunció a esa indemnización, aunque no lo hizo solo. También lo hizo la ex secretaria de Estado de Igualdad Laura Seara, al estimar que no debía cobrarla por percibir su salario como diputada del PSOE por Ourense.