la reacción del Gobierno a la indignación ciudadana

Santamaría: “Pido responsabilidad. Nos jugamos el futuro de nuestros hijos”

La vicepresidenta ataca al PSOE por "desentenderse" de los problemas de España La 'número dos' insiste en que los ajustes son imprescindibles: "Es necesidad nacional"

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, con los ministros de Fomento y Hacienda tras el Consejo de Ministros.
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, con los ministros de Fomento y Hacienda tras el Consejo de Ministros. Claudio Alvarez (EL PAÍS)

Ante las multitudinarias manifestaciones que colapsaron ayer los centros de Madrid y Barcelona contra los recortes, la vicepresidenta del Gobierno ha pedido hoy responsabilidad a ciudadanos y oposición por la alarmante situación del país. "Pido a todos un ejercicio de responsabilidad. Nos jugamos el futuro de nuestros hijos”, ha asegurado con tono dramático Soraya Sáenz de Santamaría en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. La número dos del Ejecutivo ha cargado también contra los socialistas, a quienes acusa de "desentenderse" de los problemas de España: "Todos somos responsables, pero más cuando uno ha estado en el origen e inicio de los problemas que este Gobierno se esfuerza en solventar".

El Ejecutivo responde a la indignación dibujando un panorama angustioso."A todos los Gobiernos lo que les gusta es tener recursos para que la ministra de Fomento pudiera hacer muchas más cosas, el ministro de Hacienda pudiera bajar los impuestos y el Gobierno en su conjunto pudiese tomar medidas agradables de contar y de transmitir, pero este no es el país en que vivimos", ha dicho Santamaría que, sin embargo, no parecía querer echar más gasolina al descontento social y ha evitado criticar directamente las manifestaciones, como la que ayer sacó a la calle a miles de ciudadanos contra el tijeretazo de 65.000 millones de euros.

Más información

La tesis que ha esgrimido hoy la vicepresidenta es la de que el Ejecutivo respeta las protestas, pero que no hay más opciones: hay que hacer los ajustes porque la situación no puede ser peor. "El Gobierno entiende y respeta que haya ciudadanos que no comprendan las medidas que nos hemos visto obligados a tomar. Respetamos el derecho de los que consideran que deben manifestarse en este momento", ha asegurado Santamaría, que añadía a renglón seguido: "Pero el Gobierno tiene la obligación de adoptar la medidas necesarias para sacar a España de la crisis. No es una cuestión ideológica, sino de necesidad nacional. Es imposible cumplir el déficit, bajar impuestos y no reducir los gastos".

La vicepresidenta ha recordado también la legitimidad del Ejecutivo para acometer los ajustes, en alusión a la advertencia del PSOE de que el ejercicio "abusivo" de la mayoría absoluta "le puede llevar a perder la mayoría social". El Gobierno, ha asegurado, tiene la "obligación" encomendada "por una gran mayoría de ciudadanos" de sacar a España de la crisis y crear empleo.

Después de más de una semana de protestas, la indignación volvió a inundar este jueves las calles españolas. Las protestas espontáneas que han proliferado tras el anuncio del Gobierno de un ajuste de 65.000 millones en dos años llegaron ayer al clímax en un ambiente pacífico y acabaron, conforme se acercaba la noche y se dispersaba la marcha, con algunos disturbios e incidentes violentos. Varias cargas policiales en Madrid dejaron 26 heridos, seis de los cuales fueron trasladados a distintos centros hospitalarios, y los enfrentamientos entre manifestantes y agentes se saldaron con al menos 15 detenidos, uno de ellos bombero.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción