Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS ECONÓMICA

El relato de por qué la crisis hundió a España contado desde dentro de Moncloa

Dos exasesores del Gobierno de Zapatero analizan en el ensayo '¿Qué nos ha pasado? El fallo de un país' cómo se fraguó la depresión nacional

El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.
El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.

Espectadores en primera fila de la debacle de España y de su paso del privilegiado clan de los países de mayor crecimiento de la Unión Europea a la profunda depresión nacional y al runrún de la amenaza de la intervención, Andrés Ortega (Madrid, 1954) y Ángel Pascual-Ramsay (Madrid, 1973), ambos asesores del Gobierno de Zapatero durante la segunda legislatura socialista, desgranan en un libro conjunto, ¿Qué nos ha pasado? El fallo de un país (Editorial Gutenberg) los porqués del naufragio y las posibles recetas para salir a flote. El ensayo es crítico con el último Ejecutivo del PSOE, y cita entre los errores del expresidente que no reconoció a tiempo la crisis, que pensó que iba a ser más corta y que no supo explicar sus reformas. 

El principal objetivo de Rodríguez Zapatero durante la última parte de la crisis fue que España no fuera intervenida por los enormes costes sociales que hubiera conllevado, relatan Ortega y Pascual-Ramsay, que bien saben lo que se cocía entre los muros del Palacio de La Moncloa aquellos años. Ortega, que ahora es editorialista de EL PAÍS, fue director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno entre 2008 y 2011; su compañero Pascual-Ramsay también trabajó en ese mismo periodo como asesor del Departamento de Análisis y Estudios del Gabinete de Presidencia. ¿Cómo llegó el país a esa situación? Las explicaciones han oscilado entre la personalización en Zapatero de todos los males y una visión acrítica que se exceptuaba en el origen internacional de la crisis, apuntan los autores, cuando lo que ha habido es un "fallo de país" en plena transformación europea y global.

De ese error de país son responsables, afirman, los Gobiernos; pero también las empresas, la banca y la sociedad. En lo que respecta al Ejecutivo, Ortega y Pascual-Ramsay reprochan que "se impulsara la burbuja inmobiliaria sin límites" y que no se hicieran, tanto en las legislaturas del PP como en la primera de Zapatero, "las reformas que requería la economía española". Al expresidente socialista le conceden que hiciera esfuerzos para impulsar un modelo de crecimiento que reemplace al actual, que consideran "agotado".

La crisis se ha llevado por delante a casi todos los Gobiernos europeos que se han sometido a elecciones pero el PSOE sufrió una desconexión social, reconocen Ortega y Pascual-Ramsay, que entienden que su base electoral se quebró y se dispersó entre partidos minoritarios, voto en blanco y abstención. El partido tiene que aprender, concluyen, a no ser solo un partido "en la oposición", sino "de oposición".

Que la globalización se rediseñe hacia una menor globalización y que se democratice el acceso a los instrumentos que permiten innovar y crear riqueza: son propuestas de dos exasesores de Zapatero que asistieron desde el ojo del huracán al vertiginoso proceso de cómo España se hundía en la depresión de la que aún no ha salido.