Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Herencia e ideología

La respuesta de España al acoso de los mercados no la darán unidos Gobierno y oposición

La respuesta de España al acoso de los mercados, a las reconvenciones inquietantes de Bruselas o a las exigencias del FMI no la darán unidos Gobierno y oposición. El Ejecutivo del Partido Popular parece decidido, a pesar de la extrema preocupación gubernamental de las últimas horas, a afrontar la situación en solitario, al contar con una mayoría holgada para llevar todas sus propuestas al Boletín Oficial del Estado y sacarlas adelante en el Parlamento.

A las llamadas al acuerdo del PSOE, a través de su líder, Alfredo Pérez Rubalcaba, la respuesta ha sido la descalificación por la herencia recibida. Los socialistas, por su parte, se han armado de argumentos en una doble dirección: la autodefensa y el contraataque. La respuesta a la crisis que va desgranando el Gobierno responde a una opción “ideológica” y no a un imperativo inexorable de la crisis económica. Habría otras formas de dar respuesta que el PSOE querría exponer al Gobierno, pero no tiene opción. “No nos llaman”, repiten.

Esta denuncia expresada como queja y lamento la acoge el Gobierno con frialdad. “Ya me gustaría no hablar de la herencia si fuera otra la que hubiéramos recibido”. Esta apreciación de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, supone toda una declaración de principios sobre cómo va a acoger el Gobierno cualquier petición de explicaciones que formulen los socialistas, sea en el campo que sea.

“El problema no es la herencia sino los herederos, ustedes, dispuestos a llevar a España a una regresión social de 30 años”. Desde el otro polo, Eduardo Madina, secretario general del Grupo Parlamentario Socialista, explica la realidad vista desde el PSOE.

Con estos planteamientos, la comunicación es imposible. No existe un lugar de encuentro para contrastar o intercambiar proyectos e ideas.

“Volveremos a sacar adelante a España como ya hicimos después de 1996, cuando los socialistas la dejaron en pésimo estado...”. “El desafío que tendrá España cuando ustedes dejen el Gobierno es que recupere los treinta años de regresión social y económica en la que la van a meter por pura ideología”.

La primera declaración es la síntesis de las apreciaciones de los ministros Cristóbal Montoro y Miguel Arias Cañete, ambos pertenecientes también al Gobierno de José María Aznar. La segunda es del secretario general del Grupo Parlamentario Socialista. La herencia y la ideología como arma arrojadiza.