Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy pide a Merkel que la UE ayude a España por ser un país que cumple

Cospedal, que compareció en lugar del líder, sugiere que solicitó más compras del BCE

La secretaria general desvincula la prima de riesgo de ayer del resultado del PP

El partido retocará su cúpula directiva en un congreso en febrero

Ampliar foto
Cristóbal Montoro, Soraya Sáenz de Santamaría y Alicia Sánchez-Camacho, al comienzo de comité ejecutivo del PP.

Todo ha cambiado alrededor de Mariano Rajoy. Ya no es el líder de la oposición desconocido para el mundo. Ahora es el hombre con más poder de la historia democrática de España. El presidente del Gobierno en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, es un cadáver político, el PSOE está hundido, y todos los ojos, también en Europa, miran a Rajoy para saber qué hará. Pero él no ha cambiado nada. O al menos no lo parece.

El primer día tras su arrolladora victoria hizo lo mismo que la semana anterior: se escondió en su despacho, ofreció un discurso cerrado a sus dirigentes sin aclarar casi nada, evitó comparecer en rueda de prensa —pese a que muchos corresponsales habían ido a Génova convencidos de que hablaría— y mandó en su lugar a Dolores de Cospedal, la secretaria general y presidenta de Castilla-La Mancha. Como si fuera un lunes más. “¿Quién es esta mujer?”, preguntaban algunos enviados especiales de televisiones internacionales para cubrir las elecciones.

Cospedal se dedicó a hacer una especie de exégesis del discurso de su líder ante el Comité Ejecutivo. Pero después, en las preguntas, ofreció un elemento noticioso muy interesante. Por la mañana, Rajoy había mantenido la que todos en su entorno consideran como la conversación más relevante en estos días: le llamó Angela Merkel, la canciller alemana, y hablaron durante unos 20 minutos. El PP no informó de esa conversación hasta que se conoció a través de elpais.com, y fue el portavoz de Merkel, Steffen Seibert, quien ofreció desde Alemania los primeros detalles de la charla. “Lo llamó para felicitarlo por su clara victoria electoral. Le propuso una colaboración eficaz y estrecha para resolver todos los grandes problemas que España enfrenta en este momento”, explicó.

Sin embargo, en sus respuestas ante la prensa, Cospedal fue bastante más allá. Los datos de la prima de riesgo y de la bolsa, que se habían comportado muy mal tras la victoria del PP, estaban encima de la mesa. Se le preguntó expresamente si Rajoy le había pedido a Merkel que utilice su influencia para que el Banco Central Europeo siga comprando deuda española en el mercado secundario para tirar así hacia abajo de la prima. Merkel es quien más se está resistiendo al que de momento parece el único remedio frente a las primas disparadas de Italia y España y hasta 12 países del euro.

“Rajoy le ha manifestado la necesidad de que los países que cumplan tienen que ser ayudados por las instituciones comunitarias. Le ha explicado que no todos pueden tener el mismo tratamiento, los que cumplen y los que no lo hacen”, sentenció Cospedal, sugiriendo así que España, que según Bruselas es de los que está cumpliendo con lo que se la ha pedido, debería estar entre esos países a los que el BCE ayude con sus compras.

Antes, la secretaria general había tratado de restar importancia al comportamiento de la prima y de las bolsas, un dato que Rajoy utilizó en campaña hasta el último día para pedir una mayoría muy clara a su favor que lanzaría un mensaje a los mercados. “Es la reacción de un día concreto después de unas elecciones, tampoco creo que tenga que ser mucho más indicativo nada más que de que los milagros no existen. Estos datos de hoy no hay que ligarlos con el cambio político en España, que ha sido bien visto por los organismos internacionales y en el ámbito internacional”.

“No vamos a hacer milagros y nunca los hemos prometido. La solución al problema de la deuda tiene que venir de una estrategia conjunta de la zona euro. Rajoy entiende que igual que España va a cumplir, tenemos que exigir que se nos reconozca ese cumplimiento. Lo que está claro es que España no puede seguir financiándose al 7%”, remató.

“Lo que se va a hacer se va a conocer dentro de muy poco tiempo”, sentenció Cospedal cuando le preguntaron por los planes de Rajoy. ¿Y cuándo? El líder, oficialmente, no tiene ningún tipo de agenda pública esta semana. Ni comparecencia, ni entrevista, ni discurso. Aunque podría improvisar algo, está oficialmente encerrado en su despacho tramitando su Gobierno. Saldrá, eso sí, el 8 de diciembre para verse con Merkel y Sarkozy en Marsella. ¿Y sus planes? ¿Y su mensaje a los mercados? “Lo que vaya a hacer Rajoy lo dirá en el debate de investidura. Allí dará a conocer todo su programa de Gobierno”, dijo Cospedal. Queda un mes para eso.

Más información