Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Ministros reconoce con una condecoración el legado de Bandrés

El abogado estaba apartado de la vida pública desde hace años tras sufrir un derrame cerebral

Bandrés, en una concentración contra ETA después de que la banda rompiera una tregua, en 1999.

El veterano político vasco y fundador de Euskadiko Ezkerra (EE) Juan María Bandrés ha fallecido esta madrugada a los 79 años. Bandrés estaba retirado de la vida pública desde que, en octubre de 1997, sufrió un derrame cerebral que le dejó graves secuelas. El Consejo de Ministros, reunido horas después, le ha concedido la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica "por su legado como legislador y representante político de los vascos". El ministro portavoz, José Blanco, lo ha definido en su posterior comparecencia como un "demócrata con mayúsculas, un luchador por la libertad y un hombre muy querido".

El lehendakari, Patxi López, ha escrito en su cuenta de Twitter: "Ha muerto Bandrés. Un luchador por la libertad que por desgracia no ha podido disfrutar este nuevo tiempo en Euskadi por el que tanto peleó". El jefe de la oposición, Mariano Rajoy, ha escrito un telegrama a Olivia, la hija de Bandrés y activista de ¡Basta Ya!, en que destaca que " figura ha sido clave en la política española y en la defensa de los derechos humanos".

Bandrés, nacido en San Sebastián en 1932, fue diputado entre 1979 y 1989 y también senador por Euskadiko Ezkerra, que años después se integró en el partido socialista de Euskadi. Ejerció muchos años de abogado y fue uno de los abogados defensores de los miembros de ETA juzgados en el proceso de Burgos, en 1970. Fue el único presidente de Euskadiko Ezkerra además de parlamentario vasco, eurodiputado y miembro del Consejo General Vasco, el gobierno preautonómico.

En sus últimos años de actividad pública colaboró con la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), de la que fue nombrado presidente en 1995. Fue muy activo en la defensa de los derechos humanos, ámbito en el que recibió numerosos galardones.

Bandrés y el también fallecido dirigente de EE Mario Onaindia fueron los encargados de negociar en secreto la desaparición de ETA político militar con el entonces ministro del Interior de la UCD Juan José Rosón.

La viuda de Onaindia, la parlamentaria vasca del PSE-EE Esozi Leuriondo, ha declarado a Efe que tanto su marido como Bandrés estarían "satisfechos" y serían "optimistas" ante el cese de la actividad armada de ETA, anunciado por la banda hace una semana. Leturiondo ha expresado su "tremenda pena" por el fallecimiento de un hombre al que Onaindia estuvo muy unido tanto en lo personal como en lo político desde que Bandrés lo defendió como abogado en el proceso de Burgos.

José María, Txiki, Benegas ha recordado que "fue un hombre dialogante que supo pactar y que, además, siempre expresó sus críticas de una manera cordial y sin tensar la situación" y que ambos, junto al PNV y a otros partidos, elaboraron el Estatuto de Gernika. La líder de UpyD, Rosa Díez, ha dicho que Bandrés "aportó mucho a la política de España en un momento complicado y delicado".

El cabeza de lista de Equo, el donostiarra Juan López de Uralde, también le despidió públicamente en un tuit:  “Un abrazo a la familia y amigos de Juan Mari Bandrés. Un hombre bueno y comprometido". La jefa de campaña del PSOE y candidata, Elena Valenciano, ha declarado en RNE: "Espero que Bandrés haya tenido tiempo y haya podido comprender que ETA ha dejado las armas definitivamente. Ojalá se haya ido de este mundo sabiéndolo".