Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las deudas de la Xunta ponen al borde del cierre a 12 guarderías

Los centros, que atienden a 1.000 pequeños de Ferrol, no pueden pagar a la plantilla

“Al borde de la asfixia”. Doce guarderías públicas de la comarca ferrolana están a punto de echar el cierre dejando a un millar de niños de 0 a 3 años sin plaza ni lugar donde quedarse mientras sus padres trabajan. La Asociación de Escuelas Infantiles de Ferroltera (Afesin) acusa directamente a la Xunta de Galicia de abocarlas al cierre al retrasar el pago de las subvenciones autonómicas de las que se nutren.

“Es un grito desesperado”, asegura María del Carmen Pérez, presidenta de Afesin. Dirige la guardería Abc de Ferrol y tiene a su cargo a siete profesores —psicólogos, pedagogos, logopedas y técnicos en jardín de infancia— que se hacen cargo de 85 niños durante 16 horas cada día. “Si no pagan, no nos queda más remedio que cerrar y pedirle a la Xunta que se haga cargo de estos niños que se quedarán en la calle”, afirma. Para exponer la gravedad de la situación, explica que las compañías de la luz y el agua ya les han puesto fecha de corte por impago y que apenas se pueden pagar el material que precisan para trabajar. “La plantilla paga con su dinero lo que la Xunta debería pagar”, resume.

Le reclaman a la Consellería de Traballo e Benestar más de 600.000 euros en subvenciones atrasadas que han dejado sin nómina a la plantilla durante los últimos meses. En esta situación están los trabajadores de las guarderías Abc, Aloha, Belén, Chip y Chop, Colorines, La Salle, Ludy, Os Meniños y San Rosendo, en Ferrol, Loliana en Narón, la escuela infantil Jorge Juan en Fene y Patucos, en Ortigueira. La subvención autonómica tiene carácter anual y normalmente se abona con el curso ya finalizado. Es decir, que los profesores de Afesin todavía están a la espera de cobrar el trabajo que realizaron durante el curso pasado. Lo que esperaban que fuera un pequeño retraso puntual, se ha ido estirando “demasiado”. Algunos educadores han tenido que recurrir a créditos bancarios para paliar la falta de ingresos y se ven obligados a devolver el préstamo con intereses, explica la profesora de una guardería ferrolana.

Una portavoz de la consellería aseguró ayer que los centros cobrarán el 50% de la subvención (300.000 euros) la semana próxima. Los trabajadores de Afesin desconfían. “Nos han estado engañando y ya nos han dicho que no hay dinero en la caja”, apunta una de las docentes. Denuncia que una subdelegada de la consellería les “sugirió” que les cobraran a los padres hasta tres recibos por anticipado para autofinanciarse. Se han negado: “¿Cómo les vamos a cobrar a padres que casi no pueden pagar mes a mes?”.

En Ferrol hay dos guarderías autonómicas en Catabois y Caranza. El resto de los centros son privados o se mantienen a base de subvenciones y precios pactados para los padres, que pagan en función de sus ingresos. Afesin agrupa a una docena de centros de iniciativa social en la comarca, lo que supone el 80% de todas las plazas ofertadas en la zona para niños de 0 a 3 años. Son centros públicos sin lucro empresarial que se financian con las cuotas de los padres y fondos autonómicos.