Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy asegura que solo con recortes en el gasto no se podrá salir de la crisis

El líder del PP aboga por terminar la reestructuración económica y hacer reformas estructurales

El dirigente popular insta a CiU a cumplir el auto sobre la inmersión lingüística en Cataluña

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha defendido esta mañana los recortes en el gasto que ya han comenzado a aplicar algunas comunidades autónomas gobernadas por su partido, como Castilla-La Mancha, Baleares o Galicia, como uno de los mecanismos para avanzar en la recuperación económica. Sin embargo, al líder de la oposición, esa medida por sí sola no le parece suficiente para apuntalar la salida de la crisis. En una entrevista concedida a Onda Cero ha reconocido que también será necesario completar la reestructuración económica y acometer más reformas estructurales.

En esta línea, ha avanzado que su partido tiene previsto "un plan a cuatro años" para volver a los niveles de riqueza anteriores a esta última legislatura. El líder del PP ha apuntado que su proyecto consiste en "cuidar el dinero público para controlar el déficit, hacer reformas para mejorar la competitividad y crear empleo, y terminar la reestructuración económica para atraer el crédito". Para Rajoy, que se ha resistido a ahondar más en la grave coyuntura económica por la que está atravesando España, tan importante como controlar que "las Administraciones se comporten como las familias y no vivan por encima de sus posibilidades", es generar crédito y apoyar a los emprendedores para generar empleo. "Si disminuye el paro, el Estado deja de abonar la prestación social por desempleo y eso supone un ahorro para la Administración".

Con el socialismo el único futuro es hundirnos todavía más

Tras la reunión de la Junta Directiva Nacional del partido, ha insistido en el aspecto económico de su programa electoral al proponer "un Gobierno austero en el gasto" que garantice servicios fundamentales y que "pinte en Europa". En su discurso ha habido llamamientos al optimismo: "La Historia demuestra que se puede salir adelante", ha afirmado, a la vez que ha insistido en que "España necesita cambiar". El PP, opina Rajoy, ya ha demostrado que puede gobernar en las Comunidades Autónomas que lidera. Ha tenido ocasión también para criticar al Ejecutivo: "La gestión de Zapatero nos deja dos lecciones. Ya sabemos lo que no hay que hacer y con el socialismo el único futuro es hundirnos todavía más". 

En el plan de Rajoy no se contempla una subida de los impuestos ni un recorte de los servicios sociales, tal y como el dirigente popular ha recalcado. "Mi objetivo es promover el empleo y hacer reformas para que el Estado recaude más, de esta forma no será necesario aumentar los impuestos". Ha destacado que, "como siempre", el PSOE "volverá a usar el mensaje del miedo" alertando sobre los posibles recortes sociales del PP si llega a La Moncloa.

No es el caso de su contrincante, el candidato socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, que en la cadena SER ha anunciado que "tocará los impuestos", en concreto los referidos a los grandes patrimonios y a los bancos, lo que supondrá unos 2.500 millones que destinará a crear empleo, en especial para los más jóvenes. El diputado del PSOE ha asegurado que "gastará dinero del Estado en crear empleo" y ha calculado que el aumento de la imposición a los grandes patrimonios aportará 1.400 millones de euros, que se sumarán a los más de 1.000 millones que supondrá el incremento impositivo a los bancos.

A diferencia de otros presidentes regionales del PP que tras llegar al poder han cuestionado la veracidad de las cuentas heredadas de los anteriores Gobiernos socialistas, Rajoy ha asegurado que "tiene que creer y quiere creer en la veracidad de las cuentas" del Estado. Lo que preocupa al líder de la oposición son "los últimos datos de la ejecución presupuestaria" y que se cumplan los objetivos del déficit.

"Que se cumpla la ley"

A Rajoy no ha parecido preocuparle que el reciente auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que obliga a que el castellano sea lengua vehicular en la enseñanza junto al catalán, pueda perjudicar un futuro pacto entre los populares y CiU tras las elecciones generales del 20-N. Eso sí, el dirigente popular ha advertido al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que sería "dramático" que incumpliera "manifiestamente" la resolución judicial.

El presidente del PP ha resaltado que "si nadie cumple la ley y si nadie cumple las sentencias de los tribunales tenemos un problema: nos hemos liquidado el Estado de Derecho". Rajoy se ha mostrado partidario de la "convivencia en libertad" del catalán y el castellano.

"La calidad de la enseñanza no se verá afectada"

El líder de la oposición también ha abordado el aumento de horas semanales -de 18 a 20- en la enseñanza que va a aplicar en el nuevo curso la comunidad de Madrid. Para Rajoy este incremento no tiene por qué afectar "en absoluto a la calidad de la educación".

Para el dirigente popular el sistema educativo tiene "otros problemas mayores", entre ellos, según su opinión, "apoyar más al profesorado, exigirle la condición de autoridad pública" y volver a los "principios de más exigencia, de más mérito, de más trabajo y más esfuerzo".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >