_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ilegalizar

Hay cosas con las que no se juega y la primera es la ley

El compromiso de Puigdemont con Sánchez y la incógnita sobre la consulta a las bases
Puigdemont interviene por videoconferencia en el acto celebrado el pasado 1 de octubre en la plaza de Cataluña de Barcelona en el sexto aniversario del 1-O.MASSIMILIANO MINOCRI
Fernando Savater

La ignorancia no es recomendable, desde luego, y no me oirán decir otra cosa. Pero tiene algunas ventajas. A veces, conocer muy detalladamente los procedimientos favorece el olvido de lo que se buscaba con ellos. Por ejemplo, en los laberintos legales. El PP propone ilegalizar los partidos separatistas que promueven consultas anticonstitucionales y provoca un notable debate: unos lo ven como una medida totalitaria que trata de prohibir ideas, expertos imparciales encuentran dificultades técnicas en la propuesta. Aportaré la indocumentada opinión del lego que ignora el mecanismo jurídico, pero cree recordar para qué se inventó.

Usted puede pensar que la propiedad es un robo, como enseñó Proudhon. Le comprendo; cuando me da por envidiar pienso lo mismo. Y es legal que funde un partido para vocear por todos los medios esa idea sublime y subversiva. ¿Ve? Nada que objetar, viva la libertad. Pero si usted incluye en el manifiesto de su grupo la recomendación de asaltar bancos y desvalijar joyerías para poner en práctica su ideal, su partido será prohibido y usted puede acabar en la cárcel. Con toda razón, porque no es lo mismo predicar ideas que violar leyes. Hace años, el TGUE, a instancias del Gobierno italiano, anuló La Mafia se Sienta a la Mesa, nombre de una cadena de restaurantes. Justificó así su dictamen: “La marca remite a una organización criminal, da una impresión globalmente positiva de ella y banaliza los graves ataques que dicha organización perpetra contra los valores fundamentales de la Unión. La citada marca puede ofender no solo a las víctimas de dicha organización criminal, sino también a cualquier persona que tenga umbrales medios de sensibilidad y tolerancia”. Hay cosas con las que no se juega y la primera es la ley. Por cierto, la marca en cuestión sería un buen título para la mesa de diálogo…

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_