_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Un presidente para los argentinos de bien

Un círculo oscuro: una multitud acepta los azotes de su dominador y, a su vez, pide azotes contra su prójimo, un poco para ser cómplice y otro poco para vengarse de los azotes del que domina

asuncion de Milei
Javier Milei saluda a sus seguidores desde la Casa Rosada tras tomar posesión como presidente de Argentina.MATIAS BAGLIETTO (REUTERS)
Leila Guerriero

El domingo asumió la presidencia de la Argentina el ultraderechista Javier Milei. Dio un discurso en las escalinatas del Congreso. Muchos fueron a escucharlo con la argentinidad erecta bien manifestada en cientos de banderas patrias. Habló de inflación pavorosa si no se hacen las cosas que él va a hacer, de ajuste extremo como única salida. Dijo: “¡No hay plata!”, y la gente coreó: “¡No-hay-plata!”. Dijo: “Vamos a tener menos empleo, más pobres, más indigentes. Al principio será duro”, y la gente coreó: “¡Javier, querido, el pueblo está contigo!”. Entonces habló de seguridad: “Argentina se convirtió en un baño de sangre”. El país tiene cinco homicidios cada 100.000 habitantes, de los más bajos de la región, pero, apenas terminó esa frase, la gente aulló: “¡Po-li-cía, po-li-cía!”. Sospecho que esa plaza jamás tuvo a una muchedumbre clamando por la policía, aunque sí a mucha policía cazando ciudadanos. Pero ahí estaba Milei, prometiéndole a la gente que la estrangularía por su propio bien, y ahí estaba la gente, gozando de ese festín sádico con cantitos de cancha, sin pensar que muchos de esos futuros pobres podrían ser ellos mismos, o que todos esos futuros pobres podrían hacer alguna cosa tan desesperante y desesperada como apropiarse de bienes ajenos entre los cuales podrían contarse los suyos, señores y señoras tan argentinamente reunidos. Un círculo oscuro: una multitud acepta los azotes de su dominador y, a su vez, pide azotes contra su prójimo, un poco para ser cómplice y otro poco para vengarse de los azotes del que domina. Más tarde, al saludar desde la Casa Rosada, Milei dijo: “Hoy los argentinos de bien hemos decretado el fin de la noche populista y el renacer de una Argentina próspera y liberal”. No aclaró quiénes son los “argentinos de mal” pero no hace falta tener ninguna imaginación para entenderlo.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Leila Guerriero
Periodista argentina, su trabajo se publica en diversos medios de América Latina y Europa. Es autora de los libros: 'Los suicidas del fin del mundo', 'Frutos extraños', 'Una historia sencilla', 'Opus Gelber', 'Teoría de la gravedad' y 'La otra guerra', entre otros. Colabora en la Cadena SER. En EL PAÍS escribe columnas, crónicas y perfiles.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_