editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

La unidad de las izquierdas

La izquierda alternativa aspira a la unidad bajo el liderazgo de Sumar como opción para repetir un Gobierno de coalición

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta Yolanda Díaz, en el Congreso.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta Yolanda Díaz, en el Congreso.Andrea Comas

La principal conclusión del barómetro de diciembre de 40dB. para EL PAÍS y la Cadena SER sobre la articulación del espacio político a la izquierda del PSOE es nítida: los votantes naturales de esta franja electoral se muestran a favor de una candidatura conjunta con capacidad para aglutinar a todas las izquierdas bajo las siglas de la plataforma Sumar, liderada por Yolanda Díaz. Si así fuera, existiría la posibilidad de reeditar el Gobierno de coalición, según revela la encuesta. De presentarse por separado, las probabilidades más altas de gobernar pasarían a una hipotética alianza del Partido Popular con la ultraderecha de Vox. La percepción de una victoria potencial es, pues, el impulso central del votante del espacio de las izquierdas a la izquierda del PSOE. Los datos muestran que la opción unitaria es mayoritaria entre ese electorado, pero las tensiones expresadas públicamente durante las últimas semanas en ese espacio político podrían estar dificultando el camino o alejando la posibilidad misma de cuajar la unidad que su propio electorado desea.

Construir un marco de confianza para promover esa unidad es el principal reto al que se enfrentan las izquierdas alternativas si aspiran a rentabilizar la disposición favorable de su electorado. El sesgo mayoritario del sistema electoral español favorece a los partidos grandes y traduce en más escaños una semejante cantidad de votos. En este caso, los datos de la encuesta señalan que una plataforma unitaria podría llegar a los 57 diputados en favor de Sumar gracias al trasvase de voto desde los socialistas (un 15%), junto al efecto movilizador de la alianza, que sacaría de la abstención otro 9% más ante la expectativa creíble de repetir un gobierno de coalición con los 96 que obtendría el PSOE (hasta sumar en total los 153 que prevé la encuesta, aun lejos de la mayoría absoluta). Acudir por separado a las elecciones generales comportaría, por el contrario, una pérdida importante que dificultaría seriamente una posible coalición de izquierdas porque Sumar se quedaría en 23 escaños, Podemos en 7 y Más País en 2.

El liderazgo que ha ejercido Yolanda Díaz desde su ministerio encuentra ahora otra zona de acción por delante donde la audacia política y la capacidad negociadora se pondrán en juego para propiciar la distensión e interlocución entre las distintas fuerzas políticas. Pero esa responsabilidad demanda a su vez la disponibilidad del resto de fuerzas de la izquierda —con sus respectivos liderazgos políticos y sociales— para consolidar un espacio con posibilidad de crecer y no menguar. La experiencia pasada de la izquierda y las divisiones que ha exhibido durante demasiados años (hasta cuajar el primer Gobierno de coalición de la democracia) son contraejemplos que deben blindar a las izquierdas para que no suceda lo contrario de lo que gran parte de su electorado desea. Y ello con independencia de las legítimas aspiraciones de cada una de las fuerzas políticas y de las fórmulas que decidan arbitrar si apuestan por la unidad. Ahí el margen de maniobra ha de ser necesariamente amplio si cada posición evita el encastillamiento o la soberbia de una razón innegociable. A la luz de la encuesta, es posible repetir un ciclo político progresista iniciado hace tres años por el Gobierno de coalición presidido por Pedro Sánchez.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS