NEWSLETTER AMERICANAS
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

En este restaurante no sirven meseras

Apenas alguna mujer a las puertas del local, casi como reclamo; quizá en la caja para cobrar y desde luego en el cuarto de baño, limpiando

Un mesero entrega chiles en nogada en un restaurante de Ciudad de México el 26 de agosto de 2022.
Un mesero entrega chiles en nogada en un restaurante de Ciudad de México el 26 de agosto de 2022.Rebecca Blackwell (AP)

Esta es la versión web de Americanas, el boletín de EL PAÍS América que aborda noticias e ideas con perspectiva de género. Para recibirlo cada domingo puede suscribirse en este enlace.

Es frecuente en México escuchar a los dirigentes políticos duplicar el sustantivo para visibilizar el sexo femenino: niños y niñas, enfermeros y enfermeras, maestros y maestras. ¿Qué pensarán todos estos funcionarios públicos cuando salen a los restaurantes a cenar y solo pueden llamar a los meseros? ¿Acaso no ven las legiones de hombres que les sirven? Meseros, no meseras. ¿No les sorprende algo tan sorprendente? Ocurre en la Ciudad de México, en La Paz y en Zacatecas. Por todas partes. Es tan obvio que en esos lugares se tiene por política no contratar a mujeres para la sala de comidas que se cae de discriminatorio. No es que haya pocas, es que en cientos de restaurantes, sencillamente, no hay ninguna.

En otras profesiones se hace hincapié en la paridad, incluso o precisamente en aquellas en las que el sexo masculino predomina de forma arrolladora, como en la policía, el Ejército o el muy heroico cuerpo de bomberos. Y los legisladores se ponen manos a la obra para que las mujeres alcancen su lugar en el mundo. Pobres meseras, nadie se acuerda de ellas. El bochornoso fenómeno se da sobre todo en los restaurantes de renombre, con solera, pero no únicamente. Una nube de hombres uniformados te recibe al entrar en el salón, te acompaña a la mesa y te pone la servilleta en las rodillas. Apenas alguna mujer a las puertas del local, casi como reclamo; quizá en la caja para cobrar y desde luego en el cuarto de baño, limpiando. No hay lugar a equívoco, el comedor es terreno vedado para ellas, por más que se empeñen en decir lo contrario cuando se les pregunta.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Si se les pregunta, ocurre en alguna ocasión, la respuesta es desacomplejada: vienen a decir que servir las mesas es trabajo más penoso que la cocina, por ejemplo, incluso que allá dentro, entre fuego y cacerolas reciben más propinas porque el dueño se las reserva.

No se conoce un solo espacio copado por hombres que sea inferior en privilegios. Quizá se ha dado algún caso en Andorra o en Tuvalu, quizá. Más bien ocurre al revés, espacio que empieza a tener prestigio, fama o dinero se llena de hombres al momento y se expulsa a las mujeres. Véase el ejemplo de los harto renombrados chefs de cocina. Hace unos pocos años, los rectores de las universidades españolas eran todos hombres. Se movían en sus coches con sus choferes y por su cargo recibían el título de magníficos. No excelencia ni ilustrísimo, magnífico. (No es cuestión de medirlo al peso, pero hombre, magnífico es bien pomposo, suena a superhéroe). Uno de ellos, preguntado por la sonora ausencia de magníficas, contestó: “Es un trabajo más duro de lo que parece”. ¿Así que ese era el motivo? Lo mismo responden los camareros en México: que si hay que llevar las enormes charolas al hombro, que si son muchas horas, que si patatín, que si patatán. Argumentos del siglo XIX (si me quedo corta, avisen), que sonrojarían a una lechuga.

Si la mujer quiso bajar a la mina fue porque le ofrecía mayor sustento que morirse de hambre en casa. Y bajó. Y se hizo ingeniera y rectora y futbolista. Ahora subirán a la luna, ya era hora de que las dejarán. En esa y en tantas profesiones se han usado muchas vías para impedir el paso de las mujeres, ¿no hará falta explicarlas? El espacio periodístico no permite explicación tan prolija, disculpen. Así que, la ausencia femenina no es una cuestión de capacidad de trabajo, de fortaleza física ni de desánimo mensual.

La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia señala en su artículo 11 lo que constituye violencia laboral, entre otras cosas cualquier clase de “discriminación por cuestión de género”. El senador mexicano Juan Zepeda, de Movimiento Ciudadano, ha propuesto modificar ese artículo para dejar claro que la imposición de vestimentas o atuendos sexistas en el empleo, algo que ocurre con frecuencia en algunos bares, debe incluirse explícitamente como violencia laboral y castigarse en consecuencia.

Está bien combatir esa imagen del cuerpo femenino como señuelo, que se ha ido erradicando en el deporte, por ejemplo; ya no salen las guapas de minifalda a dar besos al campeón de la etapa ciclista (ahora son las mujeres quienes reciben los besos, sin haberlos pedido, por supuesto. Pregunten en Brasil). En la muy fiestera y céntrica calle Lerma de la Ciudad de México, por mencionar un solo caso, hay uno de esos bares donde las pobres meseras lucen un pantaloncito tan corto y tan ceñido que solo puede servir a una baba, la masculina. Y al cabo, están trabajando, como dirían quienes defienden la prostitución como un empleo.

El caso de los meseros-no-meseras, si no violencia es discriminación anticonstitucional, porque el supremo texto reconoce la igualdad de hombres y mujeres ante la ley y prohíbe la discriminación por razón de género (ahí estarán incluidas las mujeres, cabe suponer). Los dueños de los restaurantes podrán decir misa por la mañana y cantar el rosario por la tarde, pero esa unanimidad de meseros no pasa una revisión constitucional. Si fueran todos negros en el imperio de los blancos nadie tendría la menor duda: discriminación. Apartheid, también se llama.

¿Hay algún político en la sala que tenga la bondad de corregir esta discriminación? Se le amarga a una hasta el chile en nogada.

Estos son nuestros artículos recomendados de la semana:

AME2469. SANTIAGO (CHILE), 29/08/2022.- Decenas de mujeres participan en el Caupolicanazo Feminista (mitin político) para incentivar a votar por la opción 'Apruebo' de la nueva Constitución en el plebiscito del próximo 4 de septiembre, el 27 de agosto de 2022, en el Teatro Caupolicán, en Santiago (Chile). En menos de dos décadas, Chile pasó de ser uno de los países más conservadores de la región, con el divorcio y cualquier tipo de aborto prohibidos, a escribir una de las constituciones más feministas del mundo, un texto que pivota sobre la igualdad de género y que se plebiscitará el domingo. EFE/ Ailen Diaz

El rechazo a la nueva Constitución chilena golpea al feminismo

La propuesta fue construida por el primer órgano paritario del mundo y la perspectiva de género atraviesa todo el texto constitucional que fue derrotado en las urnas.
Finland's Prime Minister Sanna Marin speaks with members of the media in Kuopio, Finland August 18, 2022.   Matias Honkamaa/Lehtikuva/via REUTERS

Sanna Marin, escrutada por ser mujer

La polémica en torno a la primera ministra finlandesa denota que los liderazgos femeninos (y más si son jóvenes) se miran con lupa.
Miles de mujeres marcharon en Ciudad de México para conmemorar el Día Internacional de la Mujer y exigir el cese a la violencia de género, el 8 de marzo de 2022.

Morena carga contra las feministas, los intelectuales y las organizaciones civiles

El partido del presidente de México difunde en redes una campaña en la que critica a quienes considera detractores de su proyecto político.
Women hang a banner which reads "Abortion in Coahuila is no longer a crime" during a protest to celebrate the decision of the Supreme Court of Justice of the Nation (SCJN) that declared the criminalization of abortion as unconstitutional, in Saltillo, Mexico September 7, 2021. REUTERS/Daniel Becerril

Lo que Latinoamérica puede enseñar al resto del mundo sobre la despenalización del aborto

Desde que se legalizó la interrupción voluntaria del embarazo en Ciudad de México en 2007, se ha registrado una reducción del 80% en los casos de urgencias.
Alejandra Mora Mora, secretaria ejecutiva de la Comisión Interamericana de Mujeres de la OEA.

Alejandra Mora Mora: “El poder en América está absolutamente masculinizado”

La secretaria ejecutiva de la Comisión Interamericana de Mujeres critica que la justicia en la región no tenga perspectiva de género y que la impunidad exacerbe la violencia machista.
México, Ciudad de México. 29AGOSTO2022. La escritora y periodista Vivian Gornick posa para un retrato posterior a una entrevista en la Ciudad de México.

Vivian Gornick: “La gente está más aislada que nunca”

La escritora neoyorquina, de visita en México por el Hay Festival, desgrana con lucidez las contradicciones y el recorrido del feminismo, y analiza el mundo que ha dejado la pandemia.
“Fading out”, obra de la artista visual iraní Anahita Shams.

Ser artista y mujer en un país que prohíbe los desnudos en los museos

En el ambiente represor de Irán, las creadoras han encontrado en el arte un poderoso catalizador de sus anhelos de libertad.
Williams y Muguruza, con el trofeo de campeona y el de subcampeona, respectivamente.

Serena Williams, el efecto inspirador de una mujer poderosa

Nos ha marcado a todas y se lo llevó todo por delante. Siempre ha sido una transgresora. Llegó con ganas de mandar en un mundo dirigido por blancos.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS