_
_
_
_
_
columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Cancelaciones

No tengo vocación de inquisidor; pero claro está que, si se tercia, no me privo de reprobar

Twitter
Una persona consulta mensajes sobre la covid-19 en Twitter.Unplash

Pocas prácticas humanas con tanta solera como la persecución moral, que en una modalidad moderna bastante extendida recibe el nombre de cultura de la cancelación. En otras épocas se encargaban de la tarea punitiva el Index librorum prohibitorum, el Comité de Actividades Antiamericanas o cualesquiera tribunales, sistemas de censura, policías de las costumbres y demás. Hoy despachan la faena tuiteros metidos a jueces y verdugos ganosos de arruinarle la carrera profesional a quienquiera que presuntamente haya metido el pie donde no debía.

Si aplicáramos con rigor estricto ciertos valores hoy hegemónicos o en vías de ganar hegemonía a las figuras célebres del pasado no se salvaría ni el Tato. Schubert, Sartre y Van Gogh, entre otros muchos, frecuentaron prostíbulos. Vade retro Satana: cancélense. Caravaggio mató a un joven aristócrata tras asestarle un tajo en el pene, Althusser estranguló a su mujer y Anne Perry ayudó a una amiga a matar a su madre a golpes de ladrillo. Qué horror: cancélense.

Pablo Neruda confesó no sólo que había vivido, sino también violado a una sirvienta ceilanesa; Gil de Biedma pagaba por sodomizar adolescentes y Karl Marx se desentendió del niño que le hizo a su ama de llaves. ¿Cómo perdonar tamañas fechorías? Cancélense.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Fulano espiaba para la CIA. Mengano justificó la Shoah. Zutano abrazó el fascismo. Perengano alabó en un soneto a Stalin (o a Franco, o a Mao, o a Pinochet). Habría que cancelarlos de inmediato. Fuera del escarnio social, al menos en nuestra zona, van quedando adúlteras, ateos y homosexuales, antaño carne de hoguera. Se ve que progresamos.

Personalmente, no tengo vocación de inquisidor; pero claro está que, si se tercia, no me privo de reprobar. Leo, escucho, contemplo lo que me da la gana. Pues eso faltaba. Y, por supuesto, cancelo. Eso sí, sin hacer proselitismo con mis cancelaciones ni olvidar el sano ejercicio de cancelarme a mí mismo de vez en cuando.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_