_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Creemos

Hay que reconocer que crear, lo que se dice crear, en la convención del PP no lo ha hecho nadie excepto Díaz Ayuso

Almudena Grandes
Convencion PP Valencia
Ayuso y Casado, durante la convención del PP.Mònica Torres

Como soy del Atleti, nunca dejo de creer. Creo desde hace muchos años, cuando tengo motivos y cuando no. Por eso sé que, aunque el refrán dice que mueve montañas, la fe funciona más a menudo como un licor suave, ligeramente narcótico, que fomenta el cariño, la amistad, a costa de distorsionar la realidad. Me parece que eso es lo que mejor define el título de la convención del PP, la exhibición de hooliganismo voluntarioso y lleno de cariño que ha hecho feliz a Pablo Casado a pesar de todos los despropósitos que han acompañado a las gráficas de García Egea mientras se disparaban hasta el infinito y más allá. La corrupción de Sarkozy, las bromitas de Aznar, la inconcebible opinión de Vargas Llosa, entre otras cosas, no han empañado la calidad de la fe depositada en el líder. Ellos sabrán, pero me habría parecido más interesante que la misma forma verbal, creemos, se correspondiera con el verbo crear, porque yo diría que en el proyecto del PP hace más falta la creación que la fe. Y hay que reconocer que crear, lo que se dice crear, no lo ha hecho nadie excepto Díaz Ayuso. Es cierto que lleva semanas en racha, ahí está lo de que el indigenismo es el nuevo comunismo, o el desparpajo con el que se atreve a criticar al Papa, pero en la gran cita de su partido tampoco ha dejado de hacerlo. Desde la sorprendente fórmula con la que se dirigió a Casado ―te lo digo delante de tu mujer, Pablo, de la gente que te quiere―, hasta el peculiar tono de unas promesas de lealtad considerablemente inquietantes. Yo sé cuál es mi sitio, yo me quedo en Madrid. Lo que muy bien podría querer decir yo sé cuál es mi sitio y tú me lo vas a dar, yo voy a ser leal mientras controle en Madrid el Gobierno y el partido e, incluso, yo me quedo en Madrid, pero tú ándate con el bolo colgando. Mientras tanto, Pablo sonreía, lo cual no deja de ser conmovedor.

Haz que tu opinión importe, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Sobre la firma

Almudena Grandes
Madrid 1960-2021. Escritora y columnista, publicó su primera novela en 1989. Desde entonces, mantuvo el contacto con los lectores a través de los libros y sus columnas de opinión. En 2018 recibió el Premio Nacional de Narrativa.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_