COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Susto o Muerte

Debería darnos miedo esa capacidad de los mentirosos para arrastrarnos al fango

La presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata a la reelección, Isabel Díaz Ayuso.
La presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata a la reelección, Isabel Díaz Ayuso.Marta Fernández Jara (Europa Press)

Paseando por Génova, cerca del edificio desde el que lideraron el país esos exdirigentes que ahora, por puro gamberrismo insurrecto, declaran ante un tribunal enmascarados (y se les permite), me encuentro con un puesto de propaganda donde se exhibe en pancarta el hallazgo ideológico de esta derecha que se llamó a sí misma desacomplejada para no llamarse extrema. El eslogan es popular: “Comunismo o Libertad”. Se ve que en el abanico de posibilidades de este país democrático no caben más opciones. Susto o Muerte. Si por alguna razón ganara el Comunismo nos encontraríamos con una comunidad intervenida en su actividad económica, los impuestos asfixiarían a los pequeños empresarios, las grandes empresas huirían a otras comunidades, nuestros movimientos estarían restringidos hasta hacernos la vida diaria insoportable. Comunismo del bueno, pero con el ingrediente caribeño del caos y la delincuencia. Los menas (menores extranjeros no acompañados), que como sostiene Monasterio son todos inmigrantes, camparían a sus anchas violando a nuestras muchachas. En los colegios, niños y niñas serían adoctrinados en cuestiones de género. Los pequeños heterosexuales no levantarían cabeza creyéndose culpables del histórico patriarcado y las niñas crecerían imbuidas en el victimismo. En cambio, si ganara la Libertad, como sostiene el eslogan, podríamos ir empoderadas haciendo jogging por nuestra ciudad, respondiendo a los saludos que nos dedicarían los agradecidos dueños de los bares. Madrid, por ponerle un nombre a esa ciudad idílica, sería como una eterna calle de Ponzano, bar tras bar sin restricciones, sin vecinos aguafiestas que protestaran por el despiporre, con los coches fluyendo despacito a consecuencia de esos atascos que son la salsa del saturday night, según glosó Díaz Ayuso, quien también afirmó que no estaba científicamente demostrado que la contaminación tuviera relación con la salud de las personas. Si finalmente en este partido que jugamos ganara el equipo de la Libertad, el cien por cien de la ciudadanía estaría vacunada, porque la sociedad no dependería ni de Sánchez ni de Europa, ya se buscaría la manera de encontrar una vacuna fetén que sería adquirida y administrada en gran parte por las propias empresas y no con este ritmo paquidérmico de los centros públicos.

Es fácil en estos tiempos resumir los programas políticos. Dicen los politólogos que el populismo se nutre de mensajes simples y en ocasiones de mentiras que repetidas 100 veces se convierten en verdad. Bajo el paraguas del eslogan “Comunismo o Libertad” caben los principios del PP madrileño, pero también los de Vox. La decidida utilización del bulo como arma política para difamar al adversario es una manera de no rendir cuentas sobre la propia gestión. Desde luego, no es algo nuevo, siempre se han echado balones fuera en política, pero la actual forma de eludir responsabilidades hace peligrar la convivencia: se basa en descalificar al contrario tildándolo, por ejemplo, de criminal, como así hizo Monasterio con el presidente la otra noche en TVE, afirmando que sobre los hombros de Sánchez pesan 100.000 muertos, definiéndolo como amigo de terroristas, sosteniendo luego que los centros de menas eran albergues de violadores, que en su cruzada estaban dispuestos a acabar con los chiringuitos, no solo los referidos a violencia de género, también los creados en torno al chollo del cambio climático.

Ya de por sí el lema, “Comunismo o Libertad”, encierra una mentira grotesca; es obvio que solo quien esté dispuesto a tragarse una mentira para favorecer a los suyos es capaz de digerir semejante idiotez. Lo preocupante es que esta manera de articular un discurso, sobre mentiras repetidas tantas veces como sea necesario para convertirlas en veraces, esté aquí para quedarse. Luego están los cínicos, aquellos con fineza intelectual que sin creerse la trola la toleran con una sonrisa irónica porque todo vale si de machacar al adversario se trata. Debería darnos miedo esa capacidad de los mentirosos para arrastrarnos al fango.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Elvira Lindo

Es escritora y guionista. Trabajó en RNE toda la década de los 80. Ganó el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil por 'Los Trapos Sucios' y el Biblioteca Breve por 'Una palabra tuya'. Otras novelas suyas son: 'Lo que me queda por vivir' y 'A corazón abierto'. Colabora en EL PAÍS y la Cadena SER. Es presidenta del Patronato de la BNE.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS