Columna
i

Inocencia perdida

En el ámbito internacional el prestigio de EE UU, y por extensión de la democracia, han salido mal parados. Restaurar la credibilidad requerirá la incriminación de su presidente

Partidarios de Donald Trump durante el asalto al Capitolio de Estados Unidos, el pasado 6 de enero.
Partidarios de Donald Trump durante el asalto al Capitolio de Estados Unidos, el pasado 6 de enero.SAUL LOEB / AFP

Los atentados del 11-S al corazón financiero de Estados Unidos representaron un abrupto despertar del pueblo estadounidense a los ciclos inclementes de la historia. Cayó la imagen de cumbre inexpugnable frente a las amenazas exteriores, consolidada al finalizar la Guerra Fría. Llegó el fin de la inocencia. ...

Más información

Lo más visto en...

Top 50