Adolescencia
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Seis errores que debemos dejar de cometer con nuestro hijo adolescente

La adolescencia es el período de desarrollo en el que el menor debe enfrentarse a numerosos cambios físicos, psicológicos, cognitivos, emocionales y sociales que les provocarán mucha inestabilidad e incertidumbre

Un par de adolescentes miran el móvil, sentados en un bordillo.
Un par de adolescentes miran el móvil, sentados en un bordillo.Pexels

Si existe una etapa educativa difícil de acompañar es sin duda la adolescencia. Un período educativo convulso que a las familias a menudo nos cuesta mucho entender y manejar. Donde parece que la calma en casa sea casi imposible y las disputas y los tira y afloja con nuestros hijos se entrelazan sin parar.

Como padres y madres siempre actuamos con nuestros hijos con la mejor de las intenciones, pretendiendo darles todo aquello que necesitan y mostrándoles nuestra ayuda y comprensión. Pero cuando nuestros hijos e hijas llegan a la adolescencia, parece que esa sintonía desaparezca y nuestra relación empeore sin saber muy bien cómo entenderles y seguir acompañándoles.

La impotencia y la culpa nos invaden cuando las malas caras, las salidas de tono y los reproches son constantes. Conductas en ocasiones rebeldes, insolentes y desafiantes que nos hacen sentir que hemos pasado a un segundo plano, que nos han perdido el respeto y que nuestros consejos u opiniones han dejado de interesarles.

La adolescencia es el período de desarrollo en el que nuestros hijos deben hacer frente a numerosos cambios físicos, psicológicos, cognitivos, emocionales y sociales que les provocarán mucha inestabilidad e incertidumbre. A estos cambios, deberemos sumarles las dificultades que presentan para controlar su impulsividad, para modular las emociones por las que transitan con tan alto voltaje y expresar correctamente qué es lo que les sucede o preocupa.

Una etapa de transformación y reafirmación personal que les hace actuar de una forma desajustada, impredecible y desmedida y les hace vivir entre extremos. Unos años de sana desobediencia, de numerosos aprendizajes, de búsqueda de nuevos límites y retos. De vulnerabilidad y fuerza a igual medida y egocentrismo en estado puro.

Es muy complicado acompañar a alguien que muestra tantas dificultades para hacer frente a la frustración, reconocer sus errores y mostrarse reflexivo. Que reclama su espacio y libertad, en ocasiones con mucha insolencia e indiferencia. Pero es en esta etapa tan complicada cuando nuestros hijos e hijas necesitan que les mostremos nuestra mejor versión. Que sigamos siendo sus guías, el pilar donde apoyarse, el refugio donde acudir cuando sientan que todo cambia y se tambalea.

Nuestros adolescentes necesitan que les ayudemos a descifrar el torbellino de sentimientos que sienten, que les digamos a diario que estamos a su lado sin condición que les acompañemos y se sientan protegidos. Potenciando un lenguaje positivo y utilizando una mirada llena de reconocimiento y amor.

A un adolescente se le educa con grandes dosis de serenidad y empatía. Entendiendo lo difícil que es para ellos hacerse mayor y vivir en una sociedad tan cambiante como es la nuestra. Comprendiendo y aceptando que educar es una carrera de fondo, un trayecto lleno de altibajos donde no se puede tener prisa por conseguir lo que pretendemos, ya que los objetivos se logran a largo plazo.

A su lado, necesitan adultos, pacientes que entiendan lo que les sucede, que atiendan sus necesidades, que los escuchen sin cuestionarlos. Que acompañen con cariño sus alegrías y los momentos más ansiosos, tristes o llenos de incertidumbre. Que les sostengan cuando se sientan vulnerables o desbordados, que les dejen ser tal y como ellos desean mostrarse y les ayuden a construir un buen autoconcepto y una apropiada autoestima.

Que sea una etapa tan agitada no significa que también pueda llegar a ser maravillosa. Nuestros hijos han crecido mucho, pero siguen siendo nuestros pequeños a los que les gustaba jugar con nosotros, que les achuchásemos y les mimásemos. Nuestros adolescentes necesitan sentir que les entendemos, respetamos y nos les juzgamos ni les llenamos de etiquetas por todo aquello que sienten o hacen. Que conectamos con ellos emocionalmente y les acompañamos sin dramatismos y con grandes dosis de sentido común y de humor.

Necesitan que les expresemos nuestro amor de forma incondicional a diario, que consensuemos normas con calma, que flexibilicemos los límites y les expresemos nuestra confianza. Que no les ahoguemos con nuestras expectativas o juicios de valor. Nuestros hijos e hijas precisan toneladas de miradas serenas que acojan, palabras que entiendan, abrazos que protejan.

¿Cuáles son los errores que debemos dejar de cometer con nuestros hijos e hijas adolescentes?

  1. Pretender que piensen y actúen igual que nosotros. La adolescencia se caracteriza por la necesidad de libertad e independencia. Nuestros hijos necesitan desarrollar su espíritu crítico y empezar a decidir cómo quieren que sea su propio camino.
  2. Querer que siempre nos hagan caso. Si algo define a un adolescente es su rebeldía. Establezcamos normas y límites de manera consensuada para conseguir una buena convivencia, acompañándolos, encontrando un equilibrio entre lo que ellos desean y lo que es posible y adecuado.
  3. Negarles que expresen lo que sienten. Nuestros hijos adolescentes necesitan sentir que sus padres validan sus emociones. Ayudémosles a identificarlas, modularlas y a gestionarlas correctamente.
  4. Pensar que ya no nos necesitan. En esta etapa de desarrollo nuestros hijos necesitan más que nunca de nuestra presencia y disponibilidad, aunque no nos lo demuestren. Que nos convirtamos en un modelo estable, seguro y coherente para ellos.
  5. No respetar su necesidad de intimidad y soledad, sus ritmos para aprender, sus necesidades u opiniones cambiantes. Nuestros hijos necesitan espacio para crecer con libertad, sintiendo que no les reprochamos los errores, que respetamos sus espacios y sus pocas ganas de explicar.
  6. No cumplir nuestras promesas. Nuestros adolescentes necesitan sentir que pueden confiar en nosotros, por esa razón es imprescindible que cumplamos todo aquello que les decimos que vamos a hacer.

Aprendamos a mirar a los adolescentes con ganas de entenderlos, a acompañarlos con calma, con firmeza, sin reproches y entendiendo que cuanto más rebelde se muestren más necesitarán de nuestro cariño y coherencia. Cómo decía John Woonden: “La gente joven necesita modelos, no críticos”.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter quincenal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS