Laia Aguilar: “Hay que investigar la mastitis para evitar que las mujeres sigan normalizando el dolor en la lactancia”

Esta infección produce una inflamación de la glándula mamaria, la padece hasta un 33% de las mujeres que dan el pecho y es una de las principales causas de su abandono

En las mastitis agudas, se va a presentar una zona endurecida ­o enrojecida en el pecho, que es dolorosa al tacto
En las mastitis agudas, se va a presentar una zona endurecida ­o enrojecida en el pecho, que es dolorosa al tactoLuiza Braun

Establecer la lactancia materna y continuar con ella el tiempo que la madre desea no siempre es posible. La culpa, claro, no es de esas mujeres sino de un entorno nada favorable a la maternidad y los cuidados. Falta apoyo, faltan medidas y políticas que piensen en las madres y, muchas veces, falta confianza. Un estudio publicado en 2019 en la revista Matronas Profesión, encontraba entre las causas de abandono de la lactancia materna, la sensación de no producir la suficiente cantidad de leche y el dolor. En ambos casos, según las investigadoras, se podría prevenir el abandono con una promoción de la técnica adecuada y apoyando a las madres desde el inicio de la lactancia. También es fundamental la prevención y el diagnóstico temprano de los problemas relacionados con la lactancia, algo que según Laia Aguilar, matrona, IBCLC y jefa de investigación de LactApp, sigue siendo un reto a nivel sanitario porque falta formación y falta investigación. “Queremos incrementar el conocimiento existente sobre una de las principales razones de abandono de la lactancia y evitar que las mujeres sigamos normalizando el dolor en esta experiencia fisiológica que es la lactancia”, dice Aguilar sobre el estudio que han iniciado para buscar marcadores de la presencia de mastitis en la leche materna, lo que permitiría agilizar el diagnóstico de esta dolencia que padecen hasta un 33% de las mujeres que amamantan y que es una de las principales causas de abandono de la lactancia materna.

Laia Aguilar, matrona, IBCLC y jefa de investigación de LactApp.
Laia Aguilar, matrona, IBCLC y jefa de investigación de LactApp.

PREGUNTA. ¿Por qué se produce una mastitis? No sé si podemos hacer algo para prevenir su aparición.

RESPUESTA. La mastitis es una infección que se produce por una inflamación de la glándula mamaria. Las principales causas de mastitis pasan por una técnica de lactancia subóptima, en la que hay dolor, mal vaciado del pecho o grietas. También se aumenta el riesgo de tener mastitis cuando se han usado antibióticos durante el parto; cuando se dan situaciones de agotamiento de la madre; o cuando se saltan tomas. Por ejemplo, en el momento de la vuelta al trabajo pueden aparecer más fácilmente las mastitis.

P. ¿Qué síntomas pueden hacernos sospechar de que podríamos tener una mastitis?

R. Las mastitis pueden tener diferentes síntomas según si son agudas o subagudas. En las mastitis agudas se va a presentar una zona endurecida ­o enrojecida en el pecho, que es dolorosa al tacto. A la vez, hay malestar general, fiebre de más de 38,5 °C y dolor articular. En este caso es fundamental el drenaje de la zona, sea con el mismo bebé o sea con extracción manual o sacaleches, aplicación de frío y, si no hay contraindicaciones y está pautado por un médico, el uso de un antiinflamatorio oral. El descanso también es fundamental. Si en un período de 24 a 48 horas no han mejorado los síntomas o han empeorado, se recomienda que se acuda a un centro médico para valorar la necesidad de usar tratamiento antibiótico.

En las mastitis subagudas, las molestias suelen ser muy distintas. No hay malestar general ni fiebre. Se suele sentir dolor durante la toma y es muy característico que se sienta también justo después, en forma de pinchazos hacia las costillas. Muchas veces el pezón está dolorido entre tomas, con sensación de escozor. El roce de la ropa con el pezón puede ser muy desagradable. En algunas ocasiones también se pueden apreciar lo que se llama perlas de leche en el pezón. En estas situaciones es importante realizar un cultivo de leche para poder ver cuál es el tipo de bacterias que la está provocando, así como realizar un antibiograma para poder ofrecer el tratamiento más adecuado.

P. ¿Cuántos días suele durar el proceso?

R. La mayoría de las mastitis agudas suelen durar pocos días si no se complican. Aun así, si en un par de días no ha remitido, la necesidad del uso de antibióticos aumenta. Si el antibiótico es el adecuado, en menos de una semana suele estar resuelta. Las mastitis subagudas suelen durar más porque el principal problema aquí es el diagnóstico: muchas madres se encuentran con profesionales que no las conocen y, por lo tanto, se atrasa su tratamiento.

Luego está la cuestión de las recaídas. Haber tenido una mastitis y también el uso de antibióticos aumenta la posibilidad de que vuelva a aparecer, por eso es fundamental ver cuál ha sido el origen de la mastitis para poder reducir al máximo esta situación.

P. ¿Están, en general, los profesionales sanitarios preparados para atender una mastitis?

R. Aunque cada vez hay más formación en lactancia, aún nos falta mucha más. Aún nos encontramos con tratamientos que no están actualizados o que no son cómodos para que una madre con un bebé pequeño los pueda llevar a cabo. También es fundamental aquí la investigación, ya que en lactancia, igual que muchos de los procesos fisiológicos de la mujer, los estudios científicos son escasos.

P. ¿Se recomienda en algún caso el abandono de la lactancia en caso de mastitis?

R. En una situación de mastitis, el abandono de la lactancia puede conllevar más problemas para la salud de la madre. No está indicado el destete, ni por la infección ni por el tratamiento. Si la madre desea iniciar el destete, lo ideal sería plantearlo cuando la mastitis ya esté solucionada y poder realizar el proceso de forma segura para ella.

P. Entiendo que pueden ser muy dolorosas y que muchas mujeres pueden tener dolor al amamantar… ¿Qué les suele aliviar?

R. Como siempre, el primer eslabón es atender adecuadamente a la madre y darle la importancia que tiene el proceso que está viviendo. Tener una mastitis es algo doloroso a nivel físico y también a nivel emocional, ya que afecta a la forma de alimentación del bebé. Acompañar las emociones que despierta es fundamental.

En casa, las madres pueden aplicarse frío y hacer un buen drenaje del pecho. A veces, este proceso puede costar un poco porque a causa del proceso de mastitis la leche fluye con dificultad. Ponerse el bebé de forma que la barbilla apunte hacia la zona endurecida puede ser de gran ayuda. Si aun así no se puede vaciar, un truco es ducharse con agua agradable, buscar las sensaciones placenteras que van a rebajar las hormonas del estrés y van a ayudar a que la oxitocina, hormona indispensable para la salida de la leche, fluya mejor. En la misma ducha o justo después, puede probar de volver a dar el pecho.

Más información
Alba Padró podría decir que es asesora de lactancia, IBCLC y coautora junto a María Berruezo de la app de lactancia materna LactApp.
Alba Padró: “Hay una idea generalizada de que el destete es algo fácil”
Lactancia materna: la asignatura pendiente de los profesionales sanitarios

Algunos bebés rechazan el pecho con mastitis. Es algo que puede pasar y las madres tienen que estar avisadas. Si sucede esto, algo a hacer es intentar sacarse la leche manualmente o con un sacaleches. Muchas veces, cuando la leche ha empezado a fluir, el bebé vuelve a querer mamar del pecho afectado. Aplicar frío en la zona también ayuda. Es importante no aplicar calor para que no empeore el cuadro. Finalmente, la toma de antiinflamatorios puede ser una buena idea si es pautado por un médico.

P. Hablas de lo físico, pero también has mencionado la importancia de acompañar en lo emocional. ¿Cuál es la principal preocupación de las madres que sufren una mastitis?

R. Las mujeres hemos normalizado el dolor en todos nuestros procesos fisiológicos: la menstruación, el parto y, por supuesto, la lactancia. La lactancia tiene la dificultad añadida que afecta tanto a la madre como al bebé. Por ello, la principal preocupación de las madres en relación con la lactancia tiene que ver con la calidad o cantidad de la leche, su posible continuación de la lactancia en caso de que precisen antibióticos y otras dudas relacionadas con el bienestar de su bebé. Además, el posible empeoramiento de los síntomas sumado al cansancio y a la falta de asesoramiento experto adecuado, pueden generar mucha angustia en la madre.

Es muy importante que reciban información y apoyo desde el inicio de los síntomas, para que puedan aplicar medidas preventivas lo antes posible.

P. Desde LactApp habéis emprendido un estudio pionero en la investigación de la mastitis. ¿Cuántas mujeres van a participar en él?

R. El estudio de mastitis de LactApp se realizará por fases. En estas primeras semanas, estamos buscando 20 participantes con mastitis aguda (los síntomas más comunes son una mancha roja en el pecho, un bulto, malestar general y fiebre). Más adelante seguiremos con el siguiente grupo y analizaremos la leche de participantes con mastitis subaguda.

P. ¿Por qué no se hacen este tipo de estudios con mujeres y hasta ahora solo se había hecho con la leche de las vacas?

R. ¡Es una buena pregunta! La investigación de la mastitis en vacas tiene una clara motivación económica que ha propiciado muchísima inversión en averiguar las causas y consecuencias de esta dolencia. Ahora, esta situación está cambiando y cada vez hay más conciencia de la necesidad de estudiar la mastitis, sus causas y cómo prevenirla, porque este conocimiento impacta positivamente en la vida de muchas mujeres y bebés.

P. ¿Qué esperáis conseguir con este estudio y cuándo tendréis los primeros resultados?

R. Nuestro interés es arrojar luz sobre un tema tan relevante y que afecta a tantas mujeres lactantes. Aunque parezca evidente, nos estamos dando cuenta ahora como sociedad de la importancia del bienestar de las madres en la lactancia. Queremos contribuir a poner este foco en la mujer, en su experiencia, en su confort. Queremos incrementar el conocimiento existente sobre una de las principales razones de abandono de la lactancia y evitar que las mujeres sigamos normalizando el dolor en esta experiencia fisiológica que es la lactancia.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS