_
_
_
_

Los congresistas demócratas tratan de superar sus diferencias sobre Biden atacando a Trump

“Ahora mismo, el presidente Biden es el candidato y apoyamos al candidato demócrata”, dice el líder del grupo parlamentario

Joe Biden
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en una imagen del domingo.SAMUEL CORUM / POOL (EFE)
Miguel Jiménez

El Partido Demócrata se ha enredado en una dinámica perversa. No está claro si el mejor candidato para batir a Donald Trump sigue siendo el presidente, Joe Biden, o si sería mejor que cediese el testigo a su vicepresidenta, Kamala Harris, o a cualquier otro candidato demócrata. Lo que sí parece claro es que seguir cuestionando permanentemente a Biden mientras este siga siendo cabeza de cartel debilita las posibilidades electorales de los suyos, tanto en las presidenciales como en las legislativas. En esa tesitura, los congresistas demócratas se han reunido este martes para hablar de la crisis interna desatada y han salido con un mensaje de unidad: hay que batir a Donald Trump.

Los portavoces demócratas han evitado citar a Biden una sola vez en su intervención inicial en la comparecencia de prensa posterior a la reunión del grupo parlamentario. Los congresistas se han reunido a hablar de Biden, pero cuando han salido a dar cuenta de la reunión solo hablaban de Trump. Tras criticar una y otra vez al republicano y subrayar la amenaza que suponen sus políticas, el presidente del grupo parlamentario demócrata, Pete Aguilar, finalmente ha mostrado su apoyo a Biden, aunque con un “ahora mismo” introductorio que no termina de cerrar las heridas: “Ahora mismo, el presidente Biden es el candidato y apoyamos al candidato demócrata para que venza a Donald Trump”.

Los congresistas demócratas han estado reunidos en torno a dos horas en el Capitolio. A la salida, la gran mayoría de los que se han pronunciado lo han hecho para mostrar su apoyo al presidente. A puerta cerrada, sin embargo, han sonado las voces que siguen expresando dudas acerca de que Biden sea el mejor candidato posible.

“El propio presidente ha dicho que va a estar ahí fuera. Se trata de hacer campaña y moverse”, ha dicho en cuanto a esas dudas. “Vamos a ver. Veamos las ruedas de prensa. Veamos las paradas de campaña. Veamos todo esto, porque va a ser necesario”, ha añadido. También le han preguntado si el presidente debería dirigirse directamente a los congresistas para abordar sus preocupaciones: “Eso depende del presidente y de su equipo. No puedo hablar de eso”, ha contestado.

“Hoy hemos celebrado una reunión que ha brindado a los diputados la oportunidad de expresarse de forma sincera y exhaustiva, y esos debates continuarán durante el resto de la semana”, ha declarado Hakeem Jeffries, el líder parlamentario de los demócratas en la Cámara de Representantes. “Estoy con Joe”, ha repetido una y otra vez Chuck Schumer, el líder demócrata del Senado.

Desde el desastroso debate de Biden en la CNN en Atlanta contra Donald Trump de finales de junio, la presión política, mediática y financiera para que se aparte ha arreciado. El presidente, sin embargo, ha desafiado a los críticos a enfrentarse a él. “La cuestión de cómo avanzar ha estado bien ventilada durante más de una semana. Y ya es hora de que termine”, dijo Biden este lunes en una carta a los congresistas. “Tenemos un trabajo. Y es derrotar a Donald Trump”, añadió, tras asegurar que está “firmemente comprometido” con su plan de presentarse a la reelección.

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Pasar la página

Si Biden no se aparta voluntariamente, es muy difícil moverle la silla. La división dentro del partido continúa. A Steve Cohen, uno de los que ha acudido a la reunión parlamentaria, le han preguntado al salir si había habido acuerdo y los congresistas estaban “en la misma página”. “No estamos ni siquiera en el mismo libro”, ha contestado expresivamente.

El presidente, mientras, lo que quiere es “pasar la página”, como se encarga de repetir incesantemente la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre. Por ahora, no lo consigue. Las ruedas de prensa diarias de la portavoz se convierten en un bombardeo de preguntas sobre la agudeza mental y el estado de salud de Biden.

La última polémica ha sido a cuenta de las veces que figura en el registro de visitantes de la Casa Blanca el doctor Kevin Cannard —un neurólogo que ha efectuado investigaciones sobre el mal de Parkinson—. Cannard visitó la Casa Blanca en ocho ocasiones entre julio de 2023 y marzo pasado. El mismo médico también acudía durante las presidencias de Barack Obama y de Donald Trump, pero la Casa Blanca ha tenido que aclarar que no está tratando a Biden y que la unidad médica de la Casa Blanca atiende a muchas otras personas además del presidente.

Cannard ha acudido como especialista integrante de la Unidad Médica de la Casa Blanca, atendiendo a pacientes por una amplia variedad de problemas neurológicos durante 12 años, según una carta difundida por el médico de Biden, Kevin O’Connor. Cannard solo atendió al presidente en sus revisiones anuales periódicas, sin encontrar síntoma alguno de Parkinson ni de deterioro cognitivo.

En esa dinámica perversa, la Casa Blanca está instalada en desmentidos, negaciones y aclaraciones que no cesan. No, Biden no tiene Alzhéimer. No, Biden no está sopesando retirar su candidatura. No, Biden no ha sido diagnosticado ni está siendo tratado de Parkinson. No, los miembros del Gabinete de Biden no están estudiando aplicar el artículo de la Constitución que permite incapacitar al presidente. Cada una de esas negaciones, sin embargo, le siguen haciendo daño incluso en forma de desmentidos.

Biden, mientras, confía en tener un buen papel durante la cumbre de la OTAN de esta semana, que tiene este mismo martes su primer acto destacado. Después de que la entrevista de la semana pasada en ABC News no sirviese para despejar las dudas, el próximo hito está fijado para la rueda de prensa de este jueves, tras el fin de la cumbre. Se espera que sea la más amplia que concede desde noviembre de 2022.

Siga toda la información de las elecciones en Estados Unidos en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Miguel Jiménez
Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_