_
_
_
_

Biden desoye las peticiones demócratas para que abandone y redobla su actividad de campaña

El presidente visita el decisivo Estado bisagra de Pensilvania mientras el líder de la minoría en la Cámara convoca una reunión virtual para debatir su idoneidad y nuevas voces se suman al coro de quienes le instan a retirarse

María Antonia Sánchez-Vallejo

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Joe Biden, este domingo en un acto de campaña en Harrisburg (Pensilvania).
Joe Biden, este domingo en un acto de campaña en Harrisburg (Pensilvania).Nathan Howard (REUTERS)

Ajeno a las peticiones de media docena de congresistas demócratas de que renuncie, el presidente Joe Biden ha intensificado este domingo su campaña con dos actos en un Estado clave, Pensilvania: un servicio religioso en una iglesia afroamericana y un encuentro con sindicalistas. En ruta hacia el segundo acto, ha hecho una breve parada en una oficina demócrata en Filadelfia, donde entró a los sones de una canción de Bon Jovi y saludó a medio centenar de colaboradores. Como si la crisis de confianza abierta en el partido a menos de cuatro meses de las elecciones por su decepcionante papel en el debate contra Donald Trump no fuera con él, el presidente, de 81 años, ha redoblado su actividad, aunque ello no logre despejar las dudas ni los conciliábulos de sus compañeros de filas para debatir sobre su idoneidad: al menos cuatro representantes han manifestado este domingo que debe retirarse.

En la Iglesia de Dios en Cristo de Mount Airy, en Filadelfia, Biden se dirigió a los 300 fieles con un discurso escrito durante cuya lectura se agarró varias veces al atril. Al terminar se mezcló con los asistentes, se hizo fotos con ellos y alzó en brazos a algún niño. “Me alegro de estar en casa”, dijo el demócrata, en referencia al Estado que siempre ha considerado suyo. “La historia negra es la historia americana”, recalcó, en busca del voto afroamericano, una comunidad proclive a los demócratas. “Llevo mucho tiempo haciendo esto y, sinceramente, nunca he sido más optimista sobre el futuro de Estados Unidos, si nos mantenemos unidos. Tenemos que devolver la dignidad y la esperanza a América”.

El obispo que dirigió el servicio hizo un guiño a las tribulaciones del presidente, asegurando que Dios cambió su agenda para que pudiera asistir a la iglesia “porque sabía que el presidente Biden necesita algo de amor”. La congregación se puso en pie, aplaudió y vitoreó. También hubo referencias a las dudas que suscita su edad: “El obispo Morris [uno de los presentes] tiene 91 años, y usted es sólo octogenario…”, bromeó el pastor durante su sermón. El oficio fue transmitido en directo por Internet.

Por la tarde, tras la breve parada en la oficina de campaña en un suburbio de Filadelfia, el mandatario se encontró con un grupo de sindicalistas y demócratas locales en Harrisburg, la capital de Pensilvania, puede que el más crucial de los siete Estados bisagra o basculantes y donde los sondeos corroboran su desventaja con respecto a Trump. Entre las pocas noticias alentadoras que llegan a la campaña demócrata está un sondeo de Bloomberg publicado el sábado, que da una ligera ventaja al demócrata en Míchigan y Wisconsin. Los dos candidatos están empatados en Arizona, Georgia, Nevada y Carolina del Norte, el resto de los Estados bisagra.

En Harrisburg, Biden se presentó como “el esposo de Jill, una chica de Filadelfia”. Con sus gafas de aviador —el acto se desarrolló al aire libre— y sin notas ni teleprompter que leer, el demócrata insistió en su conocido apoyo a los sindicatos. “No voy a disculparme por ello: soy el presidente más prosindical de la historia de EE UU. Los sindicatos construyen la clase media. Los beneficios empresariales se han duplicado y tenemos que hacer algo al respecto”, dijo, entre gritos de “sí se puede” en castellano y “cuatro años más”.

La crisis de confianza en torno al candidato a la reelección se ahonda, como también la división en el seno de su partido, cuanto más se empeña en asegurar que seguirá en la brecha, pese a su inquietante actuación en el debate con el republicano Donald Trump, llena de titubeos y errores. Este mismo domingo, un miembro del Comité Nacional Demócrata (CND) ha instado a Biden a echarse a un lado, sumándose a los cinco congresistas —la última, este sábado—, de una bancada de 213, partidarios de que abandone. El CND le ha apoyado firmemente desde el debate, por lo que cualquier opinión discordante es una señal de alarma.

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Inasequible al desaliento de los suyos, Biden ha tachado de tonterías los llamamientos a renunciar y el viernes declaró, por partida doble, que no tiene la menor intención de hacerlo. El sábado, en una llamada telefónica con los responsables de su campaña nacional, prometió dedicar más tiempo a hablar directamente con los votantes. Por eso se ha lanzado de nuevo a la carretera, tras declarar hace días que sus médicos le recomiendan dormir y descansar más. Representantes del partido, como el senador Chris Murphy, en declaraciones a la CNN, le animan a hacer más “y con el reloj en contra”. Otros como Adam Schiff sostienen que Biden debe actuar con rapidez para disipar la inquietud suscitada por su fracaso en el debate, apuntando la posibilidad de que pueda ser sustituido por la vicepresidenta Kamala Harris. “Creo que [Harris] muy bien podría ganar abrumadoramente, pero antes de tomar una decisión sobre quién más podría ser, lo que el presidente debe hacer es tomar una decisión sobre sí mismo”, declaró Schiff.

Sensación de urgencia

La sensación de urgencia que sobrevuela las filas demócratas, que han pasado del pánico de las horas posteriores al debate al puro vértigo ante la impredecibilidad de la campaña, se sustancia también en la reunión virtual que el líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Hakeem Jeffries, ha convocado este domingo con los principales demócratas de la Cámara para discutir sobre la candidatura de Biden; cuatro de ellos han manifestado en privado que lo más pertinente sería una retirada. Pero el protagonista ya avisó el viernes, en una entrevista en ABC, que sólo el “Señor Todopoderoso” podría persuadirle de abandonar, descartando la posibilidad de que los líderes del partido le convenzan de lo contrario. Desde el 27 de junio, fecha del debate, Biden está inmerso en la burbuja protectora de su esposa, Jill, y su hijo Hunter Biden; instalado en un negacionismo que sólo salvan su carácter voluntarioso y su desafío a las críticas y los malos pronósticos.

Todos esperan novedades este lunes, cuando el Congreso reanude su actividad tras el paréntesis festivo del 4 de Julio. Una fuente próxima a los principales donantes demócratas, citada anónimamente este domingo por The Washington Post, estima que “por cada 10 personas que piensan que debería irse, sólo una cree que debería seguir”. Las dudas alcanzan incluso a quienes en público han cerrado filas en torno a Biden, pero en privado admiten estar en un callejón sin salida.

Siga toda la información de las elecciones en Estados Unidos en nuestra newsletter semanal.

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_