_
_
_
_
_

Trump se compara con Navalni y dice que la ofensiva judicial contra él es “una forma de comunismo o fascismo”

El candidato republicano aprovecha la muerte del opositor ruso para reiterar que es objeto de una persecución política y acusa el golpe de la sanción de 355 millones de dólares impuesta el viernes por fraude en Nueva York

Donald Trump 2024
Donald Trump durante un encuentro televisado con votantes en Greenville, Carolina del Sur, el 20 de febrero.SAM WOLFE (REUTERS)
María Antonia Sánchez-Vallejo

La muerte de Alexéi Navalni ha sido aprovechada por Donald Trump como excusa para hacerse el mártir, comparando la muerte en prisión del opositor ruso con su calvario judicial y la persecución política de la que dice ser objeto por parte de sus rivales demócratas. Como hiciera la víspera en una publicación en su red social, Truth Social, en la que aludió a la muerte del disidente sin hacer una sola alusión al Kremlin, el candidato republicano mejor situado en las primarias de su partido ha aprovechado un encuentro con votantes en el Ayuntamiento de Greenville (Carolina del Sur) para repetir este martes su argumentario de que las cuatro imputaciones penales que arrostra, además de varios juicios civiles, son producto del intento de hacer descarrilar su candidatura por parte de la Administración del presidente Joe Biden.

La sesión de preguntas y respuestas, un formato muy habitual en campaña, ha sido moderada, grabada y emitida luego en horario de máxima audiencia por Fox News, la cadena conservadora que sirve de altavoz a los republicanos. Durante el encuentro, Trump, que el pasado viernes fue condenado por un juez de Nueva York a pagar 355 millones de dólares por fraude empresarial, ha lamentado la muerte de Navalni, atribuida por el presidente Biden y otros líderes occidentales al régimen del presidente ruso Vladímir Putin. Incluso algún republicano de la vieja guardia, la mayoritaria en el partido antes de ser colonizado por Trump, achacó al Kremlin la desaparición del opositor.

“Lo de Navalni es una situación muy triste y él es muy valiente, era un tipo muy valiente”, respondió Trump a una pregunta de la periodista de Fox. “Volvió [a Rusia en 2021 tras recuperarse en Berlín de un intento de envenenamiento con el agente nervioso novichok], podría haberse quedado fuera, y la verdad, probablemente habría sido mucho mejor quedarse fuera y hablar desde fuera del país en lugar de tener que volver a entrar, porque la gente pensó que eso [su muerte] podría suceder, y sucedió”.

“Y es algo horrible, pero también está sucediendo en nuestro país”, declaró Trump, sugiriendo que sus imputaciones ―dos de ellas por intentar revertir su derrota en las urnas en 2020― son una prueba de que Estados Unidos se está “convirtiendo en un país comunista en muchos sentidos”. “Me han acusado cuatro veces (…), todo por el simple motivo de que estoy en política (…). Me han acusado de cosas que son tan ridículas…”, se quejó. Las otras dos imputaciones son por el pago de un soborno a una actriz de cine porno para evitar que su relación, de trascender, afectara a su campaña en 2016, y por la retención de documentos clasificados que se llevó indebidamente de la Casa Blanca al dejar la presidencia.

Pero lo que más parece doler a Trump, ahora mismo, es la considerable sanción que el juez Arthur Engoron le impuso el viernes como responsable de fraude empresarial por inflar el valor de sus propiedades para lograr créditos ventajosos: 355 millones de dólares [unos 328,5 millones de euros], que una vez sumados los intereses se convierten en 450 y que le dejan prácticamente sin liquidez (tendrá que afrontar en un plazo de 30 días el pago de la fianza, un requisito para apelar el fallo). “Es una forma de Navalni”, dijo Trump con su habitual desdén por la lengua de Faulkner. “Es una forma de comunismo, de fascismo”.

Después de escandalizar a la OTAN y los principales socios europeos de EE UU al prometer que dejaría a Putin hacer lo que quiera con aquellos aliados que no paguen su contribución a la Alianza, Trump no ha hecho este martes ninguna alusión a Putin, pero esto tampoco es una novedad: durante su presidencia fue más elogioso que crítico con el hombre fuerte del Kremlin. El contexto, sin embargo, es distinto: Ucrania acaba de sufrir un revés considerable, la pérdida de la ciudad de Avdiivka, que ha pasado a control ruso, mientras la prometida ayuda a Kiev pende de un hilo en la Cámara de Representantes por la oposición de los republicanos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sí se refirió a Putin la semana pasada, cuando dijo asumir como un cumplido una declaración de aquel afirmando que prefiere a Biden en la Casa Blanca por ser más previsible que Trump. Ambos, Biden y Trump, se disputarán previsiblemente la presidencia ―es decir, la reelección― en noviembre. Aunque el republicano fuera condenado en alguno de los juicios pendientes ―el primero arranca el próximo 25 de marzo en Nueva York―, eso no le impediría presentarse a las elecciones.

Preguntado sobre si su victimismo le convertía en un preso político potencial como Navalni —otra pregunta servida en bandeja por la moderadora de la Fox―, el candidato republicano eludió responder. “Si estuviera perdiendo en las encuestas, ni siquiera estarían hablando de mí y no habría tenido gastos legales”, respondió. Su campaña destinó el año pasado 50 millones de dólares a tal fin. “Si estuviera fuera, creo ―aunque me odian tanto―, creo que si saliera [de la contienda] seguirían [atacándole]…, ‘persigamos a este tipo, no podemos soportar a este tipo”.

El debate se produce cuatro días antes de que Trump compita contra Nikki Haley en las primarias presidenciales republicanas de Carolina del Sur. La periodista de la Fox abrió la sesión ofreciendo a Trump una oportunidad de explicar o aclarar la única referencia que había hecho hasta ahora a la muerte de Navalni, el citado post en Truth Social publicado este lunes. Sin mencionar a Putin ni a la familia del disidente ruso, Trump escribió: “La repentina muerte de Alexéi Navalni me ha hecho cada vez más consciente de lo que está ocurriendo en nuestro país”, antes de arremeter contra “los políticos, fiscales y jueces de izquierda radical que nos llevan por el camino de la destrucción” y repetir sus falsas afirmaciones de que las elecciones estadounidenses están plagadas de fraude.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_