Guerra en Ucrania | Así le hemos contado el día 274 de la invasión

Zelenski pide a la ONU que condene los ataques rusos como crímenes contra la humanidad | La UE ultima el noveno paquete de sanciones contra Rusia | Putin advierte de que un tope al petróleo ruso tendrá “graves consecuencias”

Una calle de Kiev, a oscuras tras los bombardeos rusos del miércoles.Foto: Andrew Kravchenko / AP

EL PAÍS ofrece de forma gratuita la última hora del conflicto en Ucrania como servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete.

El día 274º de la guerra ha estado marcado por las reacciones a los bombardeos que lanzó Rusia sobre Ucrania el miércoles pasado. El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió de urgencia tras los ataques pero no fue capaz, una vez más, de ofrecer la “firme respuesta” que Kiev esperaba a los últimos ataques, que mataron a 10 personas el miércoles y dejaron a millones sin luz ni agua. El derecho de veto de Rusia impidió aprobar cualquier declaración pese al consenso de la mayoría de los países.

En una intervención por videoconferencia, Volodímir Zelenski solicitó que el máximo órgano ejecutivo de la ONU negara a Rusia el voto en cualquier decisión relacionada con la guerra. “No podemos ser rehenes de un terrorista internacional”, dijo. Zelenski denunció que los ataques masivos a los civiles son “la fórmula de paz de Rusia”. Moscú, dijo, “está utilizando la energía como arma de guerra, ahora que la temperatura está bajando por debajo de cero grados. Esto es un crimen flagrante de lesa humanidad”.

Los cortes de luz, agua y telefonía en Kiev y otras ciudades se han mantenido a lo largo de este jueves. Los bombardeos del día anterior dejaron sin luz las plantas de bombeo de agua, no solo en la capital, sino también en otras grandes ciudades como Odesa. Según la administración regional, un 25% de la ciudad seguía sin luz a última hora de la mañana. Grandes aglomeraciones urbanas, como Kiev, Járkov y la misma Odesa, han incrementado las horas sin suministro eléctrico cuando las temperaturas ya bajan de los 0°C y la calefacción no funciona en la mayoría del país. El servicio de calefacción está centralizado por cada Ayuntamiento, y se ve afectado por la falta de electricidad y por las bajas reservas de gas.

A pesar de las dificultades, Ucrania ha sido capaz de reconectar a la red las tres centrales nucleares ucranias que siguen controladas por el Gobierno de Kiev, después de que fuesen desconectadas por la oleada de ataques masivos del miércoles.

La intensificación de la ofensiva rusa sobre la infraestructura energética ucrania ha acelerado la respuesta internacional. La Unión Europea está preparando “a toda velocidad” un nuevo paquete de sanciones a Rusia, el noveno, según ha anunciado este jueves la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. La jefa del Ejecutivo comunitario ha detallado que las nuevas sanciones “golpearán a Rusia donde más le duele”. También se ha referido al tope al precio del petróleo ruso, una medida que se ha debatido a lo largo del día en el seno del G-7 para recortar los ingresos del Kremlin y reducir su capacidad de financiar la guerra. “Confío en que aprobemos muy pronto un tope. No descansaremos hasta que Ucrania haya vencido a Putin y su guerra ilegal y bárbara”, ha dicho.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre este asunto, el presidente ruso, Vladímir Putin, ha advertido de que el tope al precio del crudo ruso podría traer “graves consecuencias” para la economía global. En una conversación telefónica con el primer ministro de Irak, Mohammed al Sudani, el mandatario ruso ha afirmado que esta iniciativa “contradice los principios de las relaciones de mercado y existe una alta probabilidad de que conlleve graves consecuencias para el mercado energético global”, según ha difundido el Kremlin en un comunicado.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS