Meloni inaugura su mandato con un encuentro informal en Roma con Macron

La nueva primera ministra recibe de su antecesor, Mario Draghi, la campana que simboliza la jefatura del Gobierno de Italia

Macron y Meloni este domingo en Roma en una imagen facilitada por el palacio Chigi.Foto: EFE | Vídeo: EPV

La nueva primera ministra italiana, la ultraderechista Giorgia Meloni, ha tomado este domingo oficialmente las riendas del país. La jefa de Hermanos de Italia formalizó en una ceremonia en la sede del Gobierno el traspaso de poderes con su predecesor, Mario Draghi, al recibir de sus manos la pequeña campana con la que los primeros ministros señalan el inicio de las reuniones de su Ejecutivo.

En su primer día al frente del Gobierno italiano, Meloni ha dirigido ya su primer Consejo de Ministros. Además, ha inaugurado su cargo con un encuentro informal a última hora de la tarde del domingo con el presidente francés, Emmanuel Macron. Macron —que se encuentra en Roma para participar en el encuentro interreligioso El grito de la paz, organizado por el movimiento católico Comunidad de San Egidio— se reunirá este lunes también con el papa Francisco.

Al término del encuentro, que tuvo lugar en un hotel de la capital italiana y duró en torno a una hora, el presidente francés resaltó la importancia del acercamiento entre ambos mandatarios en declaraciones a la agencia de noticias Agi. “Las relaciones entre Italia y Francia son más importantes que las personas. Hemos preferido que esta reunión sea informal, pero es importante”, señaló Macron, que aludió a la Unión Europea y al trato entre ambos países.

Macron publicó también un tuit con una fotografía de ambos conversando en la terraza del hotel en el que reafirma su voluntad de colaboración con el nuevo Gobierno de Roma. “Como europeos, de países vecinos, como pueblos amigos, con Italia debemos continuar todo el trabajo iniciado. Hacerlo juntos, con diálogo y ambición, se lo debemos a nuestra juventud y a nuestros pueblos. Nuestro primer encuentro en Roma va en esta dirección”, ha escrito el francés.

El Gobierno italiano señaló en un comunicado que la conversación entre Meloni y Macron fue “cordial y fructífera” y explicó que ambos mandatarios abordaron los principales temas que afectan a Europa en la actualidad, como el encarecimiento de los precios de la energía, el apoyo a Ucrania, la “difícil situación económica” o la gestión de los flujos migratorios. Ambos presidentes “coincidieron en la voluntad de seguir trabajando juntos en los grandes retos comunes a nivel europeo y respetando los intereses nacionales mutuos”, según se lee en la nota.

Se trata del primer cara a cara de Meloni con un jefe de Estado extranjero. En principio, el saludo informal, al margen de la agenda inicial del mandatario francés, se esperaba para el lunes, pero se adelantó al domingo. Aunque este encuentro no tiene rango oficial, el equipo de la líder de Hermanos de Italia ya está trabajando en una primera reunión formal con el presidente francés. Sobre la mesa hay numerosos temas pendientes entre Roma y París, como la reforma del Pacto de Estabilidad que la Comisión Europea presentará a inicios de noviembre.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La primera ministra italiana quería también tranquilizar a Macron sobre la posición atlantista de Italia, como ya ha hecho en conversaciones telefónicas con el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, y de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

La política romana, de 45 años, la más joven del Gobierno, es la primera mujer en recibir la campana de mando. Siguiendo la tradición, la hizo sonar con una sonrisa. Aunque el nuevo equipo asumió formalmente sus responsabilidades con el juramento del sábado, se considera que con el toque de la campana, un momento de gran simbolismo para Italia, comienza oficialmente la era Meloni. Arranca así el Gobierno formado por los tres partidos de la coalición de derechas vencedora de las elecciones del 25 de septiembre: Hermanos de Italia, la Liga de Matteo Salvini y Forza Italia de Silvio Berlusconi.

Meloni estrechó la mano con Draghi, que la recibió en el palacio Chigi, sede de la presidencia del Gobierno, con una cálida sonrisa y un “bienvenida”. Ambos intercambiaron muestras de cordialidad. Antes de la ceremonia, la primera ministra entrante y el primer ministro saliente mantuvieron una reunión a puerta cerrada.

Una transición rápida y ordenada

Aunque no ha trascendido el contenido de las conversaciones, el encuentro entre ambos duró casi hora y media y fue más largo de lo habitual en los cambios de Gobierno. Draghi ha gobernado Italia durante algo más de año y medio, con el apoyo de una coalición de unidad nacional en la que participaban todos los partidos, salvo, precisamente, los Hermanos de Italia de Meloni, que durante este tiempo ha cabalgado en solitario el descontento de la oposición.

Draghi ha apostado por una transición ordenada y rápida debido a la crisis energética que atraviesa el país y a la necesidad de que el nuevo Ejecutivo esté plenamente operativo lo antes posible. “No doy consejos al nuevo Gobierno, lo único que puedo hacer es dejar hechos”, lanzó el anterior primer ministro hace unos días.

En su primer día como primera ministra, Meloni presidió la reunión el Consejo de Ministros, donde pidió “unidad” a todo su gabinete. “Nos ha exhortado a no olvidar que, además de un honor, tenemos una gran responsabilidad, y nos ha pedido lealtad y espíritu de equipo”, desveló el ministro de Administración Pública, Paolo Zangrillo.

Una de las primeras tareas del Consejo de Ministros fue aprobar el nombramiento del subsecretario de la presidencia, uno de los cargos más influyentes del Ejecutivo, que será el conservador Alfredo Mantovano.

Aún hay que cambiar los nombres de los ministerios, ya que Meloni ha incorporado algunos inéditos, como “Educación y Mérito”, “Familia, Natalidad e Igualdad de Oportunidades”, “Empresas y Made in Italy” o “Agricultura y Soberanía Alimentaria”.

El próximo paso para el nuevo Gobierno será la investidura en el Senado y en la Cámara de los Diputados, las dos sedes del Parlamento. Aunque se tratará de un mero formalismo, ya que la coalición de derechas tiene la mayoría absoluta en ambas cámaras.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS