La ultra Meloni liderará un Gobierno de perfil bajo con escasa presencia femenina

Salvini y Tajani serán vicepresidentes del Ejecutivo italiano y el moderado Giorgetti dirigirá la cartera de Economía

La líder de Hermanos de Italia, Giorgia Meloni, junto al de Forza Italia, Silvio Berlusconi (a la izquierda) y al de la Liga, Matteo Salvini (a la derecha), este viernes tras entrevistarse con el presidente, Sergio Mattarella, en Roma.
La líder de Hermanos de Italia, Giorgia Meloni, junto al de Forza Italia, Silvio Berlusconi (a la izquierda) y al de la Liga, Matteo Salvini (a la derecha), este viernes tras entrevistarse con el presidente, Sergio Mattarella, en Roma.YARA NARDI (REUTERS)

Giorgia Meloni, líder del partido ultraderechista Hermanos de Italia, se convertirá el sábado en la primera mujer al frente del Consejo de Ministros en la historia de Italia. Tras recibir este viernes la llamada del presidente de la República, Sergio Mattarella, Meloni aceptó durante la tarde el encargo de formar Gobierno. La política, de 45 años, que llevó a su partido a ganar las elecciones de septiembre con el 26% de los votos gobernará el país con sus socios Forza Italia y la Liga con un equipo de bajo perfil político y con escasa presencia femenina. Solo uno de cada cuatro ministerios tendrá una mujer al frente: seis de las 24 carteras.

La líder de Hermanos de Italia (HdI) se convertirá así en la jefa de Gobierno número 31; y su Ejecutivo será el 61º en los últimos 74 años. No ha habido sorpresas. Y el presidente de la República ha aceptado la lista que se había filtrado en los últimos días, una síntesis de las tres fuerzas que representan la coalición de derechas. Aparte de la propia Meloni y los vicepresidentes Matteo Salvini y Antonio Tajani, en el listado de los hombres y mujeres que dirigirán Italia hay pocas figuras con un currículo de gran peso político.

Meloni ha tenido que hacer equilibrismos en las últimas semanas para contentar a sus aliados, especialmente con la Forza Italia de un Silvio Berlusconi echado al monte. Y la mejor manera de mantener la paz ha sido nombrar al máximo representante de cada partido como vicepresidentes del Ejecutivo. De este modo, Tajani, de Forza Italia, y Salvini, de la Liga, serán los escuderos de la primera ministra. El primero dirigirá además la cartera de Exteriores; y el segundo se hará cargo de Infraestructuras. Es una manera de mantenerlos ocupados en sus tareas de gestión y reducir su peso político.

Mattarella, se congratuló por la rapidez en la que ha sido posible concluir el proceso, que culminará el sábado a las 10 de la mañana con el juramento de todo el Consejo de Ministros. “Esta vez el tiempo ha sido breve. Ha sido posible por la claridad del resultado electoral y por la necesidad del país. El Gobierno saliente, en los tres meses exactos desde la disolución anticipada de las cámaras, ha guiado el país y se lo agradezco”, señaló tras el encuentro de más de una hora con Meloni.

El nuevo Ejecutivo es hijo de los tiempos, de una política en crisis. El nombramiento de Giancarlo Girogetti, gran estratega de la Liga, como ministro de Economía será una de las claves. Especialmente por la dinámica que podrá establecerse con el jefe de su partido, Salvini, en un momento delicadísimo para las finanzas italianas.

Las figuras más relevantes del nuevo equipo son las siguientes:

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Economía. Giancarlo Giorgetti. (Liga). El nuevo ministro de Economía representa el ala moderada de la Liga, su vertiente más cercana a los empresarios del norte y alejada de las estridencias populistas de los últimos tiempos. Ya fue ministro de Desarrollo Económico en el Gobierno de Mario Draghi, así como uno de los principales valedores de la gestión del expresidente del Banco Central Europeo (BCE). Licenciado en Economía por la Universidad Bocconi de Milán, defenderá las recetas del establishment empresarial italiano. Su nombramiento es, además, un movimiento estratégico de Meloni, que desactiva así la posible oposición interna de su socio Salvini en cuestiones económicas, como la reforma de las pensiones o la aplicación de una tarifa plana de IRPF. Era la tercera opción de la nueva jefa de Gobierno, después de Fabio Panetta, actual consejero del BCE, y Daniele Franco, ministro de Economía saliente.

Interior. Matteo Piantedosi. (Independiente designado por la Liga). Era una plaza codiciada por Salvini, el lugar donde construyó su máquina electoral y polemizó con media Europa a cuenta del cierre de puertos a las ONG que rescataban migrantes en el Mediterráneo. El líder de la Liga quería repetir, pero Meloni ha preferido evitar incendios en una cartera delicada. Piantedosi es un técnico. Ahora encabeza la policía de la provincia de Roma y fue jefe de gabinete de Salvini. Se espera, pues, una línea dura en los asuntos migratorios. Pero en ningún caso acatará la línea de la Liga. Su experiencia en seguridad está fuera de dudas.

Justicia. Carlo Nordio. (Independiente designado por HdI). Este era el ministerio que Silvio Berlusconi —por razones obvias, a causa de sus litigios pendientes— habría deseado que fuera a parar a Forza Italia. Meloni, sin embargo, lo rechazó y el tema se convirtió en motivo de disputa. La nueva primera ministra quería que su autoridad estuviera fuera de dudas. Nordio tiene una larga carrera a sus espaldas como magistrado en grandes investigaciones contra las Brigadas Rojas o el proceso de corrupción de Tangentopoli. El último de los casos de los que se ha ocupado, ya como fiscal adjunto de Venecia, ha sido el de la corrupción ligada al MOSE, la faraónica obra para frenar el aqua alta de la ciudad.

Defensa. Guido Crosetto. (HdI). Cofundador de Hermanos de Italia y hombre de extrema confianza de Meloni. Representa el ala democristiana del partido, más moderada y europeísta. Goza de buena relación con todo el mundo y está familiarizado con el mundo económico y empresarial. Hasta ahora trabajaba como consejero para la empresa armamentística semipública Leonardo, de modo que conoce bien parte del ambiente con el que deberá relacionarse.

Exteriores. Antonio Tajani. (FI). El expresidente del Parlamento Europeo y coordinador de Forza Italia, líder de facto del partido, ansiaba este puesto y parecía uno de los más indicados por su experiencia y contactos. El problema es que las últimas horas, tras las salidas de tono del presidente del partido, Silvio Berlusconi, a propósito de la invasión de Ucrania, su nombramiento había quedado en entredicho. Las luchas internas en Forza Italia no han ayudado tampoco. Pero Meloni ha decidido correr un tupido velo y aceptar que el partido que fundó Il Cavaliere hace ahora casi 30 años tiene ya distintas corrientes de pensamiento y Tajani pertenece al ala más moderada y europeísta.

Asuntos Europeos y Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia. Raffaele Fitto (HdI). Exgobernador de la región de Apulia y exmilitante de Forza Italia, Fitto ha sido uno de los impulsores de los acuerdos europeos de Meloni. La líder de Hermanos de Italia es también presidenta del grupo parlamentario conservador en Bruselas y Fitto fue uno de los defensores de que ese grupo no debía unirse con el de Salvini, en el que también está la líder ultra francesa Marine Le Pen.

La líder de Hermanos de Italia, Giorgia Meloni, junto al de Forza Italia, Silvio Berlusconi (centro) y al de la Liga, Matteo Salvini (a la derecha), este viernes tras entrevistarse con el presidente, Sergio Mattarella, en Roma.
La líder de Hermanos de Italia, Giorgia Meloni, junto al de Forza Italia, Silvio Berlusconi (centro) y al de la Liga, Matteo Salvini (a la derecha), este viernes tras entrevistarse con el presidente, Sergio Mattarella, en Roma.GUGLIELMO MANGIAPANE (REUTERS)

La victoria de la coalición de las tres derechas el 25 de septiembre fue clara: con el 43% de los votos. También lo fue la distancia de Meloni respecto a sus socios: obtuvo más del doble que cada uno de ellos. Sin embargo, los últimos días han sido muy convulsos debido a las discrepancias mantenidas por los nombres que deben conformar el Consejo de Ministros. Meloni ha tenido que hacer equilibrismos y contentar a sus aliados, pero el principal problema ha llegado de la mano de Berlusconi, de 86 años y todavía líder de Forza Italia, que intentó echarle un pulso a la futura primera ministra y perdió. Además, el dueño de Mediaset hizo declaraciones en defensa del presidente ruso, Vladímir Putin, y de la invasión de Ucrania que han comprometido la línea atlantista y europeísta que Meloni había prometido mantener.

Berlusconi ha creado problemas a la líder ultraderechista con sus declaraciones. Pero, sobre todo, se los ha creado a su partido y al Partido Popular Europeo. El Ministerio de Exteriores, por ejemplo, que estaba ya casi asignado a Tajani, quedó en el aire debido a las palabras sobre Putin de Il Cavaliere. Pero Berlusconi no es el único problema. La Liga designó a Lorenzo Fontana, un antiabortista que se opone a las sanciones a Rusia, como presidente de la Cámara de Diputados. De modo que, al final, resulta que la línea europeísta y atlantista quedará en manos de Hermanos de Italia.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Daniel Verdú

Nació en Barcelona en 1980. Aprendió el oficio en la sección de Local de Madrid de El País. Pasó por las áreas de Cultura y Reportajes, desde donde fue también enviado a diversos atentados islamistas en Francia o a Fukushima. Hoy es corresponsal en Roma y el Vaticano. Cada lunes firma una columna sobre los ritos del 'calcio'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS