Los inspectores de la ONU llegan a Zaporiyia: “Nuestra misión es evitar un accidente nuclear”

La delegación del Organismo Internacional de la Energía Atómica viaja a la provincia donde está la mayor central de Europa, en cuyas inmediaciones combaten tropas rusas y ucranias desde hace semanas

Rafael Grossi (a la derecha), director general del OIEA, conversa con German Galushchenko, ministro de Energía de Ucrania, este miércoles a su llegada a la ciudad de Zaporiyia.Foto: GENYA SAVILOV (AFP) | Vídeo: Reuters
Agencias
Zaporiyia (Ucrania) -

La delegación del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) quiere “evitar un accidente nuclear” en la central ucrania de Zaporiyia, ocupada por las tropas rusas desde principios de marzo, ha declarado este miércoles su director, Rafael Grossi, al llegar a la región donde se encuentra la planta. “Es una misión que busca evitar un accidente nuclear y preservar esta importante central nuclear, la más grande de Europa”, ha indicado Grossi a la prensa en la ciudad de Zaporiyia, la capital provincial, ubicada a unos 55 kilómetros de la central, cuyas instalaciones albergan seis de los 15 reactores con los que cuenta Ucrania y antes de la guerra aportaban el 20% de la electricidad del país. Rusia y Ucrania se han acusado mutuamente durante las últimas semanas de atacar el recinto de la planta nuclear y sus alrededores.

Poco antes de la llegada a Zaporiyia (750.000 habitantes antes del inicio de la guerra) del equipo de 14 técnicos encabezado por Grossi, el ministro de Energía ucranio, German Galuschenko, declaró a la agencia Reuters que la visita de los inspectores era el primer paso para “desocupar y desmilitarizar” las instalaciones de la planta nuclear. Galuschenko agregó que es fundamental para Kiev que los trabajadores del OIEA “puedan hablar con el personal de la central, para recopilar información real, y no información rusa, sobre lo que está sucediendo dentro”. Grossi ha destacado en Zaporiyia que él encabeza una “misión técnica”, y que la desmilitarización de la central de Energodar (la localidad en la que se ubica) es “una cuestión de voluntad política”. El diplomático argentino, a cargo del OIEA desde finales de 2019, ha insistido en que uno de los objetivos será hablar con el personal ucranio que opera la planta, sometido, según el organismo, a un enorme estrés físico y mental.

En su última visita a la capital ucrania, el 18 de agosto, el secretario general de la ONU, António Guterres, declaró que “cualquier opción que no sea desmilitarizar Zaporiyia sería un suicidio”. El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, aseguró poco después que Rusia no se plantea la posibilidad de implantar una zona desmilitarizada en torno a la planta de Energodar, como Washington le ha instado a hacer, y acusó a Kiev de poner en peligro “la seguridad de toda Europa”.

La misión del OIEA tratará de establecer una misión permanente en la instalación, según agencias de información ucranias. “Tenemos una misión muy, muy importante que cumplir ahí, para evaluar la situación real, para ayudar a estabilizar la situación tanto como sea posible”, dijo Grossi en Kiev por la mañana. “Vamos a pasar unos días allí”, detalló el director general del organismo en un hotel de Zaporiyia. “Si somos capaces de establecer una presencia permanente, o una presencia continua, entonces se prolongará la misión”, agregó. Grossi señaló también que había recibido garantías de seguridad de las autoridades rusas y ucranias. “Estas operaciones son muy complejas: vamos a una zona que está en guerra, vamos a un territorio ocupado”, subrayó.

Por su parte, el viceministro de Exteriores ruso, Andréi Rudenko, aseguró este miércoles que la intención del OIEA de dejar una misión permanente en la planta “se está discutiendo” en Moscú. El embajador de Rusia ante los organismos internacionales en Viena, Mijaíl Uliánov, destacó a su vez que “Rusia saluda la intención” del OIEA de dejar a sus representantes en la planta atómica.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los inspectores del OIEA fueron recibidos el martes por el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, en la capital del país, de la que salieron este miércoles por la mañana. Según la agencia rusa Tass, que cita a un representante prorruso como fuente, la delegación debería llegar el jueves a la central. Este miércoles, Zelenski acusó a Rusia de no detener las “provocaciones” en los lugares por donde los inspectores deben pasar para llegar a la central de Zaporiyia. “El riesgo de un desastre de radiación debido a las acciones rusas no disminuye ni una sola hora”, aseguró el mandatario, quien volvió a exigir la retirada de las tropas rusas de la central.

El Ministerio de Defensa de Rusia ha acusado este miércoles a las autoridades ucranias de intentar frustrar la misión de los inspectores del OIEA a la central nuclear con nuevos ataques contra la instalación. “El régimen de Kiev continuó sus provocaciones el 30 de agosto para hacer fracasar la misión del OIEA y crear una amenaza de desastre tecnológico en la central nuclear de Zaporiyia”, dijo el portavoz castrense, Ígor Konashénkov, quien agregó que un bombardeo ucranio había afectado al edificio de reciclaje de residuos radiactivos sólidos.

El viaje de los expertos se inicia pocos días después de que, el pasado jueves, un incendio provocado por los bombardeos que Kiev y Moscú se atribuyen mutuamente, dejara la planta “totalmente desconectada” por daños en las conexiones eléctricas con la red del país “por primera vez en su historia”, según Energoatom, la compañía que dirigía las instalaciones hasta que Rusia se apoderó de ella. La central entró de nuevo en funcionamiento parcialmente el viernes.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS