La esposa del juez del Supremo Clarence Thomas instó a la Casa Blanca a anular los resultados de las elecciones de 2020

Virginia Thomas usó su amistad con el exjefe de Gabinete de Trump, Mark Meadows, para que Biden y la izquierda no perpetuaran lo que consideraba “el mayor robo” electoral de la historia

Virginia Thomas, esposa del juez del Tribunal Supremo Clarence Thomas, en una foto de archivo de 2020.
Virginia Thomas, esposa del juez del Tribunal Supremo Clarence Thomas, en una foto de archivo de 2020.Patrick Semansky (AP)

La esposa del juez del Tribunal Supremo Clarence Thomas, Virginia Ginni Thomas, supuestamente usó la influencia que otorga el alto cargo de su marido para presionar en repetidas ocasiones al entonces jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, para que realizara todos los esfuerzos que fueran necesarios para lograr anular las elecciones presidenciales de 2020 que daban como vencedor al demócrata Joe Biden frente al republicano Donald Trump, según informa la cadena de televisión CBS y el diario The Washington Post, que han tenido acceso a los documentos que lo recogen en el marco de la investigación del asalto al Capitolio.

En uno de los 29 mensajes de texto intercambiados entre Thomas y Meadows, enviado el 10 de noviembre de 2020 —las elecciones fueron el 3 de noviembre—, Virginia Thomas escribe: “¡Ayuda a este gran presidente a mantenerse firme, Mark! Tú eres, junto a él, el líder que puede evitar que el Gobierno Constitucional de EE UU caiga por el precipicio”. “La mayoría es consciente de que Biden y la izquierda están intentando el mayor robo de nuestra historia”, se lee en el mensaje, según los reporteros del Post Robert Costa y Bob Woodward. Los intercambios de texto a través de teléfonos celulares prueban la fuerte conexión de confianza que existía entre Ginni Thomas y el principal asesor del entonces mandatario durante el tiempo en el que Trump y sus aliados amenazaban con llegar hasta el Tribunal Supremo para lograr dar la vuelta al resultado electoral que les era desfavorable. Ninguno de los mensajes hace referencia directa al juez Thomas ni a la Corte Suprema.

Entre los objetivos declarados de Thomas, firme activista de la causa emprendida por Trump para devolver la grandeza a América (Make American Great Again), estaba que el abogado Sidney Powell, quien estuvo detrás de afirmaciones incendiarias y sin fundamento sobre las elecciones, se convirtiera en “el líder y la cara” del equipo legal de Trump.

Pocos días después de las elecciones, el 6 de noviembre, Ginni Thomas enviaba un mensaje a Meadows animándole a que convenciera al presidente para que no aceptara la derrota. “¡Que no de se por vencido. Lleva tiempo que el Ejército se reúna para defenderle!” Meadows escribió a Thomas el 24 de noviembre invocando a Dios para describir el enorme esfuerzo que suponía anular la elección. “Esta es una lucha del bien contra el mal”, escribió Meadows. “El mal siempre parece vencedor hasta que triunfa el Rey de Reyes. No te canses de hacer el bien. La lucha continúa. He apostado mi carrera en ello. Bueno, al menos mi tiempo en DC [como se conoce a la capital de EE UU]”. La respuesta de la mujer de Thomas fue la siguiente: “¡Gracias! ¡Justo eso era lo que necesitaba oír! Bueno, eso y una conversación con mi mejor amigo hace un momento... Trataré de seguir aguantando. ¡América lo vale!”. No está claro a quién se refería Thomas por su mejor amigo.

Los mensajes, que podrían propiciar que el Comité Selecto de la Cámara de Representantes que investiga el ataque contra el Capitolio curse una citación para que declare Virginia Thomas, forman parte de los 2.320 que Meadows entregó al dicho comité. Thomas envió 21 mensajes y Meadows ocho. Hasta que CBS y The Washington Post no los han hecho públicos se desconocía su existencia.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete


Sobre la firma

Yolanda Monge

Desde 1998, ha contado para EL PAÍS, desde la redacción de Internacional en Madrid o sobre el terreno como enviada especial, algunos de los acontecimientos que fueron primera plana en el mundo, ya fuera la guerra de los Balcanes o la invasión norteamericana de Irak, entre otros. En la actualidad, es corresponsal en Washington.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS