Scholz advierte a Rusia de que Europa no permitirá cambios de fronteras por la fuerza

El canciller estrena en el Foro de Davos la presidencia alemana del G-7 con la cooperación, el cambio climático y las vacunas como prioridades

Olaf Scholz, este miércoles durante su discurso por videoconferencia ante el Foro Económico Mundial.
Olaf Scholz, este miércoles durante su discurso por videoconferencia ante el Foro Económico Mundial.SALVATORE DI NOLFI (EFE)

El canciller alemán, Olaf Scholz, ha lanzado este miércoles una seria advertencia a Rusia al asegurar que Europa no permitirá cambios de fronteras por la fuerza y ha reiterado el compromiso de la Unión con la integridad territorial de Ucrania. “Tras años de crecientes tensiones, el silencio no es una opción razonable”, ha dicho Scholz en su primer discurso como canciller ante el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés). A su juicio, es demasiado pronto para decir si los rusos están preparados para la desescalada, ya que más de 100.000 soldados aguardan en las fronteras de Ucrania, pero ha subrayado que lo que es inamovible para Europa es que “las fronteras no deben moverse por la fuerza”.

Durante su intervención por videoconferencia ante el WEF, que este año se reúne en formato digital reducido por la pandemia, Scholz ha añadido que Berlín está hablando con Moscú en diferentes formatos sobre el “compromiso con la integridad territorial de Ucrania” y sobre la imposibilidad de cambiar fronteras por la fuerza, “un principio clave de nuestro orden de paz común europeo”. “La parte rusa es consciente de nuestra determinación. Espero que también sea consciente de que los beneficios de la cooperación son significativamente mayores que el precio de una mayor confrontación”, ha insistido.

La tensión con Rusia sobre Ucrania ha sido la única cuestión que ha abordado Scholz en su discurso al margen de la agenda de la presidencia alemana del Grupo de los Siete (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido). El canciller ha elegido el WEF, más conocido como el Foro de Davos por la estación de esquí en Suiza en la que suele celebrar por estas fechas su reunión anual, para abordar las prioridades que tendrá su Gobierno como cabeza más visible de las principales economías mundiales. Lo ha hecho con un discurso realizado íntegramente en inglés, a diferencia de su predecesora, Angela Merkel, que siempre lo hacía en alemán, y sin abordar una de las cuestiones que más tensiones puede generar en los próximos meses en el seno de la Unión Europea: la revisión de las reglas del Pacto de Estabilidad.

El canciller ha propuesto un “cambio de paradigma” en la manera de enfocar el cambio climático y ha dicho que su país quiere convertir el G-7 “en el núcleo de un club climático internacional”. “Lo que queremos lograr es un cambio de paradigma en la política climática internacional. Ya no esperaremos a los más lentos y menos ambiciosos”, ha dicho Scholz. “En lugar de ello, seremos líderes con nuestro ejemplo y convertiremos la acción climática de un factor de costo en una ventaja competitiva al acordar estándares mínimos”. Ese club climático, que ya anunció hace varios meses cuando todavía era ministro de Hacienda, estará abierto a todos los países, en un claro guiño a algunos como China, que no pueden formar parte del G7 por su falta de libertades y de respeto al Estado de derecho, pero que han asumido los compromisos del Acuerdo de París para frenar el calentamiento global.

“Europa ha resuelto ser el primer continente neutral en emisiones de carbono para 2050. Alemania quiere alcanzar esa meta en 2045... una tarea monumental, pero una tarea que podemos dominar y lo haremos”, ha señalado Scholz. “Demostraremos que se equivocan quienes presentan a nuestro continente como una bola de billar en el gran juego geoeconómico entre China y Estados Unidos”, ha agregado.

El líder alemán ha insistido en los beneficios que la cooperación internacional ha demostrado durante la pandemia y ha apostado por profundizar en la vacunación a nivel internacional, con más donaciones y financiación para los países emergentes. “Sin campaña de inmunización global no habrá letras en el alfabeto griego para denominar a las nuevas variantes que surgirán del coronavirus”, ha apuntado.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete



Sobre la firma

Alicia González

Corresponsal de Economía Internacional de EL PAÍS. Especialista en relaciones internacionales, geopolítica y economía, ha cubierto reuniones del FMI, de la OMC o el Foro de Davos. Ha trabajado en Gaceta de los Negocios, en comunicación del Ministerio de Economía (donde participó en la introducción del euro), Cinco Días, CNN+ y Cuatro.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS