El jurado declara culpables de asesinato a los tres hombres blancos juzgados por la muerte del joven negro Ahmaud Arbery en Georgia

Un estremecedor vídeo recoge cómo los acusados persiguen a la víctima desarmada por considerarlo sospechoso y este cae abatido

Travis McMichael, declarado culpable este miércoles del asesinato de Ahmaud Arbery en Georgia.EPV (Stephen Morton | REUTERS)

Salir a correr por un vecindario de Georgia (Estados Unidos) convirtió a Ahmaud Arbery, un chico negro de 20 años, en automáticamente sospechoso de ladrón y pieza de caza para tres hombres blancos que acabaron provocando su muerte. El jurado ha declarado culpables de asesinato a tres varones juzgados por perseguir y matar a Arbery en febrero de 2020 porque les causó desconfianza y trataron de arrestarlo ellos mismos. Se trata de Travis McMichael, que disparó; el padre de este, el expolicía Gregory McMichael, y otro vecino, William Roddie Bryan. El juicio había despertado una gran expectación nacional debido al estremecedor vídeo en el que quedó recogido el episodio y la notoriedad del caso en pleno fragor de las protestas contra el racismo en el verano de 2020.

La polémica ha pespunteado todo el proceso, empezando por la composición del jurado: un miembro negro por 11 blancos en un Estado con un 30% de población negra. En apenas 11 horas de deliberaciones, con todo, se pusieron de acuerdo en castigar a los acusados, que se enfrentan a penas que pueden llegar a la cadena perpetua. La lacra del racismo ha planeado sobre el caso desde el principio: los tres sentenciados cometieron su delito en febrero del año pasado, pero no fueron imputados hasta mayo, cuando el vídeo fue filtrado al público. Este miércoles, víspera del día de Acción de Gracias, el día más familiar para los estadounidenses, la familia de la víctima no pudo reprimir los gritos dentro del tribunal de Brunswick, donde se ha desarrollado el proceso.

Después de la absolución la semana pasada del joven Kyle Rittenhouse, que mató a dos personas en una manifestación antirracista alegando legítima defensa, Estados Unidos aguardaba en vilo este veredicto. En el caso de Rittenhouse, el jurado creyó el temor a morir del adolescente tras ver diferentes imágenes en las que los fallecidos, aunque desarmados, lo perseguían y forcejeaban con él. Esta vez, las grabaciones recogían la persecución de un joven por parte de tres hombres montados en una camioneta porque les pareció que podía ser un ladrón y cómo el joven se resistía a ellos.

Los acusados afrontaban nueve cargos, entre ellos varios de asesinato y asalto agravado. Los tres han sido declarados culpables de los cargos de asesinato durante la comisión de otro crimen, si bien McMichael padre y el vecino Bryan han sido absueltos del de asesinato malicioso, por el que sí ha sido condenado el autor de los disparos. El trío también será juzgado por delitos de odio el próximo año.

Los hechos se remontan al 23 de febrero de 2020, un domingo, en el que Ahmaud Arbery se encontraba corriendo por Satilla Shores, una zona residencial cercana a la ciudad de Brunswick, en el sureño Estado de Georgia. Gregory McMichael, de 62 años, lo vio pasar y lo consideró sospechoso después de una oleada de robos que había sufrido la zona, así que avisó a su hijo, Travis, de 35 años, cogieron sus armas y se montaron en su camioneta para perseguirlo. William Roddie Bryan, de 52, es otro vecino que se sumó a la persecución de Arbery al verlos pasar por delante de su casa.

El público ha podido ver en un vídeo lo que ocurrió instantes después: Arbery es alcanzado por la furgoneta y trata de zafarse de los acusados, mientras forcejea con uno de ellos, armado con un rifle. En ese momento se oyen tres disparos. Las imágenes están capturadas desde el coche del vecino, donde se oye el clic de una pistola cargándose. Mientras, en la parte trasera de la camioneta, el expolicía observa la escena también armado.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Las imágenes, que se hicieron públicas en mayo de aquel año, llegaron a repeler a Donald Trump, entonces presidente, que las calificó de “perturbadoras”. Para Joe Biden, entonces candidato presidencial, constituían una “versión moderna de un linchamiento” a un negro.

La defensa trató de jugar la baza del “arresto civil”. Una ley que data de 1863 permite a los ciudadanos de a pie arrestar a individuos “razonablemente sospechosos”. La norma nació en el ocaso de la esclavitud con el fin, sobre todo, de evitar la fuga de los esclavos de aquel pedazo del viejo sur. Luego, se utilizó a menudo en casos de linchamientos a personas negras. El gobernador del Estado, el republicano Brian Kemp, la derogó después de la muerte de Arbery. Los defensores de Travis McMichael también invocaron el derecho a la legítima defensa, alegando que, durante el forcejeo, Arbery podría haber robado el arma y disparado. Fracasaron.

El presidente Biden señaló en un comunicado que el veredicto mostraba que la justicia estaba haciendo su trabajo, aunque se refirió a la necesidad de un cambio estructural: “Debemos volver a comprometernos con la construcción de un futuro de unidad y fortaleza compartida, donde nadie tema la violencia por el color de su piel”, dijo.

Ahmaud se convirtió en uno de los rostros de las movilizaciones contra el racismo que prendieron en Estados Unidos en el verano de 2020 a raíz del asesinato del negro George Floyd en Minneapolis. En este juicio en Georgia se han oído frases gruesas, como cuando el abogado defensor Kevin Gough se quejó de la presencia de pastores negros en la sala: “No queremos más pastores negros aquí, u otro Jesse Jackson, que estuvo aquí la semana pasada, sentándose con la familia de la víctima tratando de influenciar al jurado”. Había reverendos negros este miércoles en Georgia, a las puertas del tribunal, junto a la familia de Arbery, a punto de pasar su Día de Acción de Gracias más amargo.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Sobre la firma

Amanda Mars

Corresponsal jefe de EL PAÍS en EE UU. Comenzó su carrera en 2001 en Europa Press, pasó por La Gaceta de los Negocios y en 2006 se incorporó a EL PAÍS, donde fue subjefa de Economía y corresponsal en Nueva York. Desde 2017 vive en Washington. Ha cubierto dos elecciones presidenciales, unas legislativas, dos impeachment y un asalto al Capitolio.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS