EE UU afirma que su ataque de represalia por el atentado de Kabul ha matado a dos miembros del ISIS-K

La rama local del grupo yihadista en Afganistán se atribuyó el atentado que dejó decenas de muertos en plena operación de evacuación

Restos de ropa ensangrentada tras el atentado a las puertas del aeropuerto de Kabul, este jueves, junto a un talibán. En vídeo, las víctimas por el atentado de Kabul. FOTO: WAKIL KOHSAR (AFP) / VÍDEO: REUTERS / EFE

Estados Unidos ha lanzado este sábado su primera operación de castigo contra objetivos de la rama local del Estado Islámico en Afganistán (ISIS-K, en sus siglas inglesas). El ataque, en represalia por el brutal atentado perpetrado el jueves por el grupo yihadista en Kabul, que costó la vida a decenas de personas, se ha realizado mediante un dron y ha tenido como objetivo una base de operaciones del grupo terrorista en el este de Afganistán, según ha confirmado el Pentágono. En el ataque murieron dos objetivos “de alto perfil” de la organización y otra persona resultó herida, según ha informado el general de división del Ejército, William Taylor, en rueda de prensa. En un primer momento, el Pentágono había informado solo de la muerte de un miembro del ISIS-K. El portavoz del Pentágono, John Kirby, no ha querido especificar el papel de estas personas dentro de la organización: “Eran planificadores y facilitadores”.

“Puedo confirmar, a medida que ha llegado más información, que dos objetivos de alto perfil de ISIS murieron y uno resultó herido. Y sabemos que no ha habido víctimas civiles”, ha asegurado el general Taylor que, “sin detallar ningún plan futuro”, ha asegurado que Estados Unidos mantendrá su capacidad para defenderse y realizar operaciones antiterroristas “según sean necesarias”.

El Pentágono había informado este sábado a través de un comunicado que el ataque ha tenido lugar en la provincia de Nangarhar, al este de Kabul, bastión del grupo terrorista. “Fuerzas militares de Estados Unidos han llevado a cabo una operación antiterrorista contra un organizador del ISIS-K”, reveló el capitán Bill Urban, portavoz del Comando Central en un comunicado. “Las primeras indicaciones señalan que hemos matado al objetivo. No hay constancia de víctimas civiles”, según la nota. Horas más tarde el Pentágono aclaraba que habían sido abatidos dos militantes -en una única operación- y un tercero había resultado herido, sin responder si entre ellos estaba el cerebro de los ataques.

El general de división del ejército de EE UU, William "Hank" Tylor, y el secretario de prensa del Pentágono, John Kirby, durante una rueda de prensa. En vídeo, Tylor y Kirby informan de la muerte de dos cabecillas del ISIS-K en Afganistán. FOTO: MANUEL BALCE (AP) / VÍDEO: REUTERS

La acción de castigo se sustancia 24 horas después de que el presidente, Joe Biden, prometiera dar caza a los autores del atentado de Kabul, que ha costado la vida a 13 militares estadounidenses y heridas a casi una veintena. “No vamos a perdonar ni olvidar. Perseguiremos a los terroristas y les haremos pagar por esto”, anunció Biden. Su propósito de vengar la muerte de los soldados fue confirmado este viernes por la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki: “El presidente no quiere que [los terroristas] vuelvan a pisar la faz de la tierra”.

Un funcionario estadounidense, citado por la agencia Reuters bajo condición de anonimato, detalló que el dron despegó de Oriente Próximo y atacó a un militante mientras se encontraba en un coche con otro miembro del Estado Islámico. En Jalalabad, capital de la provincia de Nangarhar, un anciano de la comunidad, Malik Adib, dijo que tres personas murieron y cuatro resultaron heridas en el ataque aéreo de la medianoche del viernes. “Entre las víctimas hay mujeres y niños”, dijo Adib a Reuters, aunque no tenía información sobre su identidad.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, durante una rueda de prensa. En vídeo, Biden advierte a los terroristas del atentado del aeropuerto de Kabul que no van a perdonar ni olvidar. FOTO: MICHAEL BROCHSTEIN / VÍDEO: REUTERS

Preguntado sobre si el objetivo de la operación eran los dos militantes o uno solo que resultó estar acompañado del otro, Kirby declinó dar detalles de la operación alegando motivos de seguridad, pero aseguró que fue una única intervención. En cuanto a las evidencias que tenían para calificarlos de militantes de “alto perfil”, se refirió a la inteligencia recolectada y a sus actividades en el pasado.

La respuesta de EE UU se produce el mismo día que el Pentágono ha difundido una alerta ante la posibilidad de un nuevo ataque contra el aeropuerto de Kabul. El portavoz de los militares, John Kirby, dijo a los periodistas: “Estamos preparados, a la expectativa de futuros ataques”. “Seguimos muy de cerca esas amenazas, concretas, en tiempo real. Nuestras tropas están en peligro”, afirmó, sobre los 5.800 soldados desplegados en el aeropuerto para garantizar las operaciones de evacuación, que concluirán oficialmente el próximo martes. En la reunión con los miembros del Consejo de Seguridad Nacional, Biden fue informado de los planes en curso para identificar los posibles objetivos del ISIS, según informó Psaki en su comparecencia.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS