Opinión

El fin de los peajes

Los últimos gobiernos han asumido que el modelo actual, que ha ocasionado tres graves disfunciones, ya ha superado su límite de obsolescencia y que su mantenimiento produce más costes que beneficios