La UE pide el cese de la escalada en Gaza y sugiere la mediación de Estados Unidos

El alto representante para la Política Exterior, Josep Borrell, califica de “inaceptablemente elevado” el número de muertes de civiles

El alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, en una rueda de prensa el pasado lunes en Bruselas.
El alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, en una rueda de prensa el pasado lunes en Bruselas.OLIVIER MATTHYS / POOL (EFE)

La Unión Europea ha instado al cese de la grave escalada de violencia en Gaza después de constatar que está provocando un “gran número de civiles muertos y heridos, incluidos niños”. El alto representante para la Política Exterior, Josep Borrell, comunicó durante la noche del jueves al ministro de Exteriores israelí, Gabi Ashkenazi, la urgencia de que cualquier respuesta evite la muerte de civiles. Borrell, quien mantuvo contactos para contribuir a la desescalada, admitió que la UE no tiene capacidad de presionar a las partes y sugirió la mediación de Estados Unidos.

Más información
Israel lanza una ofensiva aérea y de artillería a gran escala contra Gaza
La escalada de violencia pone en peligro el acercamiento de Israel a los países árabes del Golfo

El jefe de la diplomacia europea llamó a rebajar la tensión de un episodio que está dejando un “número inaceptablemente elevado de muertes de civiles”. Esa es la posición que la UE ha mantenido en los últimos días y en la que se reafirma este viernes, según un portavoz comunitario. El jueves, en un acto en el centro de análisis Real Instituto Elcano, Borrell calificó de “asimétrica” esa escalada. “Lo que estamos viendo estos días es la desesperación del pueblo palestino, que no ve ninguna salida viable a su situación”, sostuvo.

Más tarde, Borrell explicó a través de su cuenta de Twitter que había mantenido una conversación “larga y honesta” con Ashkenazi. El alto representante reafirmó el apoyo de la UE a la seguridad de Israel y condenó el lanzamiento indiscriminado de misiles de Hamás, pero también le pidió que evite la pérdida de vidas de ciudadanos. “Si bien reconocemos la necesidad legítima de Israel de proteger a su población civil, esta respuesta debe ser proporcionada y con la máxima moderación en el uso de la fuerza”, sostiene el comunicado que la UE sigue manteniendo después de los ataques de la ofensiva aérea y artillería lanzada por Israel esta madrugada.

Según fuentes comunitarias, Borrell está en contacto con las partes de la región y con varios actores de la comunidad internacional, también a través del llamado Cuarteto de Oriente Medio, en el que la UE participa junto a Estados Unidos, Rusia y Naciones Unidas. Las mismas fuentes explicaron que el jefe del Consejo Europeo, Charles Michel, también llamó por teléfono esta semana al presidente de Israel, Reuven Rivlin, para pedirle el fin de los ataques indiscriminados.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Ayuda financiera a Palestina

Sin embargo, Bruselas mira hacia Estados Unidos, que ve como el único actor capaz de ejercer presión sobre Israel para rebajar las tensiones. “No tenemos la capacidad de mediación para resolver este momento gravísimo de tensión entre Palestina e Israel. Eso solo lo puede hacer Estados Unidos, suponiendo que quiera, vamos a ser realistas”, afirmó Borrell durante su intervención del jueves. Por ahora, Joe Biden ha dado signos de no querer desplegar su poderosa influencia sobre Israel al limitarse a avalar su “legítimo derecho a la seguridad y defensa”.

El alto representante ha lamentado que Europa “hace mucho tiempo” que no pueda presionar a Israel, entre otras cosas, porque los socios de la UE están “profundamente divididos” sobre qué posición adoptar en ese conflicto. “Tenemos capacidad de influencia, pero limitada”, sostuvo Borrell, quien se mostró dispuesto a seguir usando los resortes de los que dispone para procurar una desescalada. Y estos son sobre todo financieros. “Prestamos un apoyo financiero extremadamente elevado a las instituciones y la sociedad palestinas. Nadie más que nosotros ayuda a Palestina a sobrevivir. ¿Que eso no resuelve el problema”? Soy plenamente consciente de ello”, zanjó el alto representante.

También las capitales urgieron a frenar la escalada. El presidente francés, Emmanuel Macron, sostuvo que “la espiral de violencia debe terminar en Oriente Próximo”. “Hago una fuerte llamada a cesar el fuego y al diálogo. Llamo a la calma y a la paz”, afirmó a través de su cuenta de Twitter. El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, dijo estar en “constante contacto” con sus homólogos de la región para alentar a ambas partes a dar pasos para regresar a las negociaciones. Maas había sido muy duro el jueves con Hamás, en una entrevista con el grupo de medios Funke, por haber lanzado misiles de forma indiscriminada a Israel, pero también pedía una solución negociada para romper con este nuevo ciclo de violencia.

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS