Una bomba mata a 15 civiles, la mayoría niños, en una ceremonia de recitación del Corán en Afganistán

Los talibanes atribuyen la explosión en la provincia de Ghazni a “munición sin explotar” mientras aumentan los ataques del Estado Islámico

Policías afganos, este viernes cerca del lugar del atentado.
Policías afganos, este viernes cerca del lugar del atentado.SAYED MUSTAFA (EFE)

Al menos 15 civiles, la mayoría de ellos niños, han muerto en Afganistán este viernes al estallar una bomba durante una ceremonia de recitación del Corán. El atentado, en la provincia central de Ghazni, es un nuevo golpe a las esperanzas de los afganos de que las negociaciones de su Gobierno con los talibanes pongan fin a la violencia. Esta milicia ha atribuido la explosión a “munición sin explotar” y ofrecido sus condolencias a las familias, pero la matanza encaja con el estilo de la rama local del Estado Islámico, otro grupo insurgente que compite por el control del territorio.

De acuerdo con la información oficial, los explosivos se encontraban escondidos en un motocarro aparcado junto a la vivienda de una aldea de la comarca de Gilan, donde se procedía a recitar el Corán. Al menos 15 personas han resultado muertas y una veintena de ellas heridas, ha informado el portavoz de Interior, Tariq Arian, en su Twitter. Pero como es habitual en este tipo de ataques, es previsible que aumente el número de muertos.

La mayoría de las víctimas tenían menos de 18 años, según Wahidullah Jumazada, portavoz del gobernador de Ghazni, citado por Reuters, quien también se refirió a lo ocurrido como un atentado. Sin embargo, el portavoz talibán, Zabibullah Mujahid, ha atribuido la explosión a “munición sin explotar” en un tuit en el que cifra en 12 los niños muertos y da el pésame a sus familias.

El incidente de este viernes se produce en medio de un aumento generalizado de la violencia en todo el país, a pesar de los esfuerzos para buscar una salida política a varias décadas de sucesivos conflictos. En las últimas semanas, una decena de altos funcionarios han muerto a causa de bombas lapa adosadas a los bajos de sus vehículos, en una campaña que portavoces oficiales, activistas y periodistas afganos atribuyen a los talibanes.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Aunque esa milicia parece haber renunciado a los ataques en las grandes ciudades, ha continuado atacando a las fuerzas gubernamentales. Además, no es el único grupo armado al que se enfrenta el Gobierno de Kabul. De hecho, los talibanes y los miembros del Estado Islámico chocan a menudo, en especial en el este de Afganistán, donde estos últimos tienen más apoyos. Pero para muchos afganos, no hay diferencia entre unos y otros, ya que todos siembran el terror y aprovechan la ausencia del Estado en las zonas rurales para hacerse fuertes.

Deseoso de retirarse de Afganistán, Estados Unidos alcanzó el pasado febrero un acuerdo con los talibanes que aseguraba la salida de todas sus tropas para mayo de 2021 a cambio de que esos insurgentes dejaran de cooperar con Al Qaeda y otros grupos terroristas que atentan contra los intereses occidentales. Además, les pedía que emprendieran un diálogo con el Gobierno de Kabul para acabar con la guerra civil.

A trancas y barrancas, las conversaciones se iniciaron el pasado septiembre en Doha (Qatar), pero tres meses después sólo han logrado acordar una agenda de temas antes de tomarse un receso hasta el próximo 5 de enero. Tanto el Gobierno afgano como muchos observadores tienen la impresión de que la milicia trata de ganar tiempo mientras se completa la retirada de las tropas extranjeras. De momento, la Administración Trump ha anunciado su voluntad de reducir sus soldados a 2.500 para mediados de enero frente a los 4.500 actuales.

La provincia de Ghazni, situada al sur de Kabul, en la carretera que une la capital con Kandahar, es frecuente escenario de enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad afganas y los talibanes. A principios de este mes, las autoridades aseguraron haber matado en un bombardeo al responsable de organizar el ataque con coche bomba contra un cuartel que una semana antes dejó 31 muertos y 24 heridos.

Sobre la firma

Ángeles Espinosa

Corresponsal para los países ribereños del golfo Pérsico, ahora desde Dubái y antes desde Teherán. Especializada en el mundo árabe e islámico. Ha escrito El tiempo de las mujeres, El Reino del Desierto y Días de Guerra. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense (Madrid) y Máster en Relaciones Internacionales por SAIS (Washington DC).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS