Trump retirará a 12.000 soldados de Alemania en su pulso con Merkel

Washington, que reprocha a Berlín su escaso gasto militar, recolocará la mitad de los efectivos en otros países de Europa

Un soldado estadounidense, el pasado marzo en Grafenwoehr, en el sur de Alemania. En vídeo, el Pentágono detalla la retirada de las tropas de Alemania. AFP | REUTERS

El Pentágono anunció este miércoles la retirada de casi 12.000 soldados desplegados en Alemania. El presidente de EE UU, Donald Trump, amenazó en junio con la medida como presión a Berlín para que suba su contribución a la OTAN. “Son morosos”, insistió esta mañana. El secretario de Defensa, Mark Esper, concretó que 6.400 militares volverán a EE UU, y 5.400 serán recolocados en países aliados como Polonia. El escuadrón de cazas F-16 de la base de Spangdahlem (oeste) irá a Italia para reforzar la presencia cerca del mar Negro. La sede de las Fuerzas de Estados Unidos en Europa (Eucom) se trasladará de Stuttgart a Bélgica.

“Podremos ver el comienzo de algunos movimientos en unas semanas”, adelantó Esper en una comparecencia. Hasta ahora, EE UU contaba con cerca de 36.000 militares asentados con carácter permanente en Alemania. Cuando Trump lanzó la advertencia a Berlín al anunciar en junio la futura retirada de parte del contingente, sostuvo que la medida afectaría a casi 10.000 soldados. Pero el recorte ha sido aún más drástico, de prácticamente un tercio, y solo permanecerán en suelo alemán unos 24.000.

El jefe del Pentágono afirmó que el cambio de los cazas a Italia dará a EE UU “una presencia más duradera para mejorar la disuasión y tranquilizar a los aliados a lo largo del flanco del sudeste de la OTAN cerca del Mar Negro”. Algunos de los soldados seguramente irán a Polonia y a los países bálticos, añadió. “Polonia es uno de los pocos países que están cumpliendo sus obligaciones [de gasto de defensa en el marco de la OTAN]. Nos han pedido que mandemos tropas allí, y probablemente las moveremos de Alemania a Polonia”, había adelantado anteriormente el mandatario.

Otros militares tendrán su base en EE UU, pero rotarán a territorios europeos para despliegues temporales sin sus familias. Cuando Trump avisó de una futura salida de tropas, los aliados europeos de la OTAN intentaron disuadir a Washington de ese movimiento, o para que al menos los recolocara en el continente. La presencia de militares estadounidenses en suelo europeo “es el núcleo de la alianza transatlántica”, dijo el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

La decisión de Trump, que “costará varios miles de millones de dólares”, según dijo Esper, es una medida de presión al Gobierno de la canciller Angela Merkel, al que Washington reprocha que no cumple con el objetivo de gasto de defensa de la OTAN —del 2% del PIB frente al 1,38% que gasta Berlín— mientras saca ventaja de su relación comercial con EE UU. “Se han aprovechado de nosotros durante muchos años”, dijo Trump a los periodistas en la Casa Blanca antes de viajar a Texas. “Estamos reduciendo las fuerzas porque no están pagando sus cuentas. Es muy simple. Son morosos. Muy simple”, agregó.

Esper se refirió al asunto en otros términos. Si bien aseguró que “Alemania es el país más rico de Europa” y que “puede y debe pagar más en su defensa”, el jefe del Pentágono reforzó la idea de que la operación ha sido diseñada para “fortalecer a la OTAN” y “disuadir a Rusia”, más que como una represalia contra Berlín por su presupuesto de Defensa. Además, sostuvo, el movimiento permitirá reorganizar a los militares para una “nueva era de gran competencia de poder”.

Rachel Rizzo, miembro del Proyecto de Seguridad Nacional Truman, una organización basada en Washington, apuntó en un comunicado que si bien es “aconsejable” revisar continuamente el número de tropas estadounidenses desplegadas en el extranjero, “este movimiento es claramente nada más que un movimiento punitivo hacia Alemania del que es difícil, si no imposible, ver algún beneficio”. También señaló que la operación solo aumentará las tensiones, en un momento en que “las relaciones transatlánticas” están al nivel más bajo “en décadas”.

Los ministros presidentes de cuatro Estados alemanes que albergan tropas norteamericanas enviaron a principios de mes una carta a más de una docena de congresistas estadounidenses para que instaran a Trump a abandonar la idea de reducir la presencia tropas, según la agencia Associated Press. Además, la decisión del presidente ha sido criticada por el Partido Demócrata, pero también dentro de las filas republicanas. El senador Mitt Romney, excandidato presidencial en 2012, calificó el plan de Trump como “un regalo para Rusia”. “Las amenazas de Rusia no han disminuido, y creemos que señales de un debilitamiento del compromiso con la OTAN animarán a más agresiones y al oportunismo ruso”, afirmó, por su parte, el congresista republicano Mac Thornberry en una carta al mandatario.

El Pentágono enfatizó que solo un número relativamente pequeño de tropas se moverá pronto. El resto tardará años en implementarse, en parte debido al alto coste de la operación. El anuncio se produce a menos de 100 días de las presidenciales en EE UU. Si es elegido el demócrata Joe Biden, este “revisará la decisión” de retirar tropas de Alemania, según vaticinó a la agencia Reuters un asesor del ex vicepresidente de la era Obama.

Una decisión que “debilita” a la OTAN

Alemania lamentó la medida estadounidense. Norbert Röttgen, presidente del Comité de Política Exterior del Parlamento germano (y candidato en la carrera en la CDU por la sucesión de Angela Merkel), sostuvo que Washington está logrando “exactamente lo contrario” de lo que dice pretender. “En vez de fortalecer la OTAN, va a debilitar la Alianza”, tuiteó. La influencia militar de EE UU “no se incrementará, sino que se reducirá”.

Mientras, la senadora demócrata Dianne Feinstein calificó de “preocupante” la salida de las tropas de Alemania, “la piedra angular” de la relación de Washington con sus aliados europeos y de la OTAN. Röttgen celebró la posición de la veterana senadora y animó a los congresistas, demócratas y republicanos, a oponerse.

Berlín defiende que ha aumentado significativamente el gasto en defensa en los últimos años y que alcanzará el objetivo del 2% en 2031.


Suscríbase aquí a la newsletter semanal sobre las elecciones en Estados Unidos.

Más información

Lo más visto en...

Top 50