Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merkel defiende que Alemania debería aumentar su gasto militar hasta el 2% del PIB

La ministra de Defensa germana se marca el objetivo del 1,5% para 2025

La canciller alemana y la ministra de Defensa, este lunes en Berlín.
La canciller alemana y la ministra de Defensa, este lunes en Berlín. EFE

La canciller alemana Angela Merkel ha reavivado este lunes el viejo debate sobre el presupuesto militar y ha confirmado ante un selecto grupo de oficiales del Ejército germano que el país debería elevar el gasto militar hasta el 2 % del producto interior bruto, para evitar minar el multilateralismo y mostrar también a los aliados de la OTAN que Alemania sigue siendo un país fiable. Merkel no ha fijado ningún plazo concreto pero sus palabras son un respaldo a las exigencias de la Alianza Atlántica. La ministra de Defensa ha hablado de aumentar el gasto hasta el 1,5% en 2025.

"Está en juego la credibilidad de Alemania y el objetivo del 2% no es un fetiche“, ha dicho Merkel, durante un discurso pronunciado en el marco de un congreso del Ejército realizado en Berlin. "Tenemos que ser fiables en lo que hemos prometido y el multilateralismo es la mejor forma para evitar conflictos. El mundo se esta volviendo más incierto y un mundo con un balance de poder poco claro es complicado", ha añadido.

Merkel, sin embargo, evitó mencionar fechas concretas para cumplir con la meta del 2 % del PIB, aunque acercarse a ese porcentaje no supone, según la canciller, una militarización del país, como sugieren algunos críticos. En su discurso Merkel ha recordado que la República Federal de Alemania dedicaba un 2,3% del PIB al final de la Guerra Fría y su gasto militar descendió drásticamente después de la unificación del país.

El presupuesto general de la nación para 2018 contempla un desembolso de 38.500 millones de euros en Defensa, lo que supone el 1,24 % del PIB.

El anuncio hecho este lunes por la canciller puede provocar un nuevo debate sobre los gastos militares de Alemania y también revivir la polémica sobre el estado de salud del Ejército, que sufre desde hace años una severa crisis de abastecimiento militar. Altos porcentajes de tanques, aviones, fragatas y helicópteros no pueden ser utilizados por falta de repuestos.

"El estado del Ejército es insatisfactorio y con menos dinero el Ejército no va a mejorar“, ha dicho la canciller. Una idea que es compartida por la ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, quien se ha atrevido a protestar por escrito contra el presupuesto y ha exigido "una base sólida financiera". Von der Leyden ha asegurado que el gasto debería elevarse hasta el 1,5% del PIB en 2025. 

Aunque Alemania había prometido elevar el presupuesto militar hasta el 2% del PIB en un lejano 2024, el gobierno había esquivado con todos los medios posible referirse a un aumento del presupuesto militar, una medida que es rechazada por el Partido Socialdemócrata, actual socio de la coalición de gobierno.

"El 2% es un acicate para que Alemania pueda cumplir con sus obligaciones internacionales y que el Ejército cuente con la dotación y el armamento necesario“, ha dicho Merkel.

En su discurso ante los oficiales de la Bundeswehr, Merkel ha vuelto a criticar la decisión unilateral de Estados Unidos de abandonar el acuerdo nuclear iraní, pero ha admitido la crítica que ha venido realizando Washington, que le ha echado en cara a sus aliados que gastan poco en defensa, porque confían en el respaldo militar estadounidense y disfrutan, como es el caso de Alemania, de un amplio superávit comercial con Estados Unidos

Más información