Twitter

Twitter señala que uno de los mensajes de Trump en la red social “glorifica la violencia”

El presidente de EE UU firmó el jueves una orden para limitar la inmunidad de la que gozan las compañías de redes sociales por los contenidos que los usuarios comparten en sus plataformas

Imagen de un móvil en el que se muestra el mensaje de Trump sancionado por Twitter. En vídeo, el presidente de Estados Unidos firma este jueves una orden ejecutiva para limitar el poder que tienen las redes sociales sobre lo que se publica en ellas.OLIVIER MORIN (AFP) | Vídeo: REUTERS

La batalla entre Donald Trump y Twitter, la red social sobre la que ha construido su carrera política, se intensifica. Twitter ha alertado este viernes sobre un mensaje del presidente estadounidense referente a los disturbios de Minneapolis —y que se han extendido a otros puntos del país— por considerar que “glorifica la violencia” al llamar “matones” a los manifestantes que protestan por la muerte de un ciudadano afroamericano bajo custodia policial, y sugerir que habrá disparos contra ellos.

“Este tuit incumplió las reglas de Twitter relativas a glorificar la violencia. Sin embargo, Twitter ha determinado que puede ser de interés público que dicho tuit permanezca accesible”, explicaba la red social, en un mensaje que ocultaba el tuit de Trump, al que se podía acceder pinchando en un enlace. El texto del presidente de Estados Unidos describe como “matones” a los manifestantes que durante los últimos tres días han salido a las calles de Minneapolis, la capital del Estado de Minnesota, para protestar por la muerte del ciudadano afroamericano George Floyd durante una detención policial, mientras pedía auxilio porque se quedaba sin aire, como se escucha en un vídeo que documenta los hechos.

“Estos matones están deshonrando la memoria de George Floyd y no voy a dejar que eso ocurra. Acabo de hablar con el gobernador [del Estado] Tim Walz y le he dicho que el Ejército está con él hasta el final. Asumiremos el control si comienzan las dificultades pero, cuando empiezan los saqueos, empiezan los disparos. ¡Gracias!”, escribió Trump.

El toque de atención de Twitter viene a dar otra vuelta de tuerca al enfrentamiento que mantiene el presidente de EE UU con las grandes tecnológicas. El mismo jueves, Trump firmaba una orden para limitar la inmunidad de las redes sociales por los comentarios de sus usuarios. “Estamos aquí hoy para defender la libertad de expresión de uno de los mayores peligros”, dijo Trump antes de firmar. “No existe un precedente en la historia de Estados Unidos en que un número tan pequeño de corporaciones controle una esfera tan grande las interacciones humanas”.

El presidente mostró su particular relación de amor odio con Twitter, red social que utiliza a diario desde primera hora de la mañana, cuando un periodista le preguntó si le gustaría cerrarla, como ha dicho en alguna ocasión. “Si fuera legal, si pudiera cerrarlo legalmente, lo haría”, dijo.

Firmaba la orden el jueves, después de que el martes la red social decidiera por primera vez calificar una serie de tuits de Trump como información dudosa, colocando una advertencia debajo del mensaje en la que recomienda a los usuarios buscar información contrastada.

La orden ejecutiva firmada el jueves acusa a las redes sociales de “censura selectiva” y pide a las agencias federales una revisión de la sección 230 de la ley de Decencia de las Comunicaciones, que protege a las compañías tecnológicas del contenido creado por los usuarios. Ordena a los reguladores federales revisar “las prácticas injustas y engañosas” de Twitter y Facebook, y sancionar a las compañías que, a juicio del Gobierno, no sean ecuánimes en sus prácticas editoriales. Además, invita a limitar el gasto federal en publicidad en dichas plataformas. “Ordeno a mi Administración que desarrolle políticas y procedimientos para asegurar que los dólares del contribuyente no van a ninguna compañía de redes sociales que reprime la libertad de expresión”, dijo Trump.

La sección 230 de la ley de Decencia de las Comunicaciones, una norma federal de 1996, año en que Zuckerberg tenía 11 años y Google no existía, es objeto de controversia desde hace tiempo, tanto en las filas republicanas como en las demócratas. Está destinada a proteger a la entonces incipiente industria de Internet. “Ningún proveedor o usuario de un servicio de ordenadores interactivo deberá ser tratado como el publicador o emisor de ninguna información de otro proveedor de contenido informativo”, establece. El precepto permite a las compañías tecnológicas escrutar sus plataformas en busca de contenido abusivo sin miedo a ser demandadas, pero también eludir la responsabilidad por contenido peligroso, falsedades o discursos de odio que sus plataformas esparcen.

Más información

Lo más visto en...

Top 50