La crisis del coronavirus

Las cifras oficiales de muertos por coronavirus en Ecuador chocan con el incremento de los fallecimientos

Las autoridades reportan 1.187 víctimas por la covid-19 en un mes y medio, pero a la vez admiten la posible relación de la epidemia con miles de defunciones

Pacientes de diálisis en medio de la crisis del coronavirus, en un hospital de Guayaquil.
Pacientes de diálisis en medio de la crisis del coronavirus, en un hospital de Guayaquil.SANTIAGO ARCOS / Reuters

El horizonte que arroja el coronavirus en Ecuador es aterrador y su dimensión real depende de las cifras de fallecidos con las que se quiera medir el impacto de la epidemia. Hay tres. Las tres son oficiales y las tres fueron entregadas por las autoridades. La primera, la más baja, solo anota los decesos de personas que se hicieron la prueba de covid-19 en vida y dieron positivo. O sea, los casos confirmados. El sábado eran 456. La segunda es algo más del doble de la primera porque añade a los sospechosos, los que fallecieron sin un diagnóstico pero estaban dentro del radar de posibles contagiados. Entre confirmados y probables, sumaban este fin de semana 1.187. La tercera cifra es “alarmante”, en palabras de la ministra de Gobierno ecuatoriana, María Paula Romo. Es el total de actas de defunción inscritas en el Registro Civil entre marzo y abril: en todo el país llegan a 16.781 y solo en la provincia de Guayas, el principal foco de contagio del virus, son 10.939.

Esta última estadística se ha dado a conocer un mes y medio después de confirmarse el primer caso de coronavirus en territorio ecuatoriano con la llegada de una mujer procedente de Madrid, que fue, además, la primera víctima nacional. Ese dato de 16.781 defunciones inscritas en los 31 días de marzo y los 15 primeros de abril no desglosan, pese a que el acta sí explicita esa información, la causa de la muerte. Por lo tanto, es el total de muertos del país. Pero preocupa a las autoridades por lo inusualmente alto que es, sobre todo, en la provincia costera de la que es cabecera Guayaquil, la ciudad que vivió durante las primeras semanas una crisis mortuoria debido a la incapacidad de las autoridades de recoger a tiempo los cadáveres de quienes fallecían en sus casas sin asistencia médica.

“¿Qué es lo que cambia entre enero-febrero y marzo-abril? Evidentemente, es el tema de la covid-19. Por eso, muchas de estas muertes podrían atribuirse. ¿Se puede confirmar que son eso? No se puede en estricto sentido, pero por supuesto que esto es parte del contagio”, razonaba en una rueda de prensa virtual televisada la ministra Romo. Es decir, no se puede decir oficialmente que Ecuador ha tenido miles de muertos a causa del coronavirus en mes y medio, con días pico como el 1 y el 4 de abril, con 614 y 634 muertos, respectivamente, pero las autoridades reconocen que ese aumento de 152 % de fallecidos en marzo y de 299 % en la primera quincena de abril respecto a los decesos de febrero está directamente relacionado a la epidemia. Lo normal es que la provincia de Guayas registre cada mes cerca de 2.000 fallecimientos. Este enero, por ejemplo, tuvo 1.943 y en febrero, 1.679. El año pasado, en marzo, 1.909, y en abril, 1.862. Pero con la covid-19 como contexto, subieron a 4.236 defunciones el primer mes de expansión de los contagios, y a 6.703 solo en lo que va de abril.

En contraste con esos abultados incrementos de defunciones en Guayas, el resto de provincias del país -incluidas las siguientes en cuanto a mayor número de contagios- cosecharon un 18,5 % menos de muertos en marzo y un 45 % menos en la quincena de abril, respecto a febrero. Con coronavirus, con un toque de queda y con una orden de aislamiento nacional como contexto que ha frenado las muertes por otras causas como las violentas o los accidentes de tránsito.

Ya decía el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, el 2 de abril que debían sincerarse las cifras para conocer la dimensión de la epidemia en el país “por dolorosas” que estas pudieran resultar. En esa fecha, no se habían publicado aún las estadísticas del Registro Civil y Ecuador se manejaba solo con un boletín diario que, aún un día después de la orden presidencial, se limitaba a dar el número de fallecidos por diagnóstico confirmado de coronavirus (145) y de sospechosos (101). Ese 2 de abril, según el registro ahora publicado, hubo en realidad 566 decesos solo en la provincia de Guayas. Los únicos indicios oficiales que apuntaban a un tasa de mortalidad mucho mayor a la oficial fueron dos anuncios de autoridades locales esa misma semana: el gobernador de Guayas, Pedro Pablo Duart, pidió al Gobierno un toque de queda total para la provincia -que no fue acogido- y la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, comenzó a sanear dos terrenos para ampliar el espacio de los cementerios de la ciudad con capacidad para 12.000 tumbas.

Lo que sí han reconocido las autoridades desde el primer momento es que el país no tenía pruebas suficientes que permitieran extender el cerco de control y dimensionar la epidemia. Y que eso generó un subregistro en todas las mediciones. Se toman muestras, según reconoció el ministro de Salud a EL PAÍS en otra reunión virtual a inicios de abril, a quienes tienen síntomas evidentes o avanzados de tener covid-19. De ahí que casi la mitad de las pruebas que ya cuentan con resultado salen positivas. Hasta este sábado, Ecuador había tomado casi 31.000 muestras y reporta 9.022 casos confirmados, 8.491 descartados y 13.409 en espera. De lo que no hay ninguna certeza, como ocurre en otros países donde se ha expandido el virus, es de cuántas personas en realidad están contagiadas.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada país de América Latina.

Lo más visto en...

Top 50