Un juez ordena la liberación de Chelsea Manning

La exsoldado y fuente de WikiLeaks había vuelto a la cárcel, condenada por desacato al negarse a testificar

Chelsea Manning en un acto en Montreal (Canadá) en 2018.
Chelsea Manning en un acto en Montreal (Canadá) en 2018.AFP

Un juez federal del Estado de Virginia ha ordenado este jueves la salida de prisión de la exsoldado estadounidense Chelsea Manning, fuente de WikiLeaks. La exanalista de inteligencia del Ejército, que había filtrado unos 750.000 cables diplomáticos y documentos confidenciales a la organización de Julian Assange en 2010, se encuentra en la cárcel desde mayo del año pasado, tras negarse a testificar ante una investigación federal sobre WikiLeaks.

Este viernes estaba previsto que se celebrara una audiencia en su caso, los abogados de Manning anunciaron el miércoles que la exsoldado había intentado quitarse la vida en la cárcel y había sido hospitalizada. Manning ya cumplió seis años en una prisión militar por su papel en la gran filtración a WikiLeaks, pero en 2017, poco antes de abandonar la Casa Blanca, Barack Obama conmutó el resto de la condena de 35 años que se le había impuesto.

Los problemas regresaron después de que Manning se negara a testificar sobre la organización a la que filtró los documentos, alegando motivos éticos, a pesar de habérsele garantizado inmunidad por su testimonio. Fue acusada de desacato y volvió a ingresar en prisión hace un año. Salió de nuevo de la cárcel cuando expiró el cometido del gran jurado encargado del caso, pero los fiscales lograron otra orden para que volviera a prisión en mayo. Por eso existe la posibilidad de que la Fiscalía vuelva a intentar encerrarla.

En su auto de tres páginas publicado este jueves, el juez Anthony Tregua, del tribunal de distrito de Alexandria (Virginia), ordena que Manning sea “inmediatamente liberada de la custodia del fiscal general” y la “cancelación de la audiencia prevista para el viernes”. “El tribunal considera que la comparecencia de Manning ante el gran jurado no es ya necesaria, por lo que su detención ya no cumple ninguna función coercitiva”, explica. El juez rechaza, en cambio, la petición de los abogados de Manning de cancelar las multas que se le impusieron por negarse a testificar que ascienden a 256.000 dólares.

Manning confesó, ante un tribunal militar, haber filtrado a WikiLeaks cientos de miles de cables diplomáticos y documentos confidenciales a los que había tenido acceso cuando estuvo destinada en la guerra de Irak. Fue condenada en 2013 a 35 años de prisión, la mayor pena impuesta en el país hasta la fecha por un caso de filtración. Tras la condena, Manning inició un proceso de transición de sexo de hombre a mujer, pero ingresó en una cárcel militar de hombres, e intentó suicidarse dos veces. En enero de 2017 el presiente demócrata Barack Obama conmutó el resto de su pena.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50