Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Von der Leyen renombrará la polémica cartera de Protección del estilo de vida europeo

La presidenta electa de la Comisión Europea decide modificar el controvertido nombre que dio a la vicepresidencia encargada de las migraciones

Von der Leyen junto a Giuseppe Conte.
Von der Leyen junto a Giuseppe Conte. AP

Enmienda rápida al primer tropiezo. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha decidido cambiar el controvertido nombre que dio a la vicepresidencia encargada de las migraciones. Fuentes comunitarias explicaron que el equipo de Von der Leyen reformulará las denominaciones que recibieron algunas carteras, entre ellas la llamada “Protegiendo el estilo de vida europeo” que coordinará el griego Margaritis Schinas. Según estas fuentes, Von der Leyen quiere zanjar de este modo el malestar que provocó esa decisión, sobre todo, en los diputados progresistas.

Von der Leyen dio ese nombre al área que se hará cargo de carteras tan sensibles como migraciones, seguridad, empleo o educación. Al ser preguntada sobre los motivos de esa denominación a la cartera del conservador griego Margaritis Schinas, Von der Leyen se refirió, de forma genérica, a los “valores”, la “dignidad de cada ser humano” y “el Estado de derecho”. Fuentes comunitarias aseguraron que, en realidad, la presidenta electa del próximo Ejecutivo se refería también a que el derecho a la integración y al asilo forma parte de los valores de la UE. Según añadió Von der Leyen, Schinas será “responsable de migración, de toda la cadena, con un enfoque transversal y un concepto sostenible de migración".

Ese nombre, en cualquier caso, podía dar pie a otra interpretación. “¿Protegernos de qué?”, fue inquirida Von der Leyen durante la presentación de su nuevo equipo. El grupo de Los Verdes fue el primero en mostrar su malestar con la decisión. “Que hayan creado una cartera bajo el nombre de ‘modo de vida europeo’, que condensa las competencias en migración, seguridad, empleo y migración, es simplemente ridículo. Es una concesión a las fuerzas populistas y mostraremos nuestro rechazo en el Parlamento”, sostuvo el diputado de Los Verdes, Ernest Urtasun.

El nombre, no obstante, también causó sorpresa y rechazo entre diputados socialdemócratas y liberales. Fuentes de los grupos parlamentarios daban por descontado el lunes por la noche de que ese nombre con el que había bautizado el área de migraciones y seguridad sería objeto de un intenso debate parlamentario durante las audiencias. Es más, daban por descontado que la Eurocámara obligaría a la presidenta electa a modificarlo.

Von der Leyen ha querido evitarse todos esos contratiempos. Según fuentes comunitarias, la presidenta electa ha hecho saber en varias reuniones que se dispone a preparar un cambio de los nombres que ha dado a las carteras para solventar el patinazo. Von der Leyen sigue con una intensa agenda. El martes, por ejemplo, se vio con el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y con el jefe de la Eurocámara, David Sassoli.

La decisión persigue dos objetivos: demostrar capacidad de reacción y de saber corregir decisiones erróneas y evitar males mayores ganándose detractores en la Eurocámara. Después del estrecho margen con el que pasó su investidura, Von der Leyen sabe que necesita los máximos apoyos del Parlamento Europeo para sacar adelante los principales proyectos de la legislatura, que van desde cambio climático hasta economía y mercado digital.

Una vez enmendado ese primer desliz de la Comisión, Von der Leyen quiere que sus comisarios se centren en las audiencias, que tendrán lugar del 30 de septiembre hasta el 8 de octubre. Fuentes parlamentarias descartaron un castigo generalizado para toda la Comisión, si bien sí señalaron que algunos de sus responsables tendrán unas audiencias más duras. Entre ellos están la francesa Sylvie Goulard, que tendrá en sus manos el departamento de Mercado Interior –que incluye Industria, Espacio y Defensa— y el polaco Janusz Wojciechowski. Ambos están siendo investigados por la Oficina Anticorrupción europea (OLAF) por presuntas irregularidades en su época de europarlamentarios. El tercero es el húngaro László Trócsányi, en el punto de mira por haber sido ministro de Justicia de Viktor Orbán, uno de los países a quien el Parlamento Europeo ha acusado de estar erosionando el Estado de derecho con su deriva autoritaria.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información